El plan trazado por ETA para volver a las instituciones culmina esta semana con la presentación de la nueva "Batasuna"

Análisis
¿La nueva Batasuna?

Euskadi Información Global. Redacción. Vitoria.   El pasado mes de enero de 2010, el juez Baltasar Garzón procesó por un delito de pertenencia a organización terrorista al ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi, el ex secretario general de LAB Rafael Díez Usabiaga (actualmente en libertad) y a otros seis dirigentes de la autodenominada “izquierda abertzale” por impulsar el proyecto político "Bateragune (Todos juntos)", con el que, según el magistrado, pretendían crear "un referente político" que pudiera concurrir a las elecciones municipales y forales de 2011. En su auto de procesamiento, el juez destacaba que los procesados pretendían "crear un bloque para el desarrollo de una estrategia soberanista" que diera forma a la "estrategia político-militar de ETA”, creando un nuevo referente político institucional que sucediera a Batasuna”. Según explica el auto, los indicios acumulados en la investigación apuntaban a que el proyecto, "dirigido por ETA desde el principio hasta el final", desarrollaba "una estrategia de combinación de votos y bombas" que se ponía en marcha al dictado de la "organización" y que incluía la utilización de "parones en la lucha armada".
Durante los doce meses transcurridos desde que Baltasar Garzón dictara ese procesamiento, muchas cosas han sucedido, pero todas ellas han sido fieles al plan trazado por los terroristas: ETA ha declarado su “alto el fuego”, aunque ha obviado calificarlo de “definitivo”; la ilegal Batasuna ha seguido buscando su refundación y, además, los que ahora se autodenominan “izquierda abertzale” han profundizado con Eusko Alkartasuna una alianza “independentista y de izquierdas” que también fue tutelada y aprobado por los asesinos, tal y como reiteradamente hemos denunciado en este diario digital y tal y como el juez Fernando Grande-Marlaska puso de manifiesto en el auto por el que envió a prisión a los últimos seis dirigentes de EKIN (estructura que transmite las órdenes de ETA a la “izquierda abertzale”) detenidos hace algunas semanas.
El último paso de la trama culminará esta semana con la presentación por parte de la autodenominada “izquierda abertzale” de su nuevo partido político, y con la puesta en marcha desde el entorno nacionalista e independentista de numerosas iniciativas para avalar la legalidad de la nueva formación: intervención de los ¿“mediadores”? internacionales, apoyo de “reconocidas” personalidades, manifestaciones y altisonantes declaraciones públicas. Todo con un único fin: que la nueva Batasuna refundada, la misma que presenta a los proetarras de ayer como los hombres de paz del mañana, pueda estar en las elecciones del próximo mes de mayo. Tal y como quería ETA quien, por cierto, aun no ha cumplido la parte del trato que tenía con su brazo político y con quienes desde los socialistas vascos han estado interviniendo en toda esta estrategia: abandonar definitivamente las armas.

Información complementaria: El "alto el fuego" de la banda terrorista ETA, paso a paso: Un proceso irregular pero decidido que ha durado casi un año

3 comentarios:

  1. Los mismos perros, con distintos collares. ¿Alguien se imagina a Tasio Erkicia, entre otros fascistas batasunos, condenando la violencia?. Por favor...

    ResponderEliminar
  2. Es triste apreciar cómo una vez más, los batasunos pretenden tomar el pelo al Gobierno, a los representantes de los partidos políticos y a la inmensa mayoría de la sociedad, presentando su nuevo estatuto “rechazando la futura violencia de ETA”. ¿Qué estatutos puede presentar Batasuna, no son todos uno?. Unos asesinos y otros colaboradores, confirmado por el T. Supremo, el Constitucional y el T. de Estrasburgo. Su obsesión es legalizarse. Si es de hecho, ¿quien se lo impide?. Nadie puede legalizar o ilegalizar si el individuo lo impide. Los ilegalizados lo están por cometer delitos y deben cumplir penas y mediante una cuarentena comportarse democráticamente para poderse legalizar.
    Se aprecia que ETA-Batasuna se quieren legalizar, no de hecho, sino legalmente. Que sus atrocidades, se legalicen; entrar en las instituciones para salvar al pueblo vasco y pelillos a la mar, borrón y cuenta nueva y asesinados a olvidar.
    ETA-Batasuna, no han hecho absolutamente nada para ser legalizados. Sólo han dicho (del dicho al hecho) que en adelante rechazarán la violencia ¿de sus tutores?. Los de la banda no han dado el más ligero paso. Sólo han dicho que de momento perdonan la vida a los enemigos del pueblo vasco y que van a tratar de conseguir sus objetivos democráticamente. Hechos son amores. Evidentemente, algunos están ilegalizados – quien les legalizará – si de hecho ellos no se legalizan – nadie les podrá legalizar.
    La presentación del estatuto de Batasuna, es una nueva mentira, un nuevo engaño, un nuevo circo, circo montado por los batasunos secundado por insignes nacionalistas democráticos. Ver para creer.

    ResponderEliminar
  3. Los batasunos no toman el pelo al Gobierno. Es el Gobierno el que acepta el conchabeo con batasuna-ETA. Es el Faisan, llevado a su última esencia y meta. colaboración con banda armada.

    Esto es así, le pese a quien le pese.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...