"No podemos permitir que nos roben la memoria y que no se nombre a los asesinados; no podemos tolerar que se juegue con nuestro sufrimiento y se manipule la historia para tratar de conseguir objetivos políticos a costa de tanta sangre injustamente derramada"

Autor: Cristian Matías Albizu
(Nieto de Manuel Albizu Idiáquez, asesinado por la banda terrorista ETA el 13 de Marzo de 1976)
Zumaia
La "Damnatio Memoriae" era una práctica de la antigua Roma que consistía en condenar el recuerdo de un enemigo del Estado, una vez hubiese fallecido, se procedía a eliminar todo cuanto recordara al condenado, inscripciones, imágenes, monumentos…
Está práctica a la que someten a las víctimas del terrorismo algunos ayuntamientos vascos, sigue vigente hoy en día y lo pudimos comprobar el pasado 23 de Julio en Zumaya (Guipúzcoa). Desde entonces, una placa con el lema “In memoriam” y un logotipo turístico utilizado por el ayuntamiento es lo único con lo que se pretende homenajear a las cinco víctimas del terrorismo del municipio.
Mi abuelo, Manuel Albizu Idiáquez, es una de ellas y la primera de todas. Eran las diez de la noche del 13 de Marzo de 1976 cuando se encontraba en el interior de su taxi y un terrorista de ETA requirió sus servicios, una vez transcurridos unos kilómetros fue conducido a un desvío entre las localidades de Zumaya y Guetaria y allí, todavía en el interior del vehículo, por la espalda, sin oportunidad de defenderse, el terrorista vació el cargador de su pistola sobre su cabeza, asesinándolo cobardemente.
Manuel Albizu era un hombre conocido en Zumaya, taxista de profesión, había ejercido también como policía municipal durante una época, hermano del conocido levantador de piedras “Soarte”, su único “delito” fue mantener una relación cordial de amistad con algunos guardias civiles que vivían en la casa cuartel que se encontraba cerca de su vivienda. Está relación le llevó a "ganarse" una fama de confidente policial que enseguida comenzó a extenderse por el pueblo.
Treinta y cuatro años después, ignoramos quienes son todos sus asesinos, desconocemos si existe alguna sentencia o si hubo detenciones, tan solo pasaron unos meses para que las Cortes Generales aprobaran la ley de Amnistía de 1977, pusieran “el contador a cero”, su asesinato quedara impune y los asesinos libres de cualquier cargo. Esta ley que hoy muchos valoran como positiva y un paso necesario para consolidar la democracia en nuestro país es la que sirvió para que el asesinato de mi abuelo y otros muchos resultaran totalmente gratis y permitió a muchos terroristas salir de la cárcel para volver a matar.
Los familiares de Manuel Albizu, seguimos viviendo en Zumaya, hemos tenido que soportar y en ocasiones seguimos soportando muchas miradas y comentarios, pero lo que no esperábamos era que después de tanto tiempo el actual alcalde de Zumaya telefoneara a casa para comunicarnos con tan solo una semana de antelación de la intención de homenajear a las víctimas del municipio.
Iñaki Aguirrezabalaga (Eusko Alkartasuna) sin entrar en detalles, sin ninguna reunión previa, sin tener en cuenta la opinión de los familiares, pretendía contar con nuestra asistencia para la colocación en un paseo de una placa en homenaje a las víctimas del terrorismo. Tras conseguir que al Alcalde accediera a recibirnos y sin lograr que en la placa apareciera algo tan elemental como una alusión a las víctimas del terrorismo, decidimos no participar, desmarcarnos totalmente del presunto homenaje y hacerlo público a través de un comunicado a los medios.
Se aplicaba de esta manera la "Damnatio Memoriae", un homenaje hipócrita y ofensivo, que llegaba tarde y que se realizó a contrarreloj, el Alcalde no quería reconocer que se trataba de víctimas del terrorismo, no quería reflejar nombres, ni el motivo o los causantes de su asesinato. No es el momento, Iñaki Aguirrezabalaga es Alcalde de Zumaya gracias a los votos de ANV (candidatura que no fue ilegalizada en esta localidad) y con los cuales gobierna en coalición con Izquierda Unida y Aralar.
Una vez finalizado el acto y delante de la recién colocada placa, lejos de cualquier autocrítica y sin ningún tipo de reflexión, se dirigió a los medios allí presentes para acusar a mi familia de haber montado un espectáculo por hacer públicas en los medios nuestras justas y legítimas reclamaciones, y es que este individuo pretendía realizar un homenaje express y de tapadillo, sin apenas repercusión, descubriendo una placa de dimensiones ridículas, tratando de limpiar de este modo las conciencias de quienes durante 34 años jamás han hecho absolutamente nada por la memoria de las víctimas del terrorismo.
No hay que olvidar que en estos momentos Eusko Alkartasuna, de la cual Iñaki Aguirrezabalaga es presidente por Guipúzcoa, está ultimando acuerdos con Aralar y Batasuna para concurrir coaligados a las elecciones municipales y forales del próximo mayo bajo la marca “Euskal Herria bai”, camuflando al brazo político de ETA e intentando una vez mas eludir la Ley de partidos.
Este homenaje, que cuenta con el apoyo de la Dirección de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno Vasco es el último hasta el momento de una serie de reconocimientos que se han llevado a cabo en distintos municipios del País Vasco, ignoro los detalles de los mismos pero si me gustaría aprovechar esta ocasión para alertar a los familiares de las víctimas a que conozcan bien los detalles de estos “homenajes”, no podemos permitir que nos roben la memoria, que no se nombren a los asesinados, no podemos tolerar que se juegue con nuestro sufrimiento y se manipule la historia para tratar de conseguir objetivos políticos a costa de tanta sangre injustamente derramada.
Ahora, tras el recién declarado alto al fuego por parte de ETA, es cuando debemos actuar con más contundencia, porque solo podremos derrotarla desde la unidad, que si a nosotros nos fortalece a ellos les debilita, no hay que caer en errores pasados y en esa trampa que pretenden llamar negociación, ahora es cuando debemos de conseguir que ETA y Batasuna pierdan toda esperanza de conseguir sus objetivos políticos, empleando la ley de partidos y con todos los instrumentos judiciales y policiales, en definitiva, hacerles sentir que ahora más que nunca vamos a por ellos.

1 comentario:

  1. Decía el lehendakari Patxi López hace unos días que si olvidamos los asesinatos, los asesinos dejarían de serlo; que si borramos de nuestras memorias los asesinatos, el chantaje, el terror y el miedo padecido, parecería que nada de todo ello hubiera existido. Evidentemente, esto también se ha de tener en cuenta con relación al GAL y al Batallón Vasco Español, para evitar que las atrocidades cometidas, se vuelvan a dar. Sin embargo ahora sucede que así como el GAL y el BVE pasaron, sin que por ello no haya que pedir cuentas, incomprensiblemente el terrorismo y las amenazas de ETA siguen patentes. Siguen patentes pero se evidencia que el rechazo social y la instauración del Día de la Memoria, como expresión de unidad de las instituciones y de la mayor parte de las formaciones políticas vascas en reconocimiento y apoyo a todas las víctimas del terrorismo se incrementa y pone nervioso a los etarras, a cómplices y a quienes les comprenden y apoyan. Están nerviosos porque ven que sus intentos por pasar página, por justificar la guerra sucia y las décadas de terror; porque se ha evidenciado que el “conflicto” sólo es de ellos o su producto, porque los opresores no pueden pasar por oprimidos, los ofensores por ofendidos y porque no nos olvidamos y estamos con los amenazados, asesinados y con las víctimas. Nerviosos y acorralados porque el Estado de Derecho les está poniendo en su sitio; porque la inmensa mayoría de la sociedad les rechaza, porque dicen una cosa y hacen otra. Nerviosos porque se verifica que siguen donde estaban, sin condenar la violencia, alejándose de los actos de reconocimiento y apoyo a “todas las víctimas sin excepción” y convocando el homenaje a “otras víctimas” como S. Brouard y Muguruza, acompañados por quienes miran a las elecciones, carentes de coherencia, coraje y dignidad.
    Por contra, se siente cierta tranquilidad porque el panorama se va aclarando y crece la esperanza y la satisfacción por la instauración del Día de la Memoria, por el rechazo a la violencia, por el reconocimiento, recuerdo y el apoyo creciente a las víctimas y por el compromiso ciudadano en la consecución de la convivencia y de la libertad.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...