Hartos del "cambio tranquilo"

Editorial CGD Comunicación Global Digital. Para disimular el boicot vergonzoso que el totalitarismo nacionalista vasco ha llevado a cabo a la celebración del trigésimo aniversario del Estatuto de Gernika, el Gobierno de Patxi López ha decidido enfrentarse a esta festividad haciéndose acompañar en la misma por algunos de los personajes más apreciados por el euskosoberamismo más rancio y paleto. Para ello, las máximas distinciones que concede el Gobierno vasco se dirigieron, por ejemplo, a la Corporación Mondragón, “por consolidar un ejemplo mundial de cooperativismo”; a la alpinista Edurne Pasaban, “por demostrar que no hay cota inalcanzable si se pone pasión y entrega”, y, por supuesto, al periodista Iñaki Gabilondo, por, no se lo pierdan, “ser portavoz de una realidad que necesita independencia y profesionalidad”.

Como todos ustedes saben, en Euskadi no hay más empresas que las pertenecientes al Grupo Mondragón, que como también todos ustedes conocen perfectamente, siempre se han destacado por su valentía, por dar la cara y por situarse en primera fila en la defensa de las libertades de todos los vascos, siempre y cuando no estuvieran formando y dando trabajo a los cuadros más reaccionarios e integristas del PNV y cuando no estuvieran perdiendo el tiempo colaborando activamente en el proceso de conversión de la sociedad vasca democrática en el pueblo vasco frentista e irracional diseñado, entre otros, por Juan José Ibarretxe.

No menos curioso es el caso de la alpinista Edurne Pasaban, tan hábil escalando montañas como diestra en situarse en todo momento en la órbita más productiva y exitosa del nacionalismo vasco. Hemos visto en muchas ocasiones a Edurne Pasaban enfrentándose a toneladas de nieve en lejanas montañas asiáticas, pero nunca hemos visto a esta deportista denunciando el terror etarra y los comportamientos fascistas, intimidatorios y excluyentes que se producen, por ejemplo, en su localidad de nacimiento.

Y qué vamos a decir de Iñaki Gabilondo, ese gran “portavoz de una realidad que necesita independencia y profesionalidad”, que llegó a los límites más absolutos de la miseria y de la ruindad profesional a lo largo de los muchos meses en los que José Luis Rodríguez Zapatero negocio políticamente el futuro del País Vasco, de Navarra y de España con la banda terrorista ETA. La capacidad de Iñaki Gabilondo para hacer apología mediática de una de una de las mayores afrentas democráticas que han tenido lugar en la Unión Europea a lo largo de los últimos años pasará, sin duda, a la historia de lo peor y más miserable del periodismo nacional. Hay que recordar que Patxi López también estuvo allí, en aquellos momentos miserables en los que las libertades de todos los españoles estuvieron apunto de venderse a un puñado de psicópatas. Quizás de ahí venga este empeño recompensador...

Los vascos demócratas comenzamos a estar hartos de tanta necedad comprensiva con los nacionalistas intolerantes y totalitarios. Estamos hartos de tanta conmiseración con quienes no tienen ninguna vergüenza a la hora de salir gritando en la calle “Gora ETA”; estamos hartos de tantas medias tintas de los socialistas vascos para defender las instituciones del Estado democrático español en Euskadi; estamos hartos de la inoperancia del Ejecutivo de Patxi López para proteger la utilización del castellano en esta tierra éticamente e intelectualmente infecta; estamos hartos de que quienes durante treinta años, y apoyándose en los proetarras, han estado mancillando y manipulando las instituciones democráticas vascas, pretendan ahora que se les pida perdón por haberles expulsado de Ajuria Enea; estamos hartos de el nuevo Gobierno vasco se empeñe en utilizar el lenguaje nacionalista del viejo Gobierno vasco (“¿El Estatuto garantiza nuestro derecho a decidir?”; y estamos hartos, en fin, de que quienes han de empeñarse en destacar la capacidad de civilidad, desarrollo, cohesión y progreso que encierran las instituciones democráticas españolas se empeñen en lanzar guiños a la irracionalidad, el oscurantismo y la radicalidad de un mundo nacionalista vasco que, una y otra vez, demuestra sentirse mucho más cómodo cerca de los proetarras que de los muchos vascos y vascos que apostamos por la libertad.

A estas alturas de los nuevos tiempos, en Euskadi ya no es sufí enciente con rendir merecidos homenajes a las víctimas del terrorismo. Es necesario detener a los asesinos, expulsar del país a los cómplices de éstos y denunciar a quienes cierran los ojos ante los primeros y colaboran gustosamente con los segundos.

6 comentarios:

  1. Tengo una máxima según la cual se debe sospechar casi por sistema de una persona que reciba un premio.

    Es una costumbre de lo más sana.

    ResponderEliminar
  2. Podría indicarme donde se reparten los carnets de "vasco demócrata"? Si es usted, como parece, quien los concede, es necesario presentar instancia? Por cierto, como es posible que alguien se denomine periodista y no escriba en ningún periódico, no hable en ninguna radio y no salga en ninguna televisión? Cuanto frki por el mundo¡

    ResponderEliminar
  3. Estimado Anónimo:

    Dada la sutileza, la inteligencia y el conocimiento de la realidad vasca que se desprende de su comentario, supongo que habrá investigado mi currículum en profundidad. Por si necesita más información, le adjunto enlace a mi trayectoria de 25 años como periodista en el País Vasco.

    http://www.scribd.com/doc/8404448/Curriculum-Raul-Gonzalez-Zorrilla

    Atentamente,

    ResponderEliminar
  4. El amigo anónimo hay que ver como se lanza a tumba abierta. De periodismo, el Sr Raul ya le ha dado referencias. En cuanto al carnet democrata la cosa es muy sencilla. Si vd cree en el cumplimiento de la Ley, se sea obrero, político o juez, si vd está en contra de toda convivencia con el terrorismo y aliados, vd es demócrata.

    Si es muy sencillo, lo que pasa es que los nacionalistas confunden democracia con creerse legitimados PARA TODO, por el hecho de ser elegidos. Bueno, los nacionalistas, y los socialistas.

    ResponderEliminar
  5. Yo conozco a Raúl González Zorrilla porque es autor de uno de los libros más importantes que se han escrito sobre la actual situación de Euskadi: "Terrorismo y posmodernidad". Así que, por favor, Anónimo, deje de decir idioteces.

    ResponderEliminar
  6. Anonimo: si consulta la hemeroteca verá cuantos y,buenos, artículos, ha escrito el periodista Raúl González, sin ir más lejos muchos de ellos, en El Diario Vasco...lo que pasa es que los nazionalistas se ponen muy nerviosillos cuando se les lleva la contraria o se afean sus opiniones y comportamientos...su fanatismo e intolerancia enseguida se ve.
    Atentamente :Pantxineta Garagorri

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...