El reconocimiento a las "víctimas de los abusos policiales" no debe cuestionar la democracia española y no debe tolerar que se transmita la idea de que en los años ochenta hubo una "impunidad generaliza" ante determinados comportamientos

Escena de los años setenta, en el País Vasco
Euskadi Información Global. Redacción. Vitoria.   Durante las últimas décadas, en el País Vasco se han producido diversas víctimas como consecuencia de actos delictivos que vulneran los derechos humanos. En este sentido, el informe sobre el reconocimiento a estas víctimas recientemente consensuado por el Gobierno vasco debe constituirse como un primer paso de consenso para poner en marcha un homenaje, un apoyo y un gesto de comprensión a todas esas personas que perdieron la vida o fueron malheridas, y a sus familiares, pero no debe suponer, bajo ninguna circunstancia, un cuestionamiento global del sistema democrático español ni debe convertirse en un demagógico ataque el Estado de derecho.
El hecho de que existan víctimas diferentes a las víctimas de la banda terrorista ETA no implica de ningún modo la aceptación de esa obscenidad ética y de esa barbaridad política que desde ámbitos nacionalistas cacarea incansablemente que en Euskadi existe una guerra entre “dos violencias”, y que ambas son igualmente deleznables. Lo único que hay en el País Vasco es una banda terrorista (ETA), aún en activo, que ha provocado casi un millar de víctimas, que ha sido la responsable de algunos de los crímenes más horrendos que se han producido en Europa a lo largo de los últimos años y que todavía desea conseguir un premio político por dejar de matar. Ciertamente, en Euskadi, y como una consecuencia colateral del clima social aberrante y extremo causado por la barbarie etarra, y especialmente en la década de los años ochenta del pasado siglo, se produjeron otras vulneraciones de derechos humanos que hoy deben ser sin duda reconocidas y reparadas. Pero dicho esto, y como muy bien ha señalado Gorka Maneiro, portavoz de UPyD en el Parlamento vasco (a pesar de que los nacionalistas vascos quisieron segar su derecho a opinar sobre este tema), es necesario rechazar la idea de que “haya habido impunidad generalizada durante los primeros años de los años ochenta".

Documento íntegro: Informe víctimas de vulneraciones de derechos humanos y sufrimientos injustos producidos en un contexto de violencia de motivación política

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...