La ausencia de valores y la falta de autoridad hacen aumentar en un 30% el número de jóvenes vascos que agreden a sus padres


El Servicio de Justicia Juvenil del Gobierno vasco ha advertido de que la violencia intrafamiliar crece sin cesar en Euskadi -las madres son las que sufren más frecuentemente la agresividad de los hijos-, si bien los casos son reducidos si se comparan con todas las medidas que los jueces de menores dictan cada año en la comunidad (1.240 en 2009). Los expertos creen que no se debe sobredimensionar el problema, sino analizarlo de forma exhaustiva, ya que así será posible ayudar a las familias que no pueden manejar a los hijos.

Concretamente, las medidas judiciales impuestas a menores vascos por agredir a sus padres aumentaron un 30% durante 2009, hasta sumar 80 casos. En opinión del viceconsejero de Justicia, José Manuel Fínez, se trata de un tema que preocupa especialmente al Gobierno vasco y también a los jueces y fiscales por la evolución de esos delitos, que no han dejado de incrementarse en Euskadi desde 2004, cuando se contabilizaron 31 adolescentes condenados por violencia en el seno de la familia. A su modo de ver, el fenómeno está ligado a la existencia de “un déficit de valores en la sociedad”. (Ver vídeo al final del texto)

Un estudio del Departamento de Justicia -realizado a partir de las agresiones juzgadas en Euskadi entre 1999 y 2006-, reveló que en muchas ocasiones los menores que acaban ante el fiscal suelen ser muchachos que han presenciado actos violentos o que los han sufrido en su propia carne. También es muy común que vivan con un padre o una madre divorciados. Por regla general, suele tratarse de los hermanos o hermanas mayores, que han desbordado la autoridad del progenitor y que se han hecho con el control absoluto de la casa. Los padres, por norma general, les han sometido ha tratamiento psicológico, pero no han tenido ningún éxito.

Análisis: “Educación y violencia”. Raúl González Zorrilla

2 comentarios:

  1. cria cuervos.... siembra vientos

    ResponderEliminar
  2. El actual nihilismo escondido en los valores científicos es lamentable. Se vive para consumir y la sociedad, los más jóvenes sobre todo se han refugiado en el alcohol y las drogas.

    No se puede generalizar, pero con una educación a la baja, con la familia repudiada por el poder como célula social, y con una falta de valores pavorosa, la cosa pinta muy mal.

    Tengo un amigo que trabaja con gente muy joven y dice que "socorro". Fumetas, borrachos, broncas..hasta algún racista.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...