El comunicado de ETA, que busca un punto medio de acuerdo entre los miembros más posibilistas y los más irreductibles de la organización criminal, siembra el escepticismo y la indignación entre los ciudadanos vascos

Euskadi Información Global. Raúl González Zorrilla. Vitoria. El comunicado de la banda terrorista ETA en el que la organización criminal anuncia un cese de la violencia "permanente, general y verificable" se acordó el pasado mes de noviembre y para su redacción final los asesinos hubieron de hallar un punto medio de acuerdo entre los miembros más posibilistas y los más irreductibles de la organización criminal
Por un lado, demasiados etarras abogan todavía por continuar con la comisión de atentados hasta “doblegar al Estado” y consideran incomprensible, aunque sea por razones puramente estratégicas, el cambio de actitud que observan en la autodenominada “izquierda abertzale”. En este sentido, y antes de hacer público su nuevo mensaje, los líderes de la banda terrorista más proclives a cambiar el rumbo asesino de ETA, en contacto con los líderes de la ilegal Batasuna y con el conocimiento de Eusko Alkartasuna, han consensuado un discurso común que evite las disensiones y que bloqueé el posible surgimiento de nuevos grupúsculos violentos que pueda dinamitar el “proceso”, tal y como ocurrió en Irlanda con la aparición del “IRA auténtico”. Este punto medio, que es el que ha hecho que el comunicado de los asesinos sea poco más que papel mojado, trataba, además, de superar otro impedimento que se encontraba en las cárceles. En éstas, el EPPK, el colectivo que agrupa a los presos de la organización, se encuentra oficiosamente quebrado ante los desencuentros existentes entre los más de dos centenares de reclusos partidarios de sumarse a las tesis posibilistas de Arnaldo Otegi y entre los reos etarras más fanatizados, auténticos psicópatas como Francisco Javier García Gaztelu, “Txapote”, asesino de Miguel Ángel Blanco y uno de los terroristas más sanguinarios, que se ha convertido en la cara más visible entre los presidiarios de ETA opuestos a cualquier avance hacia un final unilateral de la violencia.
Curiosamente, y según ha podido saber Euskadi Información Global, las diferentes comunidades de miembros de ETA en el exilio, especialmente en Venezuela, han empujado para que este comunicado se hiciera público con el fin de que se diera algo de apoyo al nuevo rumbo marcado por la autodenominada “izquierda abertzale”.
De cualquier forma, y para todos,  lo importante de este comunicado de la banda terrorista ETA es lo que en él no se dice. Y en este texto infame, prepotente, vacío y psicótico, lo que falta es el convencimiento por parte de los cabecillas de la organización criminal de lo brutal de sus acciones y de la inutilidad de la violencia. El tenue viraje de los asesinos, lleno de basura lingüística que ya no engaña ni a los propios, es, únicamente, un cambio de dirección estratégico que puede ser o no indefinido y que permanentemente va a estar sometido a los resultados políticos, "en cuanto a territorialidad y autodeterminación", que se obtengan con la nueva vía abierta. No hay autocrítica, no hay remordimiento, no hay reconocimiento del daño causado y mucho menos se  esboza una petición de perdón a las víctimas. Únicamente se trata de una respuesta táctica a la presión policial, a la eficacia judicial, a la ilegalización política y al desafecto social que los asesinos sienten llegar, incluso, desde sus allegados ideológicos. 
Esto nada tiene que ver con lo que esperaba el Gobierno a través de los contactos constantes que mantiene con ETA a través de Jesús Eguiguren; esto tampoco es lo que esperaba la autodenominada “izquierda abertzale”, que continúa teniendo muy complicada su participación en las próximas elecciones del 22 de mayo; esto no es, ni de lejos, lo que buscaba Eusko Alkartasuna, que ha dejado el escaso prestigio político que le quedaba en manos de los asesinos y éstos le han respondido con una burda traición; y, por supuesto, esto no es lo que esperaban la sociedad vasca y española, hartas a más no poder de que apenas un centenar de psicópatas, los voceros de éstos y un puñado de independentistas con pretensiones, tengan secuestrado el futuro, el bienestar y el progreso de todos.
Solamente hay una respuesta eficaz a esta pandilla de botarates mimados y encapuchados: que las fuerzas de seguridad les detengan cuanto antes. (Ver vídeo a continuación)

El "alto el fuego de ETA", paso a paso. Así se ha labrado el proceso

Información complementaria: "Comunicado íntegro de la banda terrorista ETA"

Información complementaria: Las víctimas del terrorismo responden a los asesinos

1 comentario:

  1. La cosa está muy clara: nueva tregua falsa para reorganizarse, y pacto con zapatero para ver si pueden alargarlas hasta las elecciones de mayo. A cambio, acercamiento de presos y posibilidad de legalizar batasuna, caso de que la sociedad trague este cuento.

    La sociedad, no ha tragado, ni de palo.

    No se negocia con violadores, no se negocia con peredastas, así que menos todavía con asesinos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...