Vítores a la Guardia Civil en San Sebastián para celebrar el campeonato del mundo obtenido por la selección española


EIG. Redacción. Bilbao. Lenta pero inexorablemente, la sociedad vasca se está sacudiendo el yugo de la presión nacionalista y de la amenaza terrorista para dejar salir a la ciudadanía real, plural e ideológicamente diversa que conforma y enriquece las plazas de Euskadi. Poco a poco, y gracias al impulso que tímidamente llega desde el Gobierno de Vitoria, el mundo constitucionalista vasco va tejiendo pioneros escenarios de confianza, redes de complicidades y foros de encuentro, y, mientras tanto, también van surgiendo grandes acontecimientos capaces de hacer explotar sentimientos no nacionalistas agazapados, por miedo, durante décadas. El pasado domingo, la selección española de fútbol regaló uno de esos momentos especiales que muchos hombres y mujeres de esta tierra quisieron celebrar como más les apetecía: haciendo ondear la bandera nacional en las calles de su ciudad. En San Sebastián, además, la enseña rojigualda se exhibió, alegre y agradecida, al paso de la Guardia Civil por la calle San Martín de la capital guipuzcoana. También hubo cánticos al paso de las fuerzas de seguridad: "Yo soy español, español..."




No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...