El nacionalismo vasco, perturbado e inquieto ante la capacidad de la selección española para erosionar el mito identitario en Euskadi

EIG. Redacción. San Sebastián La exhibición de banderas españolas en algunas ciudades vascas como Bilbao o Vitoria tras la victoria de la selección el pasado miércoles (en la imagen), ha cogido por sorpresa al mundo nacionalista vasco. De hecho, Iñigo Urkullu, presidente del PNV, ya ha explicado que, en Euskadi, “hay personas que se sienten solamente españolas, pero hay más personas que se sienten vascas”, añadiendo que “si la selección de Euskadi pudiera competir, habría una marea de ikurriñas”. Lo que no aclara Iñigo Urkullu, porque su partido no lo ha denunciado nunca, es que, en el País Vasco, si sales a la calle envuelto en una ikurriña pueden invitarte a comer, mientras que si lo haces cubierto por una bandera española te amenazarán, te insultarán, te pegarán y, al final, acabarán pegándote un tiro en la nuca. También hay que tener en cuenta que Iñigo Urkullu, presidente del PNV, es el mismo personaje que define a los etarras que están en la cárcel como “ciudadanos vascos y ciudadanas vascas privados de libertad”.

Mientras tanto, el ayuntamiento de Bilbao, liderado por Iñaki Azkuna, del PNV, ya no sabe qué disculpa poner para argumentar su negativa a colocar una pantalla gigante de televisión en la bilbaína Plaza Moyua para poder seguir la final España-Holanda. Los nacionalistas, los mismos que han dilapidado y dilapidan torrentes de dinero público a favor de la causa nacional (vasca) en todas aquellas instituciones en las que estan presentes desde hace más de tres décadas, dicen ahora que, en estos momentos, “no estábamos para hacer ese ¿gasto?”. De igual forma, el PNV y Eusko Alkartasuna (EA) de Vitoria han manifestado ya su rechazo a que el Ayuntamiento de esta ciudad coloque una pantalla gigante para que los aficionados que lo deseen puedan ver la final. El alcalde Bermeo, Xabier Legarreta, del PNV, ha expresado claramente la congoja independentista vasca: “Ojala pierda España 4-0 y se acabe esta pesadilla”, ha dicho el regidor.

Antonio Basagoiti, líder del PP vasco, ha detallado, con su peculiar rotundidad expositiva, la situación: “El nacionalismo vasco y sus dirigentes políticos están tan nerviosos, tan amargados y tan preocupados con esto de la selección, porque han sido 30 años dominando la educación, haciendo creer a los jóvenes vascos que esto no era España, que éramos un pueblo oprimido, que no tenemos nada que ver con los ciudadanos de Burgos, de Sevilla, de Málaga, de Madrid. Y eso se viene abajo por la Eurocopa y por el Mundial, por eso se ve a la gente tan enfadada en esos partidos políticos”.

Información complementaria: Los triunfos de la Selección española, vistos desde el País Vasco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...