“Quienes creemos que una sociedad solamente puede dar luz a escenarios de consenso y civilidad si se asienta sobre valores firmes de justicia, tolerancia, libertad, seguridad y progreso, no tenemos nada que conmemorar”

"Celebrando la paz de ETA"
Autor: Raúl González Zorrilla
PNV, PSE y PP están dispuestos a impulsar una serie de actos festivos que, al parecer, tendrán lugar en diferentes municipios vascos el próximo sábado 29 de octubre, sumándose de este modo al indescriptible torrente de desmemoria, banalidad, ignorancia y frívola perversión que nos envuelve desde que la banda terrorista ETA anunciara su particular cese definitivo de la violencia.
Las celebraciones que Patxi López, Antonio Basagoiti e Iñigo Urkullu están perpetrando incluirán, según algunas informaciones, la suelta de globos blancos y palomas blancas como símbolo colectivo de felicidad por haber alcanzado la tan ansiada paz. Como el programa de “festejos” que se está negociando tendrá un tinte “inclusivo” y “reconciliador”, y será lo suficientemente lacio y fútil como para que puedan sumarse al mismo los proetarras de Bildu, nos encontraremos con una ceremonia aberrante en la que todos los vascos que durante cincuenta años han mirado hacia otro lado cada que ETA asesinaba a un guardia civil, acudirán con entusiasmo a dar saltos de alegría por un presunto final de ETA sin “vencedores ni vencidos”, en el que los asesinos no reconocen el daño causado y en el que los verdugos son situados en el mismo e indecente podio moral que sus víctimas.
¿Qué creen Patxi López, Iñigo Urkullu y Antonio Basagoiti que los ciudadanos vascos demócratas tenemos que celebrar? Porque lo que hemos visto en los últimos meses, mucho antes, incluso, de que los criminales de ayer pasarán a convertirse en los grandes líderes del futuro de Euskadi, es que el relato colectivo que se está imponiendo es el que aboga por describir un territorio irreal en el que, mientras los artífices del tiro en la nuca y el coche bomba se regodean de sus delitos, "ha habido sufrimiento por ambas partes”, en el que “todos tenemos que ceder” y en el que hay que ofrecer encuentros que prodiguen el perdón general entre “todos y todas”.
Los ciudadanos vascos demócratas; los miembros de las fuerzas de seguridad, muchos de los cuales han dado su vida por defender las libertades de todos; los familiares de las víctimas del terrorismo; las decenas de hombres y mujeres que han sido amenazados, chantajeados, arrinconados, exiliados y excluidos por defender nuestro sistema democrático de convivencia; y, fundamentalmente, todos quienes creemos que una sociedad solamente puede dar luz a escenarios de consenso y civilidad si se asienta sobre valores firmes de justicia, tolerancia, libertad, seguridad y progreso, no tenemos hoy, ni mañana, nada que conmemorar.
Los proetarras gobiernan la Diputación Foral de Guipúzcoa, el Ayuntamiento de San Sebastián y decenas de localidades vascas y navarras. Más de un centenar de asesinos de la banda terrorista ETA (“ciudadanos y ciudadanas vascas privadas de libertad, en palabras de Iñigo Urkullu) han abandonado la prisión en los últimos meses, y muchos más, prácticamente la totalidad de ellos, lo harán a corto plazo; la ideología totalitaria de los victimarios, y no los valores democráticos defendidos por las víctimas del terrorismo, se imponen como debate central de la clase política vasca. ETA, al no disolverse ni entregar las armas, se autoproclama como tutora del porvenir socio-político de Euskadi. Y, al final, son individuos éticamente indecentes, ideológicamente totalitarios y políticamente indoctos como Martin Garitano o Juan Karlos Izagirre, o los secuaces de éstos, quienes están comenzando a escribir la gran trama de la Euskadi post-ETA.
Lo expresó muy claramente hace unos días Rufi Etxeberria, alguien que hace dos décadas clamaba públicamente para que los demócratas vascos “sintiéramos el aliento del miedo en nuestras nucas”: “Hoy vivo todo esto con una gran sonrisa”.
Y los más necios correrán a celebrarlo.
El lehendakari desconvoca los actos para celebrar la paz


Artículos complementarios

"La náusea". Ana Iríbar

"Los insensibles". César Coca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...