Las presiones del PNV llevan a la presidencia de los empresarios vascos a Nuria López de Guereñu, ex consejera de Juan José Ibarretxe y sin ninguna experiencia en la dirección de empresas

Nuria López de Guereñu
Euskadi Información Global. Redacción. Vitoria.  Tras la llegada de Patxi López a Ajuria Enea, el PNV trazó un plan para aislar al Ejecutivo socialista mediante un cinturón de instituciones controladas por el partido liderado por Iñigo Urkullu. Utilizando las diputaciones forales como punta de lanza, especialmente las de Guipúzcoa y Vizcaya, lideradas por Markel Olano y José Luis Bilbao, respectivamente, el mismo PNV que muestra su cara más integradora en Madrid se convierte en Euskadi, de este modo, en un poder fáctico empeñado en gobernar desde la oposición.
En este marco, los nacionalistas vascos, por ejemplo, han pergeñado en Guipúzcoa un lobby económico-financiero como “Gipuzkoa Aurrera”, que quiere aparecer como tractor del crecimiento pero que es, en realidad, un instrumento de control nacionalista del funcionamiento económico del territorio.
El pasado mes de agosto nació la nueva Tecnalia, una macroempresa surgida de sumar ocho centros tecnológicos de la comunidad vasca y que alumbró la primera corporación privada de España y la quinta de Europa, con 1.450 investigadores cualificados y 125 millones de euros de facturación. A pesar de que la llegada de los socialistas a Vitoria suavizó el marcado perfil nacionalista de la organización, la mayor parte del organigrama de la nueva entidad está formado por personas ligadas directa o indirectamente al mundo nacionalista vasco.
Con las Cámaras de Comercio vascas lideradas por personas afines al partido, con la Universidad del País Vasco dirigida por un rectorado que cuenta con la total confianza de los más variados sectores nacionalistas, con EITB (la radio-televisión pública) convertida en un auténtico ariete secesionista contra el Gobierno de Patxi López y con las Cajas de Gipuzkoa y Vizcaya controladas por presidencias afines, al PNV le faltaba por dar un claro golpe de mando en los órganos de representación del empresariado vasco. 
La ocasión propicia le ha llegado al partido de Iñigo Urkullu con el obligado relevo de José Guillermo Zubía, hasta ahora presidente de Confebask (la patronal de los empresas vascos) y próximo a jubilarse.  Para su sustitución, los empresarios vascos han rechazado la posibilidad de utilizar a un “hombre de la casa” como Jon Bilbao, director de Relaciones Laborales de la entidad, y han apostado sorpresivamente por Nuria López de Guereñu, ex consejera de Transportes de Juan José Ibarretxe hasta el final del mandato de éste en 2009. El nombramiento de Nuria López de Guereñu, impulsado por Adegi y Cebek, las patronales de Guipúzcoa y Vizcaya, respectivamente, se gestó en los pasillos de la sede del PNV, donde destacadas personalidades afines a Juan José Ibarretxe buscaban una salida digna a Guereñu, actualmente carente de una clara actividad profesional. Lo auténticamente llamativo es que Nuria López de Guereñu, que sí cuenta con una amplia trayectoria en la gestión de instituciones y organismos públicos, carece  totalmente de xperiencia en la creación, organización y dirección de empresas privadas. 
Nacida en Eibar en 1969, Guereñu es licenciada en Ingeniería Superior de Telecomunicaciones y, más allá de sus responsabilidades institucionales, ha trabajado en Tekniker, en el departamento de Informática de Osakidetza y en Vicomtech. También está afiliada al PNV, cosa que no ha gustado en absoluto a la patronal alavesa SEA, la menos nacionalista de las tres patronales territoriales que forman Confebask, y que está convencida de que en su elección han primado los criterios políticos antes que los profesionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...