“El Correo” ofrece una información manipulada sobre las víctimas vascas del terrorismo días después de que dirigentes de Bildu se reunieran con destacados directivos del Grupo Vocento



Euskadi Información Global. Redacción. Bilbao.  “El Correo”, el principal periódico de Euskadi y el medio estrella del Grupo Vocento, se suma a la perversa carrera que gran parte de la sociedad vasca ha emprendido para deslegitimar el discurso de las víctimas del terrorismo en relación a la legalización de “Bildu” y para resituarse de un modo privilegiado en un nuevo escenario en el que, de repente, lo que es político y socialmente correcto ha cambiado de un modo radical: ahora, lo decente, lo formal y lo sensato es alinearse con las tesis infames marcadas por el nacionalismo intransigente, la falsa progresía y la judicatura obediente y aceptar, con una comprometida sonrisa democrática, que es “positivo” que quienes ayer lideraron el totalitarismo nacionalterrorista sean los mismos que se convertirán mañana en las autoridades de referencia en decenas de ayuntamientos de nuestra comunidad.
Bajo este prisma, desactivar el discurso mayoritario de las víctimas que éstas canalizan a través de las principales asociaciones de afectados por la violencia terrorista que hay en este país, como la AVT, COVITE o Voces contra el Terrorismo, es una urgencia para los oráculos bien pagados y los voceros interesados de los nuevos tiempos. Y, por lo que parece, en “El Correo”, quizás debido a los recientes encuentros que dirigentes de Bildu han mantenido con directivos del Grupo Vocento, se han puesto manos a la obra.
Hace unos días, el periódico bilbaíno publicaba un reportaje inicuo en el que, bajo un titular absolutamente mendaz (“Bildu divide a las víctimas vascas”), se trataba de vender a los cada vez menos lectores de este medio la idea de que entre los afectados por la violencia terrorista existen diversas sensibilidades en lo que respecta a la legalización del proyecto etarra para las elecciones del 22 de mayo.
El discurso absolutamente mayoritario de las víctimas del terrorismo, que incide en afirmar que Bildu es ETA, que insiste en que la vía libre dada a esta coalición éticamente purulenta es fruto de una estrategia labrada por el Gobierno socialista en sus contactos con los terroristas y que pone de relieve que el regreso de los amigos de los asesinos a las instituciones locales es una ataque frontal a la democracia española, se convierte, para “El Correo”, en la existencia de una clara “división de opiniones” entre el colectivo de afectados por la violencia. Y, para ello, para justificar estas pretendidas diferencias a la hora de analizar los acontecimientos, y utilizando las mismas artimañas manipuladoras empleadas con el mismo fin por un panfleto llamado “Público”, el rotativo vizcaíno recoge las palabras de Rosa Rodero y Cristina Sagarzazu, esposas de dos ertzainas asesinados por ETA que se han alineado siempre con las tesis más radicales del nacionalismo vasco y que hace unos meses, por ejemplo, asistieron a un homenaje que la “izquierda abertzale” organizó al miembro de Herri Batasuna Santiago Brouard, asesinado por los GAL el 20 de noviembre de 1984.
El problema no estriba en dar voz a estas dos mujeres que, como cualquier otra víctima, tienen todo el derecho del mundo a expresar sus ideas: la manipulación grosera e insultante llevada a cabo por  "El Correo" se encuentra en que las ideas de estas dos personas afectadas por la violencia se presentan como si éstas tuvieran alguna relevancia dentro del gran colectivo que conforman las víctimas del terrorismo, cuando, en realidad, su discurso apenas es rubricado por nadie más que ellas mismas.
En la sociedad vasca, siempre dispuesta a posicionarse cómodamente en un aberrante punto medio exacto entre las víctimas y sus verdugos, hay un empeño tan claro como avieso por pasar página, por olvidar nuestra más reciente historia, por recibir con vítores a los asesinos descarriados que presuntamente regresan a la civilidad y por reconvertirse con urgencia a unos nuevos tiempos en los que las permanente reclamaciones de memoria, verdad y justicia lideradas por las víctimas del terrorismo se transmutan en peticiones dimisionarias, vacuas y éticamente indecentes que hablan de perdonar a los asesinos, que apelan a “sumar esfuerzos” entre quienes matan y quienes mueren y que exigen “olvidar” a quienes más han padecido la lacra terrorista. Y los medios de comunicación de esta comunidad, encabezados, al parecer, por “El Correo”, se suman, con tanta alegría como desvergüenza, a la catástrofe moral que se está gestando entre el entusiasmo de muchos, la sonrisa cómplice de otros y el orgullo patrio de los asesinos. Que, mientras tanto, siguen vigilando. Al acecho.
Información relacionada
Los grandes medios de comunicación cocinan a su gusto el mensaje de los afectados por el terrorismo y hacen requiebros para dar voz a las víctimas que consideran más afines políticamente

4 comentarios:

  1. Yo hace tiempo que asumí una realidad incontrovertible. Antes, hace ya muchas décadas, los vascos eramos gente cuya palabra iba a misa, que éramos respetados por todos los españoles.

    Ahora somos un pueblo de cobardes y de ratas de cloaca. Sí, generalizar acarrea injusticias, que duda cabe, pero la generalización explica esta absoluta falta de moral, de valores, y de cojones para decir NO a los terroristas.

    Muchos por intereses políticos (primero el nacionalismo, luego el resto..), otros por cobardía (hay que acabar con esto como sea...), los medios por sus intereses con el poder (no existe practicamente la prensa libre en los grandes medios), etc... el caso es que somos un páramo intelectual y un vacío moral.

    Da auténtico asco.

    ResponderEliminar
  2. Lo de El Correo con Bildu es de juzgado de guardia. Y no vamos a hablar de El Diario Vasco. ¿Será porque las Diputaciones, en las que los proetarras de Bildu pueden estar próximamente presentes, son las instituciones que más invierten en publicidad en los periódicos?. Será. Qué poca vergüenza

    ResponderEliminar
  3. ¿y total para qué?. Si los nacionalistas van a seguir despreciando a El Correo cómo un periódico "español".
    Llevo tiempo pensando que El Correo se baja los pantalones ante los nacionalistas. Se ve en la forma de escribir Bizkaia(y no Vizcaya? o Danturtzi(no Santurce). Por no hablar del Qué Diario(propiedad de Vocento).
    Aún así, me parece mucho más plural y variado que El Mundo, Intereconomía, Gara o el Deia.

    Doctora Luisa Delgado

    ResponderEliminar
  4. Doña Luisa: Tenga en cuenta que en este país si eres un medio abiertamente no nacionalista no captas publicidad. Pregunte si no en la redacción de esta misma web

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...