De la gran noticia que no fue, de la exclusiva que no llegó y de unos lectores preocupados por cómo elaboramos los artículos de Euskadi Información Global

Una noticia sorprendente
Euskadi Información Global. Raúl González Zorrilla. San Sebastián. El pasado lunes 27 de diciembre, publicamos en Euskadi Información Global una gran noticia que al final no fue, nos apuntamos una exclusiva que nunca llegó y dejamos a unos cuantos lectores fieles con la sensación de que en esta web jugamos con las informaciones a nuestro antojo y de que apenas reflexionamos sobre los datos y las opiniones que diariamente ofrecemos.
De hecho, durante las últimas horas hemos recibido varios mensajes privados, algunos indignados, otros tristes y otros preocupados, que nos interrogan sobre cómo pudimos lanzar a los cuatro vientos el anuncio de que ETA tenía pensado emitir un comunicado de “cese permanente y verificable de la violencia” el pasado 31 de diciembre, “haciendo de futurólogos”, “demostrando escasa o ninguna profesionalidad” y “jugando con un tema tan serio con el del final del terrorismo”, en palabras de algunos de nuestros corresponsales más molestos.
Ciertamente, y en esto no tenemos ninguna excusa, al anunciar con la rotundidad con que lo hicimos aquel posible gesto de la banda terrorista, estábamos poniéndonos en una situación extrema en la que lo más fácil iba a ser equivocarse rotundamente. Y eso fue lo que ocurrió. Que nuestra previsión no se cumplió, que nuestro pronóstico resultó ser desatinado y que, como consecuencia de ello, muchas personas que prácticamente desde el nacimiento de Euskadi Información Global nos han dado su confianza, se sintieron lastimadas. Como responsable directo de la noticia, pido a todos los lectores mis más sinceras disculpas y les aseguro que, en lo que esté en nuestra mano, algo parecido no volverá a ocurrir.
Dicho esto, quiero contarles aquí cómo elaboramos la noticia en cuestión.
El pasado 26 de diciembre, a primeras horas de la noche, recibí una llamada de una persona que conoce excepcionalmente bien las informaciones, los datos y las referencias más destacadas que se mueven dentro de determinados ámbitos del mundo nacionalista vasco. “Todo está cerrado”, me dijo mi interlocutor, y me explicó que numerosas personalidades de la ahora autodenominada “izquierda abertzale”, incluido Arnaldo Otegi, tenían la certeza de que la banda terrorista ETA emitiría su comunicado de “cese permanente y verificable de la violencia” el último fin de semana del año, “probablemente el día 31", para que lo recogieran los medios audiovisuales y los medios digitales ese mismo día, y con el fin de que los periódicos en papel lanzaran sus primeros ejemplares de 2011 con la noticia.
Dada la absoluta fiabilidad de la fuente, al día siguiente, 27 de diciembre, desde Euskadi Información Global contactamos con analistas de las fuerzas de seguridad del Estado, con personas de diferentes partidos políticos e, incluso, con representantes de algunos movimientos sociales que nos aseguraron que ellos manejaban datos muy similares, en el sentido de que la banda terrorista ETA había decidido, “por razones exclusivamente estratégicas”, anunciar un cese de su actividad terrorista. Ciertamente, y este fue nuestro primer error, aunque todas las personas con las que hablamos nos confirmaron, a grandes rasgos, la información, nadie nos confirmó que el anuncio fuera a suceder, concretamente, el día 31, tal y como al final no sucedió.
Nuestro segundo error, y este más importante que el anterior, fue que no nos limitamos a escribir lo que sabíamos con toda certeza sino que, además, y siguiendo exclusivamente a una fuente, muy fiable, pero única, echamos adelante haciendo de profetas y dando una fecha concreta para  un comunicado etarra que nunca habría de llegar.
Nuestro tercer error en esta cuestión fue que, además, nos empeñamos en la noticia y, para ello,  en vez de ser sutiles y discretos, dimos a la misma el mayor relieve posible, utilizando insistentemente los canales de Euskadi Información Global en las redes sociales para reiterar un mensaje que, a la postre, habría de resultar fallido.
Desde un punto de vista periodístico, no se puede hacer peor. Así que aprovecho estas líneas para, nuevamente, pedir disculpas a nuestros lectores por confundir los indicios de una noticia con la noticia misma, por no comprobar las informaciones con la profundidad que todas ellas requieren y, en fin, por querer adaptar la realidad a los deseos periodísticos, cuando todo el mundo sabe que los periodistas solamente debemos describir lo que sucede a nuestro alrededor, y nunca ejercer de adivinos.

2 comentarios:

  1. Os honra pedir disculpas, algo poco habitual últimamente en el mundo del periodismo.

    ResponderEliminar
  2. Que un medio de comunicación se equivoque y lo reconozca es la auténtica exclusiva. Yo jamás había visto tal cosa en una casta periodística cada vez más patética, ruin y arrastrada. Enhorabuena

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...