San Sebastián, la ciudad en la que ETA ha asesinado a varios centenares de personas, dedicará una escultura a las víctimas… del franquismo


El Parque de Aiete de San Sebastián, construido en 1878 por los Duques de Bailén y que, a lo largo de su historia, ha acogido en el palacio homónimo a visitantes como el Rey Alfonso XIII, la Reina María Cristina o el General Franco, que lo utilizó como residencia veraniega, exhibirá próximamente un gran monumento de recuerdo a las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo.

Así lo ha decidido el alcalde de la ciudad, Odón Elorza, que gobierna el consistorio con el apoyo de Izquierda Unida y de los independentistas de Aralar, y quien, al parece, considera que el gran problema y la gran preocupación de los donostiarras no es, por ejemplo, el terrorismo de ETA, sino la recuperación de una forma parcial e ideológicamente manipulada de un pasado histórico que socialistas y nacionalistas reescriben a su antojo.

Odón Elorza, que lleva dos décadas como máximo responsable de la corporación de la capital guipuzcoana, ha explicado que la obra artística que se situará en los grandes jardines decimonónicos que se hallan en la parte alta de la ciudad “será una escultura para la que se convocará un concurso abierto en el que se indicará el tema y para el que se fijará una escala de altura y de base de forma que su estética no altere la imagen del conjunto de Aiete.”. El edil del PSE-PSOE ha recordado, para justificar esta decisión, que, en Donostia, “no existe ningún testimonio ni ningún elemento que recuerda la dignidad de las víctimas de la Guerra Civil ni a las de la dictadura franquista. Esta escultura se proyecta desde planteamientos de concordia cívica, evitando cualquier sospecha de revanchismo, escogiendo un lugar emblemático y significativo.”

Si ya resulta sumamente discutible, preocupante y, en ocasiones, vergonzosa y arbitraria la relectura histórica que de la reciente historia de España se está impulsando desde los ámbitos más fanáticos, iletrados y sectarios del país, lo que resulta auténticamente escandaloso es que San Sebastián, la ciudad española en la que la banda terrorista ETA ha cometido varios centenares de atentados mortales, en la que residen cientos de familiares de víctimas de la sinrazón secesionista y en la que, socialmente, durante décadas, se ha justificado, entendido, comprendido y consentido algunas de las mayores aberraciones de los criminales, se olvide de todo esto y vaya a prestar atención parcial a algo que ocurrió hace más de medio siglo y que se recupera de una forma selectiva y sesgada.

Si el Ayuntamiento de San Sebastián quiere comprometerse de verdad con sus vecinos y quiere solidarizarse con los ciudadanos que más sufren ahora, en el año 2010, no lo tiene nada difícil en una ciudad en la que, algunos, podríamos trazar un mapa callejero de la infamia. Aquí dispararon a este policía, en esta calle explotó un coche bomba, en esta sociedad gastronómica mataron a un empresario, en este rincón algunos donostiarras bailaban mientras el furgón fúnebre portaba al último asesinado por ETA, en esta balconada Odón Elorza abrió muchas jornadas festivas rodeado de propaganda proetarra que el alcalde no se atrevía a quitar para “tener la fiesta en paz”.

En fin, que el monumento de recuerdo a las víctimas pasadas de la Guerra Civil y del franquismo que el consistorio donostiarra prepara para los próximos meses se convertirá, nuevamente, en una afrenta para las víctimas presentes del terrorismo. Porque esta ciudad éticamente indecente, que durante décadas ha mirado hacia otro lado cada vez que los terroristas asesinaban y que ha callado vilmente cada vez que los proetarras lanzaban vítores a los criminales, vuelve a mancillarlas, a excluirlas, a aislarlas y a olvidarlas. Es decir, a callarlas. El testimonio de las víctimas es, sobre todo, un grito de denuncia y de exigencia de justicia hacia los victimarios. Nadie teme ya a los verdugos franquistas. Pero sí hay quien sigue teniendo mucho miedo a los asesinos de ETA y a los cómplices políticos de éstos. Odón Elorza, sin ir más lejos.

La auténtica "Memoria Histórica de San Sebastián"

1 comentario:

  1. El genio del artista debería recoger las victimas de unos y otro lado, y que además dieran la imagen, del error cometido por todos. Si un artista hace únicamente la parte de un todo, es también polìtico de parte. el artista debe recoger el universo de todo lo que quiera plasmar.

    Todo lo que está ocurriendo en España, el desmantelamiento del valle de los Caidos, el cambio de esculturas, y nombres de calles etc., no tiene sino signos revanchistas y pobres... Los signos deben permanecer y cada uno que los explique con la naturalidad de su comprensión... A veces pienso que los que mandan cambiarlos también saben que es innecesario... pero que ahi se mueve dinero.... y siempre igual.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...