El alcalde proetarra de Zarautz, Juan Luis Illarramendi, contrata sin concurso a la empresa de comunicación de Ekai Txapartegi, también asesor de Bildu en el Ayuntamiento de San Sebastián

Juan Luis Illarramendi, alcalde proetarra de Zarautz conocido por su afición a obstaculizar la labor de la Ertzaintza cuando la policía autónoma trata de retirar las muchas fotografías de asesinos de la banda terrorista ETA que suelen exhibirse en este municipio guipuzcoano, firmó un decreto hace algunas semanas por el que concedía de forma inminente las tareas de comunicación de la corporación que preside a la empresa Komunikatu MM SL, propiedad de quien es, además, el único empleado de la misma: Ekai Txapartegi Zumeta. Esta firma de marketing, que hasta la fecha no tiene actividad conocida y que ahora recibirá 19.824 euros de todos los zarauztarras, fue fundada en diciembre de 2010 con un capital inicial de 3.006 euros.
Illarramendi junto a Garitano
Si la promulgación por parte de cualquier regidor de un precepto de estas características siempre resulta sumamente sospechosa (especialmente porque las exigencias de relaciones públicas de un municipio pequeño rara vez son “urgentes”), la decisión de Illarramendi resulta aún más escandalosa y vergonzosa cuando se tiene en cuenta que Ekai Txapartegi Zumeta es, además, asesor de Bildu en el Ayuntamiento de San Sebastián, labor por la que percibe 50.940 euros de las arcas públicas de la capital guipuzcoana.
Ekai Txapartegi forma parte, junto a individuos como Josetxo Ibazeta, Aitor Ibero Urbieta o Garikoitz Mújica Iriondo, de la guardia pretoriana y proetarra que rodea al alcalde de Bildu de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, y que está considerada como el auténtico gobierno en la sombra de la ciudad.
Ekai Txapartegi Zumeta, el ahora también asesor de comunicación del Ayuntamiento de Zarautz a través de la empresa Komunikatu MM SL, es un licenciado en filosofía que se formó intelectualmente gracias a una beca del Gobierno vasco de Juan José Ibarretxe, y que es autor del libro “Desobedientziaz ibiltzen” (“Por el camino de la desobediencia) (Editorial Txalaparta, 2005). En este texto, el ahora asesor de Bildu en el ayuntamiento donostiarra, explica que el fundamento de la desobediencia civil es “convertir en fuerza la sensación de ver a un inocente castigado”, y utilizar esa fuerza para el cambio social y político. “La finalidad de la desobediencia civil es esa: conmocionar a la sociedad y ponerla a las puertas del cambio.”
Ekai Txapartegi, que durante su estancia en diferentes países de América se ha declarado siempre “vasco y no español”, saboteó hace varios años la autopista A-8 para “denunciar la dispersión política de los presos vascos.” Y otro dato en su brillante currículum antisistema y totalitario: se encadenó ante la embajada española en Berlín para pedir que “se reconociera a la nación vasca en la Constitución Europea.”
Información complementaria:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...