El nacionalista Markel Olano se gasta 1,2 millones de euros en promocionar el euskera en las camisetas de un equipo de segunda división


EIG. Sixto Guzmán Ríos. Cuando Guipúzcoa atraviesa una de las peores crisis económicas de su reciente historia, con cerca de 400 empresas (entre las que se encuentran algunas de las principales del territorio) acogidas a un plan anticrisis puesto en marcha por diversas instituciones y con una constante pérdida de puestos de trabajo, la Diputación foral, en manos del peneuvista Markel Olano, ha decidido patrocinar a un equipo de segunda división, la Real Sociedad, con 1,2 millones de euros.

En principio, el acuerdo firmado por Markel Olano (el mismo individuo que colocó una placa en la fachada del edificio foral denunciando la “obligación” de colocar la bandera española en la Diputación) y Jokin Aperribay, presidente de la Real Sociedad, tiene como objetivo promocionar en el exterior la imagen del territorio guipuzcoano.

Pero, dado el lema elegido por el Diputado General, “Gipuzkoa euskararekin bat” (“Una Gipuzkoa en euskera”), y que los jugadores donostiarras portarán en sus camisetas, el objetivo parece ser otro muy diferente: promocionar, con los 1,2 millones de euros de todos los guipuzcoanos, un idioma minoritario e innecesario que en Guipúzcoa apenas habla habitualmente un 25% de la población. Con este lema, efectivamente, la Diputación foral de Guipúzcoa va a dar a conocer su territorio en el resto del país: hace saber que se trata de una provincia a la que no hay que acercarse, en la que no hay que hacer negocios, en la que no hay que invertir y en la que no es fácil moverse, ya que en ese lugar la vida se hace en… euskera.

Hace unos días, la propia Diputación foral, junto con la principal caja de ahorros de Gipuzkoa, ha anunciado notoriamente que va a destinar dos millones de euros para la creación de 515 empleos en la provincia. Hagamos un simple regla de tres. Si con dos millones de euros se crean 515 puestos de trabajo, con 1,2 millones de euros se podrían ponerse en marcha 307 puestos de trabajo. Por lo que se ve, Markel Olano prefiere encerrarse en sus obsesiones independentistas y fanáticas, quitar el empleo a más de 300 guipuzcoanos y seguir alimentando el mito ultra de que el euskera sirve para algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...