El Gobierno de Patxi López busca manipular la memoria de las víctimas del terrorismo para construir un relato histórico que difumine la responsabilidad de los asesinos etarras y de quienes justifican a los criminales

Memorial a las víctimas del 11S en Nueva York
¿Se imaginan que el gran Memorial de homenaje a las más de 3.000 víctimas de los atentados islamistas del 11 de septiembre de 2001 que se levanta en el Worl Trade Center de Nueva York homenajerara, además de a los hombres y mujeres asesinados en las Torres Gemelas, a, por ejemplo, los damnificados por el racismo en la reciente historia de la ciudad norteamericana, a los afectados por los abusos policiales a lo largo de las últimas décadas, a los neoyorquinos perjudicados por las prácticas mafiosas en los años veinte del pasado siglo o a los miles de hombres y mujeres emocionalmente damnificados por el crimen contra John Lennon?.
Pues bien, algo similar a esto es lo que, al parecer, pretende hacer el Gobierno de Patxi López para recuperar la memoria de lo recientemente padecido en Euskadi, según se desprende de las palabras de Txema Urkijo, el director adjunto a la Dirección de Víctimas del País Vasco, que, una vez más, no ha dudado en minusvalorar el papel referencial de los afectados por la violencia terrorista con el fin de difuminar la inmensa distancia ética que separa a las víctimas de sus verdugos y con el objetivo de transmitir la idea perversa de que en la reciente historia del País Vasco ha existido un conflicto alimentado por múltiples causas.
"La memoria no puede ser exclusiva de los afectados por ETA y debe abarcar todo lo sucedido en este país en los últimos cicuenta años, diferenciando lo que es distinto, pero abarcando todo", ha explica Urkijo, quien, con el grado de ininteligibilidad propio de los que tienen las ideas poco claras o de quienes no tienen nada coherente que decir, ha añadido, además, que "la memoria no puede olvidar nada (...) Memoria es hacer memoria de lo que ha sucedido, que tiene dos aspectos: la violencia y las víctimas. Pero no es exactamente lo mismo".
Estas palabras del adjunto a la Dirección de Víctimas del Terrorismo que dirige Maixabel Lasa se enmarcan dentro del intento impulsado por el Gobierno de Vitoria, con el apoyo y la aquiescencia del PNV, de poner en marcha una iniciativa permanente de reconocimiento histórico a las víctimas del terrorismo que transmita, al mismo tiempo, la idea falsaria defendida por el nacionalismo vasco, y por una parte importante de los socialistas vascos, de que en los “nuevos tiempos políticos” que se viven “no hay ni vencedores ni vencidos” y que es preciso homenajear a las víctimas de “todas las violencias”.
De hecho, esta apuesta por la multiplicidad de la memoria y por la pluralidad de los argumentos a recordar colectivamente, se recoge perfectamente en la propuesta que maneja el PNV para esta cuestión. En este sentido, Iñigo Iturrate, en representación de este partido, ha propuesto crear un Instituto de la Memoria que recoja los diferentes centros y monumentos que se pongan en marcha alrededor de los diferentes grupos de víctimas y que mantenga "una memoria inclusiva para no dejar en la cuneta a nadie". De este modo, y según explica Iturrate, bajo este paraguas, “se podría incorporar al Instituto de la Memoria centros ya existentes como el Museo de la Paz de Gernika o el monumento a la batalla de Machichaco.”

Informaciones complementarias
La agenda oculta de la Dirección de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno vasco. Diez años de historia 2001-2011 

Alejandro Urteaga de Manuel: "Resultó algo bochornoso. Txema Urkijo nos pidió que fuéramos generosos y que apoyáramos la legalización de ‘Sortu’ y Maixabel Lasa nos dijo que desde fuera del País Vasco hay cosas que no se entienden" 

Afectados por la violencia de ETA muestran su sorpresa e indignación ante algunas de las últimas declaraciones e iniciativas surgidas desde la Dirección de Atención a las Víctimas del Gobierno vasco

3 comentarios:

  1. Hoy publica La Gaceta que puede haber cambios en la Dirección de Víctimas del Gobierno Vasco, con la entrada del concejal del PP de Elorrio. Así que a estos les quedan los días contados. ¿No le parece, sr. González?

    ResponderEliminar
  2. En mi opinión, los cambios en la Dirección de Víctimas del Terrorismo del Gobierno vasco no llegarán hasta que Maixabel Lasa y Txema Urkijo salgan de la dirección de la misma. Todo lo demás, es poner parches en una entidad que está viciada desde su nacimiento, de la mano de Juan José Ibarretxe.

    ResponderEliminar
  3. Es que a quien se le ocurre poner a Maixabel Lasa, con lo socialista que es. Ibarretxe tenia que haber puesto a un nacionalista. Eso no es jugar limpio. Igual que el Ararteko, otro solcialista. Asi no se puede!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...