Los servicios secretos occidentales conocen desde hace varios años la fluida relación existente entre Hugo Chávez y ETA

Ayer, en un auto en el que procesa a seis presuntos etarras y siete miembros de las FARC por compartir información sobre el manejo de explosivos e intentar cometer varios asesinatos, entre ellos el del presidente del país sudamericano, Álvaro Uribe, y su antecesor Andrés Pastrana, el juez Eloy Velasco denunciaba en un auto la "cooperación gubernamental" del Gobierno de Venezuela "en la ilícita colaboración" entre ETA y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Con esta decisión, la Audiencia Nacional española arrastra el ámbito penal algo que, desde hace varios años, ha sido una de las principales preocupaciones de los servicios de secretos de diferentes países occidentales.

De hecho, a finales de 2003, diversos centros de inteligencia manejaban un informe confidencial en el que se señalaba que “en Venezuela residen activistas de ETA que han llegado a altas esferas del poder” y que, incluso, uno de ellos había llegado a convertirse en uno de los amigos más íntimos del presidente venezolano. Éste sería Arturo Cubillas, ahora procesado por el juez Velasco, y que, tras casarse con una venezolana, ha ocupado varios cargos en diferentes ejecutivos de Hugo Chávez. En 2005, por ejemplo, poseía una alta representación en el Ministerio de Agricultura venezolano.

El mismo documento de las agencias de inteligencia, que incluía testimonios de miembros del Ejército descontentos con el poder chavista, describía cómo, en su momento, funcionarios del gobierno venezolano habían facilitado a través de sus fronteras el ingreso a Colombia de terroristas del IRA y de ETA, quienes posteriormente habrían brindado entrenamiento a organizaciones terroristas como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). El informe también detallaba cómo varias empresas del país eran utilizadas como instrumentos de gestión para desarrollar proyectos empresariales que servían para crear una red financiera que contribuía a sostener la economía de activistas huidos o refugiados de la banda terrorista ETA.

Las relaciones entre el Gobierno de Chávez y el entorno de ETA-Batasuna se han cimentado también, por otro lado, a través en buena medida gracias a la labor del diputado y ex embajador chavista, y amigo personal del presidente venezolano, Tarek Williams Saab, que también ejerce como poeta y animador en diferentes lugares del mundo de todo tipo de iniciativas culturales “revolucionarias” . Williams Saab, que en repetidas ocasiones ha prestado su apoyo, directo o indirecto, a actividades y acciones “reivindicativas y revolucionarias” impulsadas desde el entorno de ETA-Batasuna, no es un desconocido en Euskadi, donde, según algunas fuentes, ya en 1999, recién nombrado Chávez presidente, habría mantenido diversas reuniones en Bilbao con personas ligadas a ETA-Batasuna como Jone Goirizelaia o Gorka Martínez.

De hecho, las relaciones culturales y deportivas entre el poder chavista y los sectores proetarras del País Vasco han sido intensas en los últimos tiempos y llegaron a su máxima expresión el 20 de junio de 2007 cuando en el Estadio Pueblo Nuevo de San Cristóbal (Venezuela)se jugó un partido de fútbol amistoso entre las seccciones de "Euskadi" y Venezuela, con el visto bueno y la aquiescencia del entonces lehendakari Juan José Ibarretxe. Los títeres de ETA que jugaban bajo el pabellón del País Vasco no desperdiciaron la oportunidad de convertir aquel acto en una feria de exaltación nacionalista.

Leer integramente el auto del juez Eloy Velasco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...