Los atentados terroristas de ETA han tenido un coste económico directo superior a los 1.300 millones de euros en los últimos veinte años

Atentado contra la Casa Cuartel de Burgos

A lo largo de su macabra existencia, la banda terrorista ETA ha sido responsable de casi un millar de asesinatos, de miles de heridos y de un sinfín de proyectos vitales truncados. La violencia nacionalterrorista ha provocado un enorme drama colectivo que, además, tiene un altísimo coste económico que se traduce en miles de millones de euros en destrozos, en la caída de inversiones, el cierre o traslado de empresas y la pérdida de miles de puestos de trabajo.
Según un informe elaborado por la Cátedra de Economía del Terrorismo de la Universidad Complutense de Madrid, dirigida por Mikel Buesa, los costes directos de la actividad terrorista de ETA entre 1993 y 2008 ascienden a un total de 1.377 millones de euros (229.205 millones de las antiguas pesetas).
El estudio desgrana este dato general y revela que los gastos en seguridad en todo este tiempo han ascendido a 856 millones de euros, mientras que los daños materiales provocados por los criminales sumaron 436 millones. Las pensiones extraordinarias pagadas como consecuencia de los crímenes etarras han sido de 67 millones de euros, mientras que otros 17 millones han sido destinados a paliar daños personales...
La Cátedra de Economía del Terrorismo de la Universidad Complutense de Madrid destaca también que el terrorismo de ETA ha ocasionado una pérdida muy importante de inversión en el País Vasco. En este sentido, la economía del territorio habría perdido un 20% anual del PIB y, en lo que hace referencia directa a la caída de la producción de bienes y servicios, ésta podría haber superado los 150.000 millones de euros (25 billones de pesetas).
Entre las acciones criminales de la banda terrorista ETA con un mayor impacto económico, destacan el atentado contra la T-4 de Barajas, que además de provocar la muerte de dos personas y once heridos, ocasionó daños en grandes estructuras del aeropuerto y en 2.037 vehículos. El coste total de los destrozos superó los 55 millones de euros.
El atentado contra la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Burgos, que tuvo lugar el 29 de julio de 2009, provocó 70 heridos, 886 damnificados e importantes daños en instalaciones, viviendas colindantes, locales y vehículos. Todo con un coste de 12.400.000 euros.
Información complementaria
Artículo de Mikel Buesa: “Economía del final del terrorismo en el País Vasco”

El mapa de la impunidad terrorista en España: el 55,71% de los asesinatos de ETA está sin resolver policialmente


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...