Dirigentes del PNV también conocieron con antelación que la policía iba a desarticular a la cúpula militar de ETA


EIG. Raúl González Zorrilla. El pasado 19 de mayo, dirigentes del PNV también conocieron con varias horas de antelación que la policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil, iba a proceder a poner en marcha una operación antiterrorista para decapitar a la cúpula militar de ETA. Tal y como hemos venido informando durante los últimos días, varias personas destacadas del entorno nacionalista vasco supieron, anticipadamente, el diseño de esta actuación policial y, de hecho, comentaron ante testigos detalles de la preparación de la misma, incluso, cuando ésta no había comenzado.

Ahora sabemos también que destacados dirigentes del PNV tuvieron acceso a esta información que, según los analistas consultados por Euskadi Información Global, solamente puede tener su origen en el entorno político más cercano al Presidente del Gobierno. Un prestigioso analista consultado por nuestra plataforma informativa explicaba hace unos días que “solamente un número muy escaso de personas” conoce, previamente, todos los detalles de una operación policial internacional como la que se puso en marcha el pasado 20 de mayo y que, felizmente, terminó con la detención de llos etarras Mikel Carrera Sarobe, Maite Aranalde y Arkaiz Aguirregabiria. "Por este motivo”, añadía el experto, “mi opinión es que esta grave delación de detalles policiales estratégicos a personas pertenecientes al mundo nacionalista vasco solamente puede derivarse de un plan político que, lógicamente, solamente sería conocido por un parte minoritaria del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero".

Si se acepta este análisis, la clave estaría en conocer las razones por las que el entorno político presidencial tendría interés en mantener abierto con el PNV, y con otros destacados representantes nacionalistas, un canal de comunicación tan fluido y transparente que caería, de lleno, en la revelación de secretos y en el delito de alta traición. No hay que olvidar que el hecho de revelar con antelación la próxima ejecución de una operación policial internacional contra ETA puede suponer un grave peligro para todos los agentes implicados en la misma, que en esta ocasión, además, pertenecían a la policía francesa, además de un riesgo claro de tener que abortar una operación que había supuesto meses de intenso trabajo investigador.

En este punto hay que recordar que, en estos momentos, José Luis Rodríguez Zapatero es un "cadáver político", en palabras del portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida. El Presidente ha debido encabezar un ajuste económico sin precedentes que no ha contado con ningún apoyo en el Parlamento, se enfrenta a la presión de los sindicatos que le amenazan con una huelga general y tiene ante sí unos meses próximos en los que, previsiblemente, todos los parámetros financieros van a empeorar. Pero lo principal es que, con las miras puestas en el fin de año, José Luis Rodríguez Zapatero se encuentra absolutamente incapacitado para sacar adelante los Presupuestos de 2011. Las Cuentas públicas, que no podrían ser de ningún modo prologadas en un escenario económico como el que se avecina, solamente podrían ser aprobadas con el apoyo de CiU, posibilidad expresamente descartada por este partido, o con el apoyo del PNV, aunque esta formación ya ha anunciado que para que Zapatero obtuviera su conformidad éste tendría que "darles el oro y el moro".

En este marco agónico para Zapatero, a nadie se le escapa que la posible declaración de un fin de la violencia por parte de la banda terrorista ETA sería un auténtico alivio para José Luis Rodríguez Zapatero y, de hecho, podría ser su única posibilidad de presentarse con un mínimo de posibilidades a las elecciones generales que, en teoría, tendrían que celebrarse en el 2012, aunque bien podrían adelantarse al próximo año. En este escenario de cese de la violencia, que cada vez es más probable, tal y como ya desvelamos en Euskadi Información Global hace unas semanas, el PNV intentaría mantener su posición de liderazgo en Euskadi ante dos claros contrincantes: por un lado, el dúo PSE-PP que actualmente mantiene a Patxi López en el Gobierno vasco y, por otra parte, una posible alianza independentista, a la que no estaría invitado, y que estaría formada por Aralar, EA y la formación que surgiera, tras el cese de la violencia terrorista, de los restos de la ilegalizada Batasuna. En este análisis, el PNV podría muy bien necesitar de los apoyos de los socialistas para regresar a Ajuria Enea en 2013. Y, tal y como revelaba el diario "El Correo" hace unos días, el PSOE quizás no tendría demasiados escrúpulos para entregar la cabeza de Patxi López, teniendo en cuenta de que ni a José Luis Rodríguez Zapatero, ni a muchos otros dirigentes de este partido, les ha gustado nunca el pacto que el PSE mantiene en Euskadi con el PP de Antonio Basagoiti y que apuntala al actual lehendakari en Ajuria Enea. ¿Serán estas delaciones en el límite un paso más del PSOE para ganarse el apoyo y la confianza de los nacionalistas vascos?.

Un detalle. Tras aprobar por la mínima en el Congreso su Plan de Ajuste, gracias a la abstención de CiU, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, realizó una llamada de teléfono de la que apenas nada ha trascendido. Su interlocutor: Iñigo Urkullu, el presidente del Partido Nacionalista Vasco.

Información Complementaria: "Personas destacadas del mundo nacionalista conocieron con antelación la operación policial que iba a desmantelar la cúpula militar de ETA"


Información Complementaria: "Personas del entorno presidencial pudieron estar detrás de la filtración a varios nacionalistas vascos de la inminente detención de la cúpula etarra"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...