"Se trata de que la cantera de ETA no crezca en las aulas vascas, pero Urkullu y compañía están en otra onda"


Está bien que el Gobierno vasco haya retrasado la aprobación del Plan por la Paz y la Deslegitimación de la Violencia, tratando de consensuarlo con el principal partido de la oposición. Hace bien, pero conociendo la trayectoria de los representantes políticos nacionalistas, seguirán hablando de paz y de deslegitimación de la violencia, pero, de hecho, continuarán con su equidistancia, oponiéndose democráticamente a cuantas medidas se propongan para deslegitimar y acabar con los violentos. Está difícil, dice Egibar. Rechazan el plan y argumentan que no se ha tenido en cuenta a otros sectores implicados; que no lo apoyan por ser reduccionista y adoctrinador. Suena al pasado. Se trata de que la cantera de ETA no crezca en las aulas vascas, pero Urkullu y compañía están en otra onda. Ponen excusas y no aportan sus aportaciones al documento.

Uno de los derechos fundamentales, y también obligación por quienes gobiernan y están en la oposición, es el derecho a educar para el respeto, la convivencia, la igualdad y pluralidad y la paz. En el pasado no se han cumplido esas premisas. Se dividió a la sociedad vasca, se deterioró la convivencia. Claro, ahora el Plan de Convivencia Democrática y de Deslegitimación de los violentos se les atraganta a los nacionalistas. Permitieron el adoctrinamiento. No se opusieron a que se honrrara a terroristas y les cuesta admitir que las víctimas tengan un papel esencial y puedan acudir a las aulas a expresar sus experiencias.

Por los hechos y las fotos, veremos. Que San Prudencio el pacificador y reconciliador, nos conceda la gracia de superar las diferencias, el entendimiento, el consenso para deslegitimar a los violentos y el poder vivir en paz, en armonía y buena unión.

Nino Muñoz (Vitoria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...