El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero comienza a aplicar a los presos etarras la estrategia de redención de penas diseñada por Jesús Eguiguren


Tal y como ya publicamos en Euskadi Información Global a comienzos del pasado mes de mayo, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido seguir fielmente la agenda de acercamientos y contactos al mundo etarra marcada por Jesús Eguiguren. Esta estrategia contempla a medio plazo que la práctica totalidad de los reclusos etarras podría quedar en libertad si la organización criminal acepta la propuesta que el Ejecutivo, a través del presidente de los socialistas vascos, ha hecho llegar al colectivo de presos y que, a cambio de un cese definitivo de la violencia, contempla la puesta en marcha de un proceso de reinserción social que se extendería a la mayor parte de los terroristas.

En estos momentos, y según publica el diario "El País", presos destacados de la banda terrorista ETA, algunos de ellos con varias decenas de asesinatos en su haber, están disfrutando ya de medidas penitenciarias de gracia, que les permiten, por ejemplo, acceder regularmente a permisos y aspirar a entrar en régimen de prisión atenuada. Entre estos terroristas se encuentran algunos como Iñaki Rekarte, Andoni Muñoz de Vivar, José Luis Álvarez Santacristina -Txelis-, Kepa Pikabea, Jorge Uruñuela, José Manuel Fernández Pérez de Nanclares, Luis María Lizarralde, Andoni Alza o Fernando de Luis Astarloa, aunque también se podrían sumar al grupo psicópatas como Valentín Lasarte, condenado a varias décadas de encarcelamiento por los asesinatos del policía Enrique Nieto, jefe de lucha terrorista; del dirigente socialista vasco Fernando Múgica o del concejal del PP en San Sebastián Gregorio Ordóñez.

Paralelamente, el Gobierno, a través de Instituciones Penitenciarias, sigue con su política de acercamiento a cárceles próximas del País Vasco de aquellos etarras que se sitúen en la órbita crítica con la banda criminal. Solamente hace unos días fueron trasladados a la prisión de Zuera (en la fotografía), en Zaragoza, Asier Uribarri, Mikel Egibar Mitxelena, Josetxo Etxeberria y Jesús Bollada.

En un documento hecho público por Jesús Eguiguren hace algunas semanas, éste reflexionaba sobre la estrategia a seguir en relación con los presos de la banda terrorista ETA y explicaba que "hay unas realidades que no debemos olvidar: el número de presos, el de detenidos, el de familiares o amigos afectados, las adhesiones que se mantienen a la causa, el rechazo frontal del sistema que está detrás de todo esto. Es un problema de unas raíces y unas dimensiones que seguro es imposible afrontar desde la mera inacción”.

Hay que hablar de "políticas penitenciarias y de reinserción social", dice Jesús Eguiguren

El presidente del PSE, en ese mismo texto, especulaba sobre cómo será el final de ETA y sobre el futuro de la "izquierda abertzale": “Habrá que hablar de qué vamos a hacer desde las instituciones, si ellos rechazan el terrorismo o ETA decide parar. Y eso, hoy significa hablar de compromisos para la vuelta a la legalidad y a las instituciones de la izquierda abertzale, significa hablar de políticas penitenciarias y de reinserción social, y otras tantas cuestiones que todos tenemos en mente y pueden inclinar la balanza a favor de la paz. "

Jesús Eguiguren, en lo que hace referencia al mantenimiento de contactos con el mundo proetarra, opera con delegación absoluta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y su labor es totalmente independiente de la acción de gobierno del lehendakari Patxi López. En este sentido, según las informaciones que maneja Euskadi Información Global, el presidente de los socialistas vascos habría hecho llegar al colectivo de presos de ETA en las cárceles españolas un ofrecimiento de redención de penas que, en el caso de que ETA abandonara las armas, incluiría la puesta en libertad casi inmediata de aquellos terroristas que no tienen delitos de sangre. A partir de ese punto, se diseña una estructura piramidal de excarcelaciones en la que se contempla una condonación gradual de las condenas que sería inversamente proporcional a la gravedad de las sentencias recibidas. Es decir, a mayor condena, mayor lentitud en el proceso de salida de prisión, pero teniendo siempre en cuenta que incluso los asesinos con más muertes a sus espaldas podrían verse en la calle en un plazo de tiempo no superior a los cinco años.

Las fuentes penitenciarias que han transmitido a Euskadi Información Global estos datos revelan también que el propio colectivo de presos etarras en las cárceles españolas ha realizado ya una estimación de futuro de cómo pueden ir las cosas y ha calculado que apenas el 5% de los terroristas en prisión rechazaría de plano estas medidas de gracia y apoyaría que ETA continuara con su actividad criminal. Las mismas fuentes aseguran que entre los presos de ETA que conocen esta propuesta, fruto de los continuos contactos y encuentros entre miembros de los socialistas vascos y destacados representantes de la ilegalizada Batasuna, reina un gran optimismo que, hasta ahora, nunca había sido tan evidente. Tanto es así que algunos reclusos aseguran que, definitivamente, este año se acabará todo, asumiendo que la puesta en marcha de este proceso de excarcelaciones graduales podría comenzar a producirse tras las elecciones municipales del mes de mayo de 2011.


Editorial: La aberración ética de la paz por presos

Toda la información sobre los contactos Gobierno-ETA

Respuesta de las Víctimas del Terrorismo

1 comentario:

  1. Tremendo, como se tienen que sentir las víctimas del terrorismo ante cosas así, no quiero imaginarlo.

    Zapo se la va a jugar a esta carta en el 2012 y le importa 2 narices a quien o qué tenga que pisotear durante el camino.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...