El obispado de San Sebastián echa balones fuera y dice no saber nada del monumento a dos etarras que se levanta cerca de la parroquia de Azkoitia


EIG. El presidente de la Asociación Dignidad y Justicia, Daniel Portero, remitió la semana pasada una carta al obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, en la que le informaba del "hecho de extrema gravedad" que se produce en la parroquia de Santa María La Real de Azkoitia. Según afirmaba Daniel Portero en su misiva, en el recinto de la iglesia, que está cercado por una verja, "se exhibe públicamente un monolito dedicado a dos miembros de la organización terrorista".

Tras recordar al prelado que "la exhibición de este tipo de monolitos supone un acto de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a las víctimas", Portero apelaba en su mensaje a la "trayectoria tan sensible que hacia las víctimas del terrorismo ha demostrado" el obispo donostiarra para "rogarle y solicitarle" que "proceda a iniciar los trámites oportunos para la retirada del mismo", al entender que la responsabilidad corresponde al Obispado de San Sebastián.

En el Obispado donostiarra confirman que han recibido la carta y explican que, tras informarse sobre la situación de esta escultura, han comprobado que no se encuentra en terreno de la diócesis, sino que está junto a la iglesia, pero en una parcela del Ayuntamiento de Azkoitia. Lo curioso es que el Obispado, en su respuesta, no explica que haya expresado ninguna protesta ante la corporación municipal de esta población guipuzcoana por alabar, tan cerca de los terrenos eclesiales, a una pareja de etarras. Tampoco, aprovechando la ocasión, ha denunciado públicamente la inmoralidad de este comportamiento público éticamente indecente. ¿Será que el Obispado, una vez más, no desea molestar al alcalde Asier Aranbarri, del PNV?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...