El "asesoramiento" de Brian Currin a la ilegal Batasuna podría acabar en los tribunales estadounidenses


Dos informaciones publicadas por Euskadi Información Global han situado al abogado sudafricano Brian Currin, el “mediador” en el conflicto vasco más apreciado y patrocinado por los nacionalistas vascos y por la autodenominada “izquierda abertzale”, en el centro del huracán político.

Por un lado, el hecho, puesto de manifiesto por esta plataforma informativa, de que Currin haya recibido 110.000 euros del Joseph Rowntree Charitable Trust, la principal asociación cuáquera norteamericana, “para trabajar en un proceso de paz en España, en el País Vasco”, deja al descubierto el turbio negocio de dádivas, ayudas, subvenciones e intereses que se mueve alrededor de estos “intermediarios”.

Por otra parte, la noticia, también revelada por Euskadi Información Global, de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos, en un fallo histórico emitido el pasado 21 de junio, haya definido con detalle que “el asesoramiento o la asistencia de expertos” a una banda terrorista extranjera también es un delito federal, ha provocado que algunas personas y asociaciones españolas estén estudiando ya en profundidad la posibilidad de denunciar la actividad “experta” de Brian Currin ante los tribunales ordinarios norteamericanos.

Según las fuentes consultadas por Euskadi Información Global, la explicación de la demanda comenzaría señalando cómo, desde hace al menos tres años, el abogado sudafricano Brian Currin ejerce en el País Vasco una actividad de formación y asesoramiento a miembros de la ilegalizada Batasuna. De hecho, fue el Congreso Nacional Africano de Nelson Mandela quien explicó a los dirigentes proetarras que hace unos años viajaron a Sudáfrica en busca de apoyos la conveniencia de que Currin participara, “con su experiencia”, en el “proceso de resolución de conflictos” que se estaba poniendo en marcha en Euskadi. Tanto la ilegalizada Batasuna como el propio Brian Currin han reconocido esta labor de guía y adiestramiento, tal y como puede verse en la grabación de vídeo que ofrecemos al final de este texto, en la que se recoge un fragmento de una conferencia pronunciada recientemente por Currin en una localidad guipuzcoana.

Tal y como ha señalado recientemente la Corte Suprema de Estados Unidos, la formación y el asesoramiento a bandas terroristas internacionales es un delito federal en este país. Es el Departamento de Estado norteamericano quien define qué organizaciones extranjeras son consideradas terroristas y, en esta lista, desde hace varios años, se encuentran incluidas tanto Batasuna como ETA, así como las diferentes marcas electorales que los proetarras han utilizado a lo largo de los últimos tiempos para intentar estar presentes en las instituciones vascas.

De este modo, quedaría acreditado que Brian Currin, financiado, entre otras instituciones, por la Joseph Rowntree Charitable Trust, habría facilitado formación y asesoramiento a una organización terrorista.

El desafío legal que supone el hecho de que las denuncias llegaran a Estados Unidos desde una o dos asociaciones españolas y contra un abogado sudafricano se superaría, en principio, con el armazón jurídico que ofrece la conocida como ley de responsabilidad civil extracontractual de extranjeros (Alien Tort Statute), promulgada por George Washington en 1789. Según esta norma, los tribunales de primera instancia de los Estados Unidos tienen competencia para entender en casos presentados por personas extranjeras que aleguen violaciones graves de los derechos humanos (por ejemplo, torturas, esclavitud, matanzas ilegales, genocidio, terrorismo, etc.), sin importar el lugar del mundo en el que éstas hayan tenido lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...