La presión de la iglesia nacionalista y la tibieza del Gobierno de Patxi López siguen impidiendo la educación en castellano en las escuelas de Euskadi

140 colegios religiosos católicos concertados, reunidos en la agrupación Kristau Eskola, siguen impidiendo el derecho de los padres vascos a educar a sus hijos en castellano. Así lo ha vuelto a denunciar la Plataforma de Defensa de la Libertad de Elección Lingüística, que afirma que varios centros de Kristau Eskola (concretamente, el Sagrado Corazón de Vitoria y los Escolapios de Bilbao) han recibido para este curso el mínimo de solicitudes de matriculación en castellano que exige la ley para que el colegio, obligatoriamente, deba de abrir un aula formativa en este idioma. La respuesta de los colegios católicos ha consistido en explicar a los padres que les “informarían” de otros centros con plazas disponibles para que llevaran allí a sus hijos. Además, añadían, que en el caso de no encontrar ningún hueco en su red, se comprometían a “hacer gestiones” ante el departamento para que enviaran a los niños a alguna escuela pública de modelo A (enseñanza en castellano con el euskera como asignatura).

La Plataforma de Defensa de la Libertad de Elección Lingüística asegura que están sorprendidos por la “inacción” y la “tibieza incomprensible” que el Gobierno de Patxi López está demostrando para hacer cumplir la ley idiomática en estos colegios católicos que, sostenidos con fondos públicos, se niegan a impartir clases en castellano. Los centros religiosos agrupados en Kristau Eskola, junto con la red de ikastolas, agrupan al 51% de los alumnos de Euskadi. Esta asociación, presidida por el psicólogo y teólogo Aitor Bilbao, ha apoyado en todo momento la extensión e intensificación del euskera, incluso en momentos políticos en los que ésta intentó llevarse a cabo de la forma más totalitaria y radical, tal y como ocurrió en las legislaturas anteriores, en las que la cartera de Educación estuvo en manos de Eusko Alkartasuna. Kristau Eskola abrirá mañana oficialmente el curso 2009-2010 con una eucaristía presidida por el obispo de San Sebastián y encargado de las cuestiones educativas de la Iglesia vasca, el ultranacionalista y siempre comprensivo con los etarras Juan María Uriarte.

Las dudas y las desconfianzas que con respecto al Gobierno socialista comienzan a aparecer en los sectores de la sociedad vasca más implicados en la defensa del derecho de los padres a educar a sus hijos en su idioma materno, algo realmente difícil en Euskadi cuando la lengua de los progenitores es el castellano, se han agravado al conocerse también que el Ejecutivo socialista está denegando las subvenciones económicas fijadas por la norma para las familias que, para que sus hijos puedan estudiar en castellano, deben trasladarlos a centros de enseñanza lejos de su localidad, en largos desplazamientos que, en ocasiones, supone que los pequeños deban realizar diariamente decenas de kilómetros. Actualmente, sólo 8 de las 20 comarcas vascas tienen algún colegio -público o concertado- que imparta la etapa de Educación Infantil en modelo A (castellano como lengua oficial con el euskera como asignatura).

Un buen reflejo de cómo los nacionalistas vascos han impuesto la enseñanza del euskera en esta comunidad, nos lo ofrecía hace algún tiempo Mónica González, una lectora de este VídeoBlog del País Vasco, que nos explicaba lo siguiente:

"En muchas localidades de Euskadi, los niños están obligados a estudiar en euskera, porque no se oferta ni siquiera el modelo bilingüe. Pues bien, como esta imposición no les parece suficiente, idean juegos y triquiñuelas para obligar a los niños a hablar euskera, incluso en las horas de recreo o comedor. Hoy, una niña de nueve años me mostraba su preocupación porque había perdido muchas ‘fichas del euskera’. Al parecer, los lunes dan diaz fichas a cada alumno y si un niño pilla a otro comunicándose en castellano, tiene derecho a arrebatarle una ficha. Al final de la semana, la andereño (profesora) hace recuento de esas fichas, y gana el que más tenga, claro. Me parece deporable que, en un democracia en la que coexisten dos lenguas oficiales, se ‘eduque’ a nuestros hijos de esta manera. Es aberrante. Trasládenlo a un país en conflicto de Asia, y seguro que hasta la ONU se pronuniaría al respecto. Es aberrante. Esto es sólo una muestra de la política nacionalista en materia de educación. Espero que el señor López meta mano a esta situación cuanto antes, por favor. Apesta."
Seguimos en espera de que el señor López actúe en consecuencia.

Artículo complementario: La urgente necesidad de acelerar el cambio vasco

Debate sobre los procesos nacionalistas de inmersión lingüística en el País Vasco, Cataluña y Galicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...