EA deja su supervivencia en manos de la autodenominada "izquierda abertzale" y se suma a ésta en un acuerdo independentista que no condena a ETA

Documento de referencia: "Bases de un acuerdo estratégico entre fuerzas políticas independentistas"


El nuevo movimiento político independentista vasco, formado por la casi extinta Eusko Alkartasuna y por la autodenominada “izquierda abertzale”, nace tal y como murió la antigua Batasuna: sin condenar la actividad terrorista y sin ni tan siquiera hacer mención a la existencia de la violencia etarra.

El mucho ruido mediático alrededor de la aparición de una nueva alternativa secesionista que, presuntamente, sería la encargada de diseñar la pista de aterrizaje a los criminales, se ha quedado, como siempre ocurre entre los proetarras y entre quienes se sienten más cerca de los verdugos que de las víctimas de éstos, en escasas nueces comprometidas con el fin de ETA. Y es que el documento “Bases de un acuerdo estratégico entre fuerzas políticas independentistas”, presentado por una Eusko Alkartasuna al borde de la desaparición y una “izquierda abertzale” incapaz de sacudirse el yugo de ETA, recoge la apuesta de estos colectivos por impulsar un "proceso democrático" que exige "un compromiso firme y definitivo por el uso en exclusiva de vías pacíficas y democráticas" y la defensa de los derechos humanos.

Pero el texto no realiza ninguna mención explícita a la banda terrorista, aunque sí habla de un conflicto cuyas “expresiones de violencia y el sufrimiento siguen presentes.” “Es voluntad de quienes firmamos el presente acuerdo la superación del conflicto político y la desaparición definitiva de la violencia. Esa es nuestra prioridad. Para alcanzar dicho objetivo, creemos necesario impulsar un proceso de profundización democrática y llevarlo a su pleno desarrollo".

Pero el compromiso para acabar con el "conflicto político", no pasa por denunciar a ETA. El silencio casi cómplice que los firmantes del documento guardan con respecto a la banda terrorista se convierte, en cambio, en contundente exigencia cuando se dirigen a las democracias española y francesa. La “izquierda abertzale” y EA reiteran que los actuales marcos jurídico-políticos están "agotados", lo que hace "imprescindible un cambio político sustentado en el reconocimiento nacional y en el respeto a la voluntad popular". Exigencia ésta "mayoritaria" que, en su opinión, "sigue enfrentada a la cerrazón antidemocrática de ambos estados" y que es muestra "de la debilidad estratégica de los estados ante un pueblo firme en su conciencia nacional y en su exigencia de derechos democráticos". Y concluyen: "Nuestro objetivo es que este pueblo sea libre, viva en paz, y sea dueño de su destino para poder construir un nuevo modelo de sociedad basado en la justicia social y en la paridad entre hombres y mujeres". Mientras tanto, mientras EA y la “izquierda abertzale” afirman todo esto y venden mensajes éticamente pestilentes y políticamente equidistantes entre quienes matan y quienes mueren, la banda terrorista, que es la única que quiebra la libertad de los ciudadanos vascos y que es la única responsable de la violencia que desde hace medio siglo asuela al País Vasco, sigue sin decir ni una sola palabra. O, lo que es mismo, sigue preparándose para matar.

Documento de referencia: "Bases de un acuerdo estratégico entre fuerzas políticas independentistas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...