Brian Currin, el mediador estrella en el "conflicto vasco", recibe 110.000 euros del movimiento cuáquero norteamericano por su trabajo en Euskadi


Mediar en el “conflicto vasco” a favor de las tesis nacionalistas, situar tu discurso pacificador en el punto medio exacto entre las víctimas y de los verdugos, plantear un proyecto de “reconciliación” que pretenda convertir a los terroristas de ayer en los próceres de mañana, repetir incansablemente esa solemne majadería que afirma que “todos” debemos trabajar para la paz en Euskadi y gritar muy alto que el sistema político español no es democrático, se ha convertido en todo un negocio internacional. No se trata solamente de que intermediarios y negociadores de este tipo sean constantemente agasajados, recompensados, premiados, contratados y venerados por las instituciones y los partidos vascos nacionalistas sino que, además, esta gente convierte sus “esfuerzos pacificadores” en una muy rentable y subvencionada forma de vida.

Por ejemplo, Brian Curry. El mediador preferido de la autodenominada “izquierda abertzale”, que entró a “trabajar” en el conflicto vasco tras una larga experiencia similar en Irlanda y después de que su nombre fuera sugerido por el Congreso Nacional Africano de Nelson Mandela a los dirigentes batasunos que hace tres años viajaron a Sudáfrica en busca de apoyos internacionales, ha recibido 110.000 euros del Joseph Rowntree Charitable Trust, la principal asociación cuáquera norteamericana “para trabajar en un proceso de paz en España, en el País Vasco”. Esta institución, que busca apoyar la vida espiritual de la Sociedad Religiosa de Amigos (movimiento cuáquero) y el desarrollo de respuestas cuáqueras a los problemas de nuestro tiempo, se dedica a subvencionar acciones de mediación en conflictos internacionales, además de programas benéficos de ayuda a los más desfavorecidos.

Los cuáqueros, que también tuvieron en su momento un importante papel en la puesta en marcha de organizaciones como Amnistía Internacional, Greenpeace y Oxfam, son una comunidad religiosa fundada en Inglaterra en el siglo XVII. Posteriormente, se extenderían a Estados Unidos, principalmente al estado de Pensilvania. No tienen un credo oficial, aunque una de sus creencias más peculiares es la convicción de que cada persona lleva algo “divino” dentro de sí. De este modo, todo ser humano puede tener un contacto directo con las deidades, sin necesidad de recurrir a sacerdotes ni a sacramentos.

Pues bien, Brian Currin, al parecer influido por estos principios, también debe de ver algo de celestial en los asesinos etarras, ya que, por sus declaraciones, no se sienta nada satisfecho con la efectividad antiterrorista demostrada en los últimos meses por las fuerzas de seguridad españolas y francesas. Y se lamenta por lo que esto puede perjudicar a su negocio: "No estoy muy seguro de que el gobierno español sienta como una necesidad principal en este momento el camino del diálogo. Está usando la política represiva como única herramienta, y con cierto éxito, ya que ha sido capaz de poner a ETA contra las cuerdas".

(En la imagen, el mediador Brian Currin, situado entre el diputado general de Gipuzkoa, el nacionalista Markel Olano, y el ex lehenhendakari Juan José Ibarretxe)

Esta información en Gipuzkoa Confidential

1 comentario:

  1. Me gustaria saber si hay un curso de mediacion a distancia .Mi nombre es Alberto . mediador .Universidad Aconcagua . Mendoza . Argentina

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...