El mapa de la impunidad terrorista en España: el 55,71% de los asesinatos de ETA está sin resolver policialmente

Atentado de ETA en los años ochenta
Tras el anuncio de “cese definitivo” de la violencia por parte de ETA, las autoridades políticas de España y Francia se han apresurado a explicar que no se rebajará la presión de las fuerzas de seguridad de ambos países contra los terroristas, pero resulta difícil de creer que los crímenes etarras que policialmente no se hayan cerrado hasta el momento, vayan a resolverse ahora. De hecho, es en este punto donde ya comienza a dibujarse el mapa de la impunidad que algunos quieren diseñar para el futuro del País Vasco. Y es que, hasta el momento, de los 858 atentados con víctimas mortales cometidos por ETA a lo largo de su medio siglo de existencia, 300 se encuentran todavía sin resolver policialmente. Esta cifra, que incluye un centenar de atentados ya prescritos y 78 autores materiales de varios crímenes que pudieron acogerse a la Ley de Amnistía de 1977, revela una conclusión estremecedora, éticamente indecente, jurídicamente inadmisible y políticamente vergonzosa: el 55,71% de los asesinatos de ETA goza hasta la fecha de una impunidad de facto...

Como explican los expertos, la impunidad de la que se beneficia el terrorismo etarra -a pesar de la gravedad que sus crímenes tienen tanto en el orden internacional como en el propio Código Penal español- es doble: de un lado, impunidad de facto como consecuencia de la prescripción de los delitos. De otro, impunidad legal, como consecuencia de la Ley de Amnistía de 1977 tantas veces invocada selectivamente en relación con los crímenes cometidos en la Guerra Civil española por uno de los bandos, pero clamorosamente silenciada respecto de los cometidos por el otro y también en relación con el terrorismo de ETA.
El profesor Carlos Fernández de Casadevante, catedrático de Derecho Internacional y de Relaciones Internacionales de la Universidad Rey Juan Carlos, y autor del artículo “España, espacio de impunidad”, del que hemos extraído estos datos, se pregunta: “¿Cómo puede ser esto posible en un Estado que se dice de Derecho y cómo puede ser que ningún órgano del Estado se escandalice? ¿Acaso el Estado considera saldadas sus deudas con las víctimas del terrorismo sobre la base de la reparación económica? De ser así, incurriría en un grave error porque la principal reivindicación de las víctimas del terrorismo -como de toda víctima- es que se haga realidad su derecho efectivo a la justicia. En efecto, los daños que la pasividad y la impunidad ocasionan a las víctimas del terrorismo como consecuencia de las prescripciones propiciadas por la inactividad o por el deficiente funcionamiento de los órganos del Estado, no se reparan con dinero. La única reparación real se deriva de la justicia. De una justicia efectiva. Sin ella, ni existe el Estado de Derecho ni la democracia es tal. Por mucho que a algunos se les llene la boca con tales conceptos.”

Información complementaria

Documento íntegro que 21 asociaciones de víctimas remitirán al Gobierno para buscar un final de ETA "sin impunidad para los terroristas"

"Nada podrá reconstruirse desde un punto de vista ético si, interesadamente y para acercar a los terroristas los beneficios de la impunidad, se intenta correr un tupido velo sobre la infamia y la iniquidad"

Mario Vargas Llosa dice que el "Documento de la Justicia", firmado por las víctimas del terrorismo para exigir un final de ETA "sin impunidad", es un texto "sereno, sólido y profundo"

700 víctimas del terrorismo tienen sus causas sin resolver y casi un centenar de los asesinatos de ETA no se resolverán nunca

1 comentario:

  1. La juez Ángela Murillo después de que escuchara el testimonio desgarrador de la viuda de José Javier Múgica, explicando la explosión de la bomba y cómo ardía el cuerpo de su marido, exclamó: “Pobre mujer, y encima se ríen estos cabrones”. El sentimiento y condena de la juez, la compartimos plenamente todo buen ciudadano. Expresó lo que todo español siente. Es más, se quedó corta y fue muy benevolente con los etarras que se reían de ella, de la Justicia, de la viuda y viudas que lloran las muertes de sus maridos, de todos los asesinados y de todas las víctimas. Pena que en España, los jueces, no puedan expresar sus sentimientos en los juicios, pero a la juez Murillo la honra tanto el haber tratado de cabrones a quienes se les estaba juzgando como la renuncia a presidir el tribunal, evitando así la posible nulidad por parte del TS, los gestos y miradas desafiantes, las nuevas risas y burlas de los salvadores del pueblo vasco.
    Bravo por la señora juez. Estoy, estamos, puedo afirmar, con ella, con los miembros de las Fuerzas de Seguridad que detienen y controlan a los delincuentes en los juzgados, con los asesinados y con las víctimas; con Adoración Zubeldia y su familia ejemplo de valor, coraje y gallardía.
    Opino que estamos viviendo esta situación en el País Vasco, porque en centros, se ha educado en el resentimiento y el odio; porque los jeltzales siguen comprendiendo y apoyando a los abertzales, se oponen al Pacto Antiterrorista, a la ley de Partidos, al Pacto por la libertad, a la doctrina Parot, reciente, a la Fiesta por la paz y a todo cuanto signifique dar pasos por derrotar a ETA.
    Sólo cuando los bilduetarras bajen la mirada y dejen de retar a los jueces, a los policías y a las víctimas; cuando se les exija que reconozcan el daño y el sufrimiento causado y cuando cumplan las condenas, entreguen las armas y que se disuelvan, dejarán de seguir riéndose los cabrones.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...