Manuel Reyes Mate: “Es una novedad revolucionaria y transformadora relacionar la justicia con la mirada de las víctimas del terrorismo”

Manuel Reyes Mate

EIG. Redacción. San Sebastián. 
El filósofo Manuel Reyes Mate, uno de los más destacados pensadores internacionales en el ámbito de la memoria y la macrovictimación, y especialista en el estudio del papel de la filosofía después del Holocausto y Auschwitz, ha participado recientemente en San Sebastián en un Encuentro Internacional dedicado a la figura del profesor Antonio Beristain.
En esta serie de conferencias, presentadas bajo el título genérico de “Hacia una justicia victimal”, el autor de “La herencia del olvido” explicó que, tras la declaración etarra de cese definitivo de la violencia, hacer justicia es una “responsabilidad con respecto a la sociedad occidental”, y, en este sentido, señaló que es imposible que exista la justicia “sin contar con las víctimas”...
Manuel Reyes Mate describió cómo, en su opinión, el terrorismo genera unos daños personales (hombres y mujeres que han sido asesinados, heridos, exiliados o afectados de algún modo por los atentados) y unos perjuicios sociales, en forma de fractura y empobrecimiento general de la colectividad. “A las víctimas individuales se les hace justicia a través del reconocimiento y de la memoria, pero para hacer justicia a la sociedad es necesario que se suture la fractura grupal provocada por los terroristas”.
Para el también autor de “La razón de los vencidos”, “la voz de las víctimas tiene que ser la voz de los que, por haber sido aniquilidados, ya no pueden hablar”, y recordó cómo, desgraciadamente, la justicia, en Occidente, se ha construido sobre “el silencio de las víctimas”.
“Durante los últimos siglos, y hasta hace apenas unos años, el testimonio de las víctimas se ha devaluado. De hecho, las grandes teorías judiciales, sobre todo las más modernas, exigían que se hiciera abstracción de la injusticia y de las víctimas por ésta provocadas. El pensamiento occidental, desde la cultura, el arte o la política, ha prestigiado la violencia hasta el punto de que la justicia se enfocaba hacia la reinserción o el castigo del victimario, pero casi nunca se prestaba atención a las víctimas”. En su opinión, es una novedad radical relacionar la justicia con las víctimas del terrorismo. “Hay algo que ven las víctimas que los demás no vemos; la mirada de las víctimas aporta a la realidad algo que a los demás se nos escapa y, sobre todo, es la que permite que esta misma realidad se reconstruya acertadamente.”
A juicio de Reyes Mate, las víctimas del terrorismo “están transformando el concepto de la justicia” ya que, hasta hace muy poco tiempo, el delito solamente se consideraba como un atentando a una determinada normativa. Hoy sabemos que las infracciones son quebrantamientos de las leyes pero que, sobre todo, son daños hechos a una o a varias personas. “Y esto es revolucionario porque, de esta forma, aparece el concepto de ‘tiempo’ en la justicia. La reparación del menoscabo realizado a un determinado precepto puede dilatarse infinitamente en el tiempo, pero este alargamiento indeterminado de los plazos no puede reproducirse cuando se observa la situación desde el punto de vista de las víctimas.”

Análisis
“Prima la política, no la justicia”
David Rentero Corral
He tenido la oportunidad de asistir al Encuentro Internacional en homenaje al Prof. Dr. Dr. H. C. Antonio Beristain, celebrado en San Sebastián los pasados días 3 y 4 de noviembre. Esta oportunidad me ha llevado, inevitablemente, a varias reflexiones.
Tengo un mal sabor, una sensación agridulce. El nivel de la reunión era muy elevado, y casi todos los presentes (juristas en su mayoría) coincidían en unos denominadores comunes que, a su vez, se pueden sintetizar en uno: el final de ETA pasa por un diálogo entre dos partes. Craso error, porque en el País Vasco no han existido dos partes enfrentadas. Ha existido una parte atacante, formada por delincuentes y asesinos sin ética y con una moral totalmente tergiversada, y otra parte que ha sido víctima del ataque.
Salgo de estos encuentros con la confirmación de lo que ya sospechaba. El proceso de negociación que inició el inefable José Luis Rodríguez Zapatero hace ocho años, y que tiene antecedente en el desarrollo teórico del "sabio" Jesús Eguiguren (que se hace con el poder en el PSE tras eliminar a Nicolás Redondo y a sus colaboradores), proceso que en ningún momento ha cesado y que ha sido ocultado, en sus detalles más importantes, a todos los españoles, continúa.
La situación fue bien definida en estas jornadas: el final del camino pasa por el diálogo, incluso se habló de perdón para conseguir la paz. Yo no entiendo que tenga que dialogar con mi verdugo (aunque es posible y lícito que alguien quiera hacerlo), tampoco entiendo que tenga que pedir perdón a un asesino, a un criminal. Tampoco entiendo que se hable de paz, porque aquí, en Euskadi, no ha habido una guerra; aquí ha habido una pandilla de asesinos incultos que han hecho de sus actos criminales un "modus vivendi", y por otra parte se han situado unas víctimas, que a diferencia de lo ocurrido en Irlanda, no construyeron jamás un grupo armado para enfrentarse a esa mafia terrorista.
Tengo la desagradable sensación de que a las víctimas (en general) se les avecinan tiempos difíciles, porque van a tener que tragar muchos "sapos envenenados", porque lo que prima es la política, no la justicia. Además, creo que muchas personas han construido alrededor de las víctimas estructuras financieras e, incluso, formas de sobrevivir económicamente.
Las víctimas no son culpables de lo ocurrido, los culpables son los asesinos y quienes les han jaleado y apoyado, y una sociedad cobarde que no solo no se ha implicado sino que, en la mayor parte de los casos, ha mirado hacia otro lado. Se trata, sin duda, de una sociedad enferma. Costará años sanearla, porque por el camino transcurrido se ha contaminado a la siguiente generación y se ha tergiversado la historia.
Agradezco las intervenciones sensatas y sinceras que en el Encuentro Internacional en homenaje al Prof. Dr. Dr. H. C. Antonio Beristain realizaron el profesor Carlos Fernández Casadevante y Teresa Díaz Bada, que tuvieron el valor de poner los puntos sobre donde se deben poner.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...