Los nacionalistas vascos nunca dimiten


Ha defendido con uñas y dientes todas y cada una de las iniciativas más radicales del Gobierno ultranacionalista de Juan José Ibarretxe; ha insultado a la oposición con palabras soeces indignas de quien ocupa un cargo público pero muy propias de quien es una auténtica miserable moral; ha defendido que no se aplique “excesivamente” la ley para detener a psicópatas como De Juana Chaos (ver vídeo); se postuló como uno de los principales pilares de Juan José Ibarretxe mientras éste defendía su ridículo y obsesivo plan soberanista para Euskadi; negó reiteradamente, y a pesar de que varias empresas constructoras ya habían sido atacadas por los proetarras, que la banda terrorista ETA tenía entre sus objetivos principales a las obras del tren vasco de alta velocidad; ha sido, desde su puesto como portavoz en el Ejecutivo autónomo, una de las personas que más ha legitimado el defenestrado plan educativo del no menos fanático consejero de Educación Tontxu Campos, que trata de impedir que los niños vascos estudien en su lengua materna cuando ésta es el castellano; y ha sido, en fin, una de las figuras que más y mejor ha representado al PNV racial, ultra, integrista, inculto y decomonónico que se hizo mayor con la firma del Pacto de Estella en 1998. Es, además de todo esto, la principal responsable de los escándalos financieros que sacuden al Museo Guggenheim de Bilbao y a la puesta en marcha del Museo Cristóbal Balenciaga de Getaria. Pero ella no dimite.

Ver crónica en el Blog del País Vasco



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...