José Luis Rodríguez Zapatero denigra a Patxi López por su pacto con el PP y deja el futuro político del País Vasco en manos del PNV

Opinión

Euskadi Información Global. Raúl González Zorrilla. San Sebastián. Felices. Así estaban ayer los representantes del PNV tras alcanzar un acuerdo con José Luis Rodríguez Zapatero por el que el Gobierno central traspasa a Euskadi las políticas activas de empleo, una competencia que, en su totalidad, está valorada en casi 500 millones de euros, y que al concederse al País Vasco abrirá la espita para ser reclamada por otras comunidades. Esta es la cantidad que el presidente del Gobierno ha pagado al PNV para poder aprobar los Presupuestos de 2011, los más importantes de los últimos años, y para poder mantenerse en el poder un año y medio más. Pero si esta sumisión de José Luis Rodríguez Zapatero al nacionalismo vasco más reaccionario ya es de por sí grave en lo que respecta a sus contenidos, no es menos preocupante en lo que hace referencia a sus formas: la firma del acuerdo entre el Gobierno central y el PNV se hizo prácticamente el mismo día en el que Patxi López comparecía en su primer pleno de política general, dejando al lehendakari en una situación ostentosamente contradictoria.

Pero los dirigentes del PNV también pueden estar satisfechos porque, desde ayer, Patxi López es un político que ya está amortizado para los socialistas de Ferraz. Éstos, según todos los indicios, han mandado un mensaje claro a Iñigo Urkullu: la colaboración entre el PSOE y el PNV seguirá avanzando en el futuro. Y, en este marco, cuando José Luis Rodríguez Zapatero hace referencia a incrementar las líneas de cooperación entre el PSOE y el PNV, está haciendo algo más que una frase hecha. Por lo que respecta al País Vasco, el núcleo duro del Gobierno, con el Presidente al frente, sabe que las próximas convocatorias electorales (2011, municipales; 2012, generales; 2013, autónomicas en Euskadi) estarán marcadas por un posible fin de la violencia etarra.

En este escenario de cese de la actividad terrorista, el PNV intentará mantener su posición de liderazgo en Euskadi ante dos claros contrincantes: por un lado, frente al dúo PSE-PP, que actualmente mantiene a Patxi López en el Gobierno vasco y, por otra parte, frente a una posible alianza independentista, a la que el partido de Urkullu no estaría invitado, y que estaría formada por Aralar, EA y la formación que surgiera, tras el cese de la violencia terrorista, de los restos de la ilegalizada Batasuna.

En este estado de cosas, el PNV podría muy bien necesitar de los apoyos de los socialistas para regresar a Ajuria Enea en 2013. Y la colaboración de la que habla José Luis Rodríguez Zapatero sería muy útil llegado ese momento, sobre todo porque es un secreto a voces que el PSOE no tendría demasiados escrúpulos para entregar la cabeza de Patxi López, teniendo en cuenta de que ni a José Luis Rodríguez Zapatero, ni a muchos otros dirigentes de este partido, les ha gustado nunca el pacto que el PSE mantiene en Euskadi con el PP de Antonio Basagoiti y que apuntala al actual lehendakari en Ajuria Enea. Tanto es así que, según apuntan algunas informaciones, aunque éstas no las hemos podido contrastar, José Luis Rodríguez Zapatero habría prometido ya a Iñigo Urkullu que, pase lo que pase en las elecciones municipales y forales que se celebrarán el próximo 29 de mayo, el pacto PSE-PP no volverá a repetirse, respetándose en cualquier caso las listas más votadas.

De hecho, el presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortuzar, ha mostrado su deseo de que José Luis Rodríguez Zapatero "ayude a que surja un nuevo tiempo" en Euskadi, sin ETA y con "la izquierda abertzale legalizada en el ámbito político.". Ortuzar ha revelado que esta es una de las propuestas que Iñigo Urkullu le puso encima de la mesa a Zapatero en el marco de la reunión que ambos celebraron para cerrar el traspaso de las políticas activas de empleo al País Vasco.

Para Ortuzar ha de abrirse "un nuevo tiempo político" en Euskadi sobre el que van a seguir hablando "sin ambages" con José Luis Rodríguez Zapatero: "Hay que dotar a Euskadi de estabilidad", en opinión del líder nacionalista, "hay que difuminar la anormalidad (que existe en el país), hay que ir volviendo a la normalidad política y el papel del PSOE y del presidente Zapatero tiene que ser relevante en ese proceso".

A buen entendedor, pocas palabras bastan.

1 comentario:

  1. A Patxi López,con tal de ser lehendakari,ya le pueden dar de comer pienso.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...