Ertzainas espías informaron al PNV sobre actividades privadas comprometedoras de destacadas personalidades vascas no nacionalistas


Todo comenzó hacer unas semanas, cuando la Unidad Disciplinaria de la Ertzaintza abrió una investigación sobre todos los agentes de este cuerpo policial que han accedido a consultar el sumario del denominado “caso De Miguel”, la trama de corrupción en Álava que implicaría a personas vinculadas al PNV y que está siendo investigada por la policía vasca, el juez instructor, Roberto Ramos, y la Fiscalía.

Hace algunos días, Asuntos Internos de la Ertzaintza ordenó a todos los policías implicados que realizaran un informe para explicar con detalle las razones por las que consultaron ese sumario cuando sobre el mismo aún pendía el secreto judicial. Esta iniciativa de la Unidad Disciplinaria afecta principalmente a los ertzainas adscritos al servicio de información, que cuentan con autorización para acceder a este tipo de documentos y que, en principio, forman parte de un departamento destinado a la lucha antiterrorista.

En la misma situación se encontrarían los mandos de la Ertzaintza que disponen de las claves necesarias para consultar estos informes confidenciales. Se da la circunstancia de que estas operaciones dejan una señal digital y quedan registradas, por lo que los movimientos de los agentes y su identidad son inmediatamente identificados. En lo que al “caso De Miguel” se refiere, todo el que haya accedido a este atestado deberá explicar ahora los motivos que le llevaron a ello.

Siguiendo esta investigación, el juez podría haber descubierto a un grupo de ertzainas que filtró el sumario, aún cuando éste era todavía secreto, al PNV alavés, pero, además, la Justicia habría destapado también que las labores de espionaje y seguimiento parapoliciales llevadas a cabo por estos miembros de la Ertzaintza tendrían su origen varios años atrás, en pleno apogeo del mandato de Juan José Ibarretxe.

De hecho, el juzgado de Vitoria presidido por el juez Roberto Ramos indaga ahora sobre la presunta existencia de una red de ertzainas en la comisaría de la ciudad que elaboraba informes sobre la vida privada de personalidades alavesas, en algunos casos conocidas por sus posicionamientos políticos no nacionalistas.

El PNV de Juan José Ibarretxe destinó ertzainas de la lucha antiterrorista a espiar a destacados ciudadanos vascos

Esos trabajos fueron encontrados en poder de uno de los implicados en la trama, Aitor Tellería, ex miembro de la ejecutiva del PNV alavés, que fue obligado a dimitir tras su detención y que, hasta ese momento, era “número dos” del presidente jeltzale Iñaki Gerenabarrena. Al parecer, y según publica el diario “El Correo”, los informes aparecieron, en uno de los despachos que utilizaba el dirigente del PNV alavés Aitor Tellería, durante los registros realizados en el “caso de Miguel”. Al comenzar a revisar todo el volumen de datos incautados, en busca del pago de supuestas comisiones ilegales, los agentes localizaron análisis pormenorizados sobre la vida de destacadas personas de la sociedad alavesa. La existencia de estos dossieres fue puesta en conocimiento del juzgado, que inició una investigación paralela.

Los textos hallados en poder del ex “número dos” del PNV alavés se refieren en todo momento a la vida privada -y en algunos casos íntima- de influyentes personalidades de Álava, no sólo a nivel político sino también económico. Fuentes consultadas por “El Correo” destacan que los datos encontrados sólo pueden haber surgido de una profunda labor policial, que incluye seguimientos y detalles obtenidos de los bancos de datos de la Ertzaintza. En muchos casos, se trata de información comprometedora.

En ninguno de los dossieres analizados hasta la fecha se recogen detalles que tengan que ver con delitos ni con supuestas prácticas ilegales de los espiados. Esto implica que la información no cuenta con ningún tipo de aval judicial ni puede justificarse dentro de una operación policial para detectar algún tipo de actividad ilícita. Constatado este hecho, y que los documentos incautados se centran en aspectos muy íntimos de las personas vigiladas, el juez sospecha que podría tratarse de espionajes encaminados a practicar más tarde algún tipo de chantaje. El hecho de que los informes hayan aparecido en poder de un alto cargo del PNV acusado de corrupción reforzaría esta tesis.

Los informes confidenciales hallados en poder de Tellería no habían sido elaborados en los meses previos a su detención, sino que algunos eran de 2009 y también de años anteriores. En este sentido, todos los escritos comprometedores habían sido redactados durante el mandato de Javier Balza al frente de la consejería de Interior, durante la presidencia de Juan José Ibarretxe.

Información complementaria: "El PNV podría estar espiando al Gobierno de Patxi López"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...