La incapacidad de los socialistas vascos para liderar una respuesta contundente al huracán soberanista exige a Patxi López adelantar las elecciones autonómicas

"Un Gobierno vasco baldío"
Autor: Raúl González Zorrilla

... Si el destino de este país éticamente arrasado es que, dentro de unos meses, administre Ajuria Enea un lehendakari radical extraído de esa tan numerosa como indecente cantera de extremistas fanatizados que es la autodenominada “izquierda abertzale”, que así sea. El actual gobierno socialista de Patxi López no debe ser un impedimento para que, democráticamente, se cumpla la igonomia política y la aberración moral por la que personajes infames como José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Rubalcaba o Jesús Eguiguren, tanto han “arriesgado”...
La contundente mayoría absoluta conseguida por Mariano Rajoy en los recientes comicios tiene su contrapunto en Euskadi donde, por primera vez en unas elecciones generales, las formaciones nacionalistas (PNV) e independentistas (Amaiur) han superado en número de votos y escaños a los partidos de corte constitucionalista.
Indudablemente, la derrota vergonzante del PSE tiene mucho que ver con el castigo que los electores españoles han querido propinar, con justeza, al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pero también está íntimamente relacionada con un nuevo fracaso, uno más, del “socialismo vasquista” de Jesús Eguiguren y de Patxi López, que ha demostrado nuevamente su incapacidad para vertebrar una alternativa firme y creíble al soberanismo autóctono. Al similar, aunque con menor énfasis, puede decirse de los populares de Antonio Basagoiti, que han sido incapaces de sumarse al vendaval azul que ha llevado al PP a alcanzar sus mayores cotas de poder en las diferentes administraciones estatales y locales, y que, lejos de conseguir el cuarto escaño al que aspiraban por el País Vasco, se han visto relegados a convertirse en la cuarta fuerza de la comunidad autónoma.
Para quienes deseamos una Euskadi no nacionalista, democrática, avanzada, civilizada, tolerante y efectivamente incardinada en el entramado institucional español, esta insolvencia de los socialistas autóctonos para vertebrar alternativas serias, firmes y coherentes al huracán independentista impulsado por el mundo proetarra, es una auténtica catástrofe que nos recuerda a la inhabilidad de la España de Felipe González para hacer valer e imponer en el País Vasco de los años ochenta del pasado siglo la legalidad constitucional y estatutaria.
Hay que tener en cuenta que si tradujéramos lo que las urnas vascas han dicho en las recientes elecciones generales a unos comicios autonómicos, nos encontraríamos con la siguiente hipotética composición del Parlamento de Vitoria: Amaiur, 20 escaños; PNV, 20 (30 en la actualidad); PSE-EE, 17 (25); PP, 16 (13) e IU, 2. UPyD no obtendría representación. Ante este panorama, Euskadi necesita urgentemente la puesta en marcha de una iniciativa política de calado que proporcione apoyo, confianza, amparo y recursos a los muchos hombres y mujeres de este país que no comulgan con los postulados aberrantes del totalitarismo nacionalterrorista. Y los socialistas vascos que tanto han consentido, cedido y abandonado en sus reiterados abrazos con la autodenominada “izquierda abertzale”, y quizás tampoco el Partido Popular que hace unas semanas brindaba con cava en el Ayuntamiento proetarra de San Sebastián, están en condiciones, actualmente, de propiciar este proyecto esencial para que el País Vasco no caiga definitivamente en la sinrazón política, en el radicalismo ideológico, en el colapso infraestructural y en el desierto ético que ya comienza a despuntar en la patética y empobrecida Guipuzcoa “chic radical” de Martín Garitano.
Patxi López no es un gobernante ilegítimo, tal y como afirma un PNV experto en obtener réditos de ríos violentamente revueltos, y mucho menos es un “okupa”, como le definió en su momento un talibán proetarra como Iñaki Antigüedad. Pero su Gobierno no representa a la mayoría sociológica que actualmente existe en esta región y que está compuesta, en casi la mitad de su cuerpo electoral, por 284.528 ciudadanos que desean convertir a los criminales de ayer en los líderes de nuestro futuro y por otros 323.517 hombres y mujeres que piensan que las falsas prerrogativas de un presunto pueblo vasco son superiores a los derechos humanos individuales de cada persona.
Ante esta realidad, no por dolosa menos cierta, hoy, más que nunca, es necesario poner las cartas sobre la mesa. Y si el destino de este país éticamente arrasado es que, dentro de unos meses, administre Ajuria Enea un lehendakari radical extraído de esa tan numerosa como indecente cantera de extremistas fanatizados que es la autodenominada “izquierda abertzale”, que así sea. El actual gobierno socialista de Patxi López no debe ser un impedimento para que, democráticamente, se cumpla la igonomia política y la aberración moral por la que personajes infames como José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Rubalcaba o Jesús Eguiguren, tanto han “arriesgado”. Así, al menos, sabremos a qué atenernos. Y podremos comenzar a pensar, seriamente, en qué clase de repugnante porvenir espera a nuestros hijos. Para actuar en consecuencia.

6 comentarios:

  1. Es gracioso que nos llaméis a los abertzales salvajes, fanáticos, racistas, etc... cuando vosotros sois directamente una banda de mentirosos y apoyáis a un país que nos lleva a la ruina y a la pobreza sin remedio.
    Gipuzkoa, que no Guipuzcoa, ¿empobrecida?. Pero si es la provincia con mayor nivel de vida y con menos paro de españistan.
    Es por eso que los abertzales (tanto de derechas como de izquierdas) ganamos y esto irá a más, una vez acabada eta solo tenéis el recurso del insulto y la mentira pero vuestra basura por aquí ya no cuela.
    Ala majetes, a rascarse, que esto es solo el principio
    INDEPENDENTZIA

    ResponderEliminar
  2. Las mayorías/minorías sociales se "fabrican" en base a sinergias culturales, educación, movimientos sociales, sindicales Etc...Cuando los representantes de la idea Nacional de España "dimiten" de la defensa de los valores comunes y se suman al carro "la Nación es un concepto discutido y discutible" están claramente renunciando a propiciar un equilibrio ideológico y cuando esto ocurre la parte secesionista ganará terreno...cosa distinta será cuando los medios y las instituciones de enseñanza y políticas difundan sus principios comunes de Nación. ¿Difícil si..? ¿Imposible, no ..?.

    ResponderEliminar
  3. Buena lectura de la situación don Raul. Así es.
    Patxi Lopez ha seguido unas politicas criptonacionalistas, siguiendo la estela del PSC en Cataluña, y les ha ido igual de "bien". Se han convertido en pannazionalistas, y así no se va a ninguna parte. Y el PP, mal también, porque ha permitido saltarse las lineas rojas a Lopez cuantas veces ha querido.

    Arkaitz, cualquiera que lea tu comentario y que tenga 2 o más neuronas, tiene que esbozar una sonrisa ante el hooliganismo futbolero que desprendes. Los nazionalistas ya habéis tenido el poder 35 años, y no habéis logrado esa "independencia". Ya veremos, y en el camino nos encontraremos. Si acaso, la diferencia estará en que al frente del poder no habrá gestores, sino hooligans como tu.

    Luis, esta legislatura, Rajoy no dependerá del chantaje nacionalista. Ahora, no le veo por la labor de encarrilar el tema. Y al PP pais vasco, menos.

    Ah, eso si, la serpiente ha empezado a devorar al Partido guia que la ha alimentado tantas décadas. Comienza su fin.

    ResponderEliminar
  4. Ante la debacle en la que nos ha metido el Gobierno PSOE, ahora partido, insolidario, anti obrero y anti español, Zapatero el del talante, negociador nocturno y embustero, Rubalcaba el del Faisán, Pepiño, Salgado, Trinidad y Pagín y la que se ha ido, gasolinero, progre, trinidad, facultativa y la ida, respectivamente, opino que lo que debieran de hacer, si les queda decoro, es dejar de engañar y poner por delante los intereses de España y el de los españoles, a los suyos. Lo que debieran de hacer es apoyar de hecho, al próximo gobierno del PP, en el plan económico, social, de educación y sanidad, político y judicial, de honestidad, de regeneración política, para salir de las crisis, económica, de trabajo, social, política, judicial, de división y de valores, en las que durante su mandato nos han metido y así, evitar que caigamos en la bancarrota definitiva. Lo que debieran de hacer es unirse al nuevo Gobierno para erradicar la enfermedad persistente en el País Vasco, para evitar el derroche nacional y el de los 17 reyezuelos autonómicos, las prebendas abusivas y discriminatorias para que todos tengamos los mismos derechos.
    Ya no valen brotes verdes ni propuestas descabelladas y quienes van a salir mirando el humo de las hogueras, deben de reconocer que han engañado y dividido a los ciudadanos, que han dejado a España arruinada y que han llevado a su partido al peor resultado de la historia. Deben de reconocer su derrota, que son los máximos responsables de la crisis y no tratar de justificarla echando la culpa a los mercados, el viento y a las nubes. Ellos son los responsables de que los representantes de ETA estén en las instituciones, de perder escaños a su favor (nuestros apoyos los pagáis con traición) y de que se hayan beneficiado en su contra Amaiur y la Izda Unida.
    Pelea por lo que deseas y súmate al cambio con compromiso y esperanza; es tiempo de responsabilidad y de coherencia.

    ResponderEliminar
  5. Se aprecia que Patxi López como lehendakari, está desubicado y la pregunta es quien lo ubicará, porque el ubicador que lo ubique, un buen ubicador será. Es creencia que las ayudas prestadas a los abertzales, los resultados electorales obtenidos por Amaiur y la petición de los jeltzales de adelantar las elecciones, tienen al Lehendakari desubicado y camina con el paso cambiado explorando el porvenir. Patxi López está tan desorientado como el resto de representantes socialistas, metidos en disputas por ver quienes liderarán la refundación del partido. Con todo o por ello, el posicionamiento del Lehendakari, pidiendo que se cumplan las exigencias de la izquierda abertzale, son incomprensibles y han provocado salpullido en círculos políticos y en todos los ciudadanos con sentimiento constitucionalista.
    El señor Patxi López lejos de ir a la Moncloa a pedir a Mariano Rajoy beneficios penitenciarios para los reclusos etarras, (que en muchos casos los rechazan o exigen que sean colectivos) la prioridad que debiera de tener es la de apoyar a quien le mantiene en el poder, el compromiso firme del final definitivo del terrorismo y la exigencia a los asesinos y a sus cómplices, para que reconozcan el sufrimiento causado, que entreguen las armas y que se disuelvan.
    Al fin y al cabo, cuando aún no ha desaparecido la violencia y Eta sigue con las armas, vigilante y sin disolverse, Patxi López en lugar de pedir al electo presidente español lo que piden los amaiur-bildu-batasunos, lo que debería de hacer es ser coherente y seguir el camino que prometió al llegar a Ajuria Enea, comprometiéndose en deslegitimar proyectos totalitarios, la violencia y a los violentos.
    La obsesión y persistencia del Lehendakari y de Txusito Eguiguren de apoyar a los salvadores del pueblo vasco, puede dejar a muchos socialistas desubicados para rato.

    ResponderEliminar
  6. Cada vez tengo más claro que el gran problema de España se llama partido socialista obrero español. Ha dejado al país arruinado, ha dividido a los españoles, con el estatuto de cataluña ha dejado muy tocada la Constitución Española y la unidad del país. Tanto en Cataluña como en el Pais Vasco los socialistas han sido auténticos caballos de Troya a favor de los nacionalistas. Romper consensos e ideas básicas de lo que debe de ser un país, es gravísimo. En Francia, ni a Sarkozy ni a Hollande se les ocurriría tal cosa.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...