Ningún espacio público del País Vasco acogerá pantallas gigantes de televisión para ver el partido de la selección española


EIG. Redacción. San Sebastián. Los partidos jugados por la selección española han sido lo más visto por los vascos en televisión durante las últimas semanas, con cuotas de “share” que alcanzan el 70%; las ventas de camisetas y material deportivo de “la Roja” se han disparado en los grandes centros comerciales de San Sebastián, Bilbao y Vitoria, hasta el punto de que en muchos lugares es prácticamente imposible comprar, por estar agotado, un equipaje deportivo cuyo precio llega a superar los 70 euros; y las calles de las principales ciudades de Euskadi, a la hora de los encuentros del equipo nacional, aparecen desiertas, como bien saben los dueños de muchos comercios. A pesar de esto, ningún espacio público del País Vasco acogerá esta noche pantallas gigantes de televisión para poder ver en la calle, como ocurre en otros muchos lugares del país, el partido que enfrentará a España y Alemania en la semifinal del Campeonato del Mundo.

Los responsables políticos de las principales localidades vascas saben que este es un tema tabú en Euskadi donde, en ciertos sectores, pronunciar el nombre de “España” provoca auténticos sobresaltos y, por ello, se intenta pasar el tema de soslayo, confiando en que no haya ninguna petición privada para este fin. De hecho, el PP vasco sí que ha solicitado a los ayuntamientos de Getxo y Baracaldo, liderados por el PNV y el PSE, respectivamente, la colocación de proyectores gigantes para esta noche, pero ambos consistorios han dado la callada por respuesta. En el fondo, lo que hay en las instituciones públicas vascas es un auténtico rechazo o pavor (aborrecimiento en el caso de los gobiernos nacionalistas y miedo en lo que respecta a las instituciones gobernadas por los socialistas) a todos aquellos acontecimientos que “hacen España”.

No se puede olvidar que una nación se cimienta sobre una historia común, sobre unas instituciones compartidas, sobre unas normas universalmente aceptadas, sobre un idioma que une, sobre un marco estable de convivencia y, especialmente, sobre un conjunto grande o pequeño de ciudadanos que se identifican con un proyecto político, social y cultural que sienten como propio. La práctica cotidiana también nos demuestra, una vez tras otra, que un país se construye, se vincula, se cohesiona, se abraza, se solidifica y se hace mayor a golpe de grandes gestas, de acciones un poco épicas, generalmente deportivas, que, de vez en cuando, nos hacen a todos un poco más grandes y, quizás, un poco mejores. Los nacionalistas vascos lo saben. Y, por ello, y a pesar de que vean el partido España-Alemania en el batzoki, se cuidarán muy mucho de no convertir en algo público lo que puede terminar siendo una gran fiesta de exaltación del espíritu nacional español, algo de lo que, por cierto, carece dramáticamente este país desde que José Luis Rodríguez Zapatero llegó a la Moncloa.

Listado de pantallas gigantes en España para ver el partido de la selección

3 comentarios:

  1. Se jodan los nacionalistas; ayer se oyeron por toda vitoria los gritos de entusiamo, los "uy", el gol, los cohetes, coches tocando el claxon. Euforia en estado puro. Eso es sentimiento, sin control politico-batasunil.

    Repito y perdón por lo soez de la expresión; se jodan, los nacionalistas y los socialistas cobardones que tanto apoyan los criterios de silencio nacionalistas.

    ResponderEliminar
  2. VIVA ESPAÑA,TOOODA Y SUS PROVINCIAS COMO EUSKADI.

    ResponderEliminar
  3. GORA EUSKAL HERRIA ASKATUTA!3 de agosto de 2010, 13:44

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...