Los socialistas lideran la manifestación independentista en defensa del Estatut e insultan al marco democrático que les mantiene en el poder

Editorial Euskadi Información Global



EIG. Bilbao. Raúl González Zorrilla. De la España montaraz, irracional y guerracivilista que nació en el siglo XIX quedan tres restos paleontológicos en la España actual: la banda terrorista ETA, los nacionalismos periféricos y el izquierdismo deformado y fanatizado del PSOE. Estas excrecencias de la historia, hoy más vivas que nunca gracias al Gobierno éticamente devastado, ideológicamente fanatizado y políticamente sectario de José Luis Rodríguez Zapatero, son las que se han reunido esta tarde en Barcelona para alumbrar un gran aquelarre independentista, antidemocrático, antiliberal y pendenciero que sitúa a este país, una vez más, al borde del colapso.

Un gobierno como el actual, manejado por iluminados ignorantes que apoyan, alimentan, impulsan y cobijan a los Montillas más descerebrados de cada región, es un grave peligro para nuestro sistema de libertades, pero es también, sobre todo, una cuña permanente clavada en nuestro sistema institucional. Hace unos años, el Ejecutivo socialista puso el ordenamiento democrático español al borde la quiebra al negociar políticamente con la banda terrorista ETA; durante los últimos tiempos, el Presidente y sus secuaces, utilizando a su gusto todos los resortes del Estado, han intentado aniquilar cualquier atisbo de oposición política para imponer su pensamiento único totalitario; y ahora, para finalizar su andadura presidencial, el PSOE se une a los partidos independentistas más montaraces, reaccionarios, sátrapas y populistas de Europa para poner en cuestión una sentencia del Tribunal Constitucional o, lo que es lo mismo, para protestar por lo que dice nuestra Constitución.

Ya lo hemos dicho aquí en más de una ocasión: el nuevo Estatuto de Cataluña y sus vicisitudes no interesa a casi nadie. Y mucho menos a la gran mayoría de los ciudadanos catalanes. El Estatuto de Cataluña, así como la posible independencia política de esta región, solamente preocupa a una élites locales acostumbradas a manejar poder político, torrentes de recursos económicos, influencia social y dádivas culturales manipulando mitos identitarios falaces e imponiendo idiomas folclóricos y minoritarios que se utilizan como criba para establecer feroces barreras discriminatorias.

Frente a tanto facineroso empeñado en jugar con las patrias, frente a la vergüenza de quienes insultan a las instituciones colectivas mientras se aprovechan de ellas y frente a tanto provinciano aprendiz de fascista empeñado en derrumbar el sistema de libertades del que disfrutan impunemente, solamente hay una respuesta: confianza ciega y apoyo sin fisuras a la Constitución y la democracia españolas.

Artículo complementario: "España, en los límites de la democracia"

3 comentarios:

  1. Menudos fascistas peperos estais hechos. Dejen que el pueblo decida su identidad. Visca Catalunya lliure!!!

    ResponderEliminar
  2. A Anónimo: ¿Que lleváis haciendo desde hace más de treinta años, más que decidir vuestra identidad?. Aquí el único fascista eres tú, so gilipollas.

    ResponderEliminar
  3. Som una nacio da imbeciles

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...