Los jóvenes vascos y la banalización del mal

Más de treinta años de persistente y orgullosa educación ultranacionalista; más de tres décadas de equiparar políticamente a las víctimas con sus verdugos; tanto empeño por denunciar los crímenes de ETA mientras se daba amparo, cobijo y cobertura política a los terroristas; tantos esfuerzos realizados por el PNV y sus acólitos para convertir la sociedad vasca democrática en un pueblo vasco mítico, irracional y nunca existente, y tantos silencios cómplices, tanta cobardía acumulada, tanta connivencia con el terror, tanta proclama antiinstitucional y, por supuesto, tanta comparación obscena entre demócratas y totalitarios como se ha estimulado en esta tierra éticamente infecta, tiene sus consecuencias. Dramáticas, desoladoras y fatales. A las puertas del año 2010, medio siglo después del nacimiento de la banda terrorista ETA, un 16% de los jóvenes guipuzcoanos rechaza que esta organización fanática, criminal y con fuertes comportamientos mafiosos sea considerada como “una banda terrorista que provoca víctimas y deba ser destruida”, otro 10% considera aceptable el uso de la actividad terrorista en ciertas circunstancias y un 43% comulga con la afirmación de que al hablar de violencia “no hay que olvidar la del Estado: ilegalizaciones, represión, tortura o la situación de los presos”.

El desierto ético creado por los sucesivos gobiernos nacionalistas que ha padecido el País Vasco y el extremismo ideológico alentado por personajes moralmente indecentes como Juan José Ibarretxe y sus secuaces, también ha calado en los jóvenes en lo que hace referencia a las fórmulas para acabar con el “conflicto vasco”. La mayoría de los encuestados defiende la necesidad de buscar una solución dialogada entre las diferentes fuerzas políticas, al mostrarse convencidos de que “el problema político va más allá de la violencia”.

Estos son los principales datos de un estudio, llevado a cabo por la empresa Aztiker por encargo de la Diputación Foral de Gipuzkoa, que también revela “la alta desafección de los jóvenes guipuzcoanos por la política”, la permanente “puesta en cuestión de la democracia actual” y la visión “escorada hacia el nacionalismo” que los chicos y chicas tienen de la realidad que les rodea.

Artículo complementario: "Algo más del 30% de los menores vascos ha escuchado en su casa apoyar los atentados de la banda terrorista ETA"

1 comentario:

  1. Es desolador, y cuidado Don Raul, porque ese proceso se intenta reproducir en el resto de territorios, tanto de Pais Vasco, como de Navarra

    Lo peor es constatar que el PSE, no aprovecha a poner sobre el tapete lo que hay, para cambiar de rumbo. Son muy acomplejados y muy cobardes, quieren copiar al PSC, confundirse con los nacionalistas para intentar fagocitarles.

    Lo logren o fracasen, será una catástrofe para nuestra tierra.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...