El idiota


Por la confusión que generan los disfraces, por la ocultación que permiten las caretas y por la impunidad que ofrece el estar “celebrando” una fiesta socialmente legitimada, las jornadas de Carnaval son especialmente apropiadas para los rufianes, los cobardes, los frustrados y los acomplejados. Durante un puñado de días, los más sinvergüenzas pueden hacer lo que les más o menos venga en gana y, por ello, no es infrecuente observar cómo en esta época del año se suceden, cíclicamente, los más diversos desmanes.

Tanto es así que, por ejemplo, el pasado sábado carnavalero, algunos dirigentes del PNV, usualmente personajes más bien ácidos, sosos y vocingleros que tienen el gesto permanente de los que creen ser los dueños del barrio, sacaron a relucir sus desequilibros más profundos, su ira más oculta y su victimismo más obsceno, para revelar a todos los ciudadanos vascos cómo se ve desde su partido la realidad política y social del momento. Con este fin, la sede que la formación nacionalista mayoritaria en Euskadi mantiene en Bilbao se transformó, evocando los cómics de Asterix, en una “aldea gala” rodeada por las “legiones” españolas. En esta tierra privilegiada por los dioses, “irreductibles” militantes nacionalistas, vestidos como los personajes de Goscinny y Uderzo, asistieron a la lectura de un “conjuro” alrededor de un caldero humeante. En su proclama, el presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortúzar (en la imagen), rebautizó al lehendakari Patxi López como “el procónsul de Hispaniones en Baskonia Pacus-el Pez” y aseguró que “nuestro País Vascorum” está “afectado” por la Gripe H o “fiebre hispaniae”, una dolencia cuyo principal síntoma es “la piel rojigualda”, pero de la que es posible inmunizarse con “nuestra pócima baskona”.

A juicio de los nacionalistas, entre los “agentes” propagadores de la citada infección se encuentran el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Fernando Ruiz Piñeiro, convertido en el “tribuno Rucius Piñeirus”, un personaje que “tiene pinta un poco de draculín” y que con sus “edictus y sentencias” pretende “conseguir el 'domuit vascones'”. Ortúzar tampoco se olvidó del consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, al que transformó en “Rogolfus Aresius Lucenses de Hispan”, otro “virus peligroso” que trae “malformaciones” y que convierte “nuestras tradicionales txapelas en tricornium”

Hay que tener que todo este cúmulo de barbaridades carnavaleras las proclamó este imbécil moral que se llama Andoni Ortúzar solamente unos días más tarde después de que la policía portuguesa descubriera en el país vecino una casa en la que la banda terrorista ETA almacenaba casi un millar de kilogramos de explosivo y apenas unas horas más tarde que las fuerzas de seguridad detuvieran en la localidad guipuzcoana de Villabona a un terrorista que paseaba tranquilamente en bicicleta, que así es como han deambulado los criminales en el País Vasco durante las tres décadas de Gobierno del PNV.

Pero estas cosas no le preocupan a Ortúzar y a sus corifeos. A esta pandilla de mastuerzos éticos y de fanáticos políticos lo que les importa es que en “Vitoriae-Gasteiz” se ha instalado “un virus expansivo” (otro) que viene desde los territorios del sur, que “trae pereza y vagancia” y que presenta los siguientes síntomas: las personas aquejadas tienden a “repantigarse en un triclinum” y en vez de escuchar “txistus, dulzainas o soinuak”, utilizan “una caja pequeña que te entra por las orejas llamada, al parecer, i-Pod”.

Lo hemos dicho en más de una ocasión: en este país que no cabe un imbécil más.


Extensión de la información: La portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, ha asegurado que la aparición de varios destacados miembros del PNV, entre ellos Andoni Ortuzar, disfrazados de "Asterix y Obelix" fue una "actuación teatral" que le recordó a una "txosna" proetarra. "Lo he asociado a la izquierda abertzale", apuntó Mendia, quien recalcó que el PNV es "muy importante" y, por lo tanto, "espero que vuelva otra vez a la senda de la racionalidad y de la responsabilidad".

video

1 comentario:

  1. El disfraz que les vendría al pelo sería unos uniformes pardos, muy militares, con el protagonista central llevando un bigote corto.

    El que insistan en la existencia de un presunto pueblo invadido por "los españoles", es un insulto a la inteligencia humana y a la Historia más elemental.

    Porque digo yo, ya puestos a deshacer entuertos históricos de pueblos desplazados y oprimidos, ¿porque no recuerdan a cuando los vascones entraron desde Navarra expulsando a los autrigones, los caristios o los vardulos?..

    Oigan, que igual queda algún descendiente y los "vascones" tenemos que rendirles alguna pleitesia.

    Cuanta memez nacionalista, dios mio...

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...