El Gobierno vasco y las diputaciones auguran restricciones dramáticas en la inversión para 2012, pero se gastarán 200 millones de euros en “normalizar” el euskera

Totalitarismo idiomático

En el País Vasco hay actualmente 110.000 parados, y la tasa de desempleo supera el 10%. El cierre económico de 2011 va a resultar mucho más calamitoso de lo esperado en las administraciones públicas de la comunidad autónoma y, de hecho, el Ejecutivo de Patxi López acaba de celebrar una reunión extraordinaria para dibujar diferentes escenarios presupuestarios y programar nuevos y drásticos recortes. Y es que los datos son contundentes: la caída en la recaudación será de 1.400 millones, frente a los 800 millones que se había previsto, lo que supone que las medidas que habrán de tomar las instituciones vascas han de ser concluyentes para asegurar el mantenimiento del estado del bienestar cumpliendo, además, con los objetivos de reducción del déficit pedidos por el Gobierno de Mariano Rajoy.
Ante esta situación, que ronda el estado de catástrofe económica, resulta de auténtico escándalo que, en 2011, las administraciones públicas de Euskadi se gastaran 188 millones de euros para “implantar y normalizar" el uso del euskera en la sociedad vasca. Cantidad que se repetirá en 2012 y que representa un pozo sin fin que agota los recursos económicos públicos y cuyo mantenimiento solamente sirve para instaurar un idioma utilizado habitualmente, en el mejor de los casos, por el 18% de la población vasca.
Esta cantidad, en la que, además, no están incluidos los gastos indirectos que la imposición idiomática del vascuence genera (traducciones, rotulaciones, contrataciones, publicaciones, etc.), sale, en su mayor parte, del presupuesto de euskera del Gobierno vasco (130,4 millones - 70% -), de las inversiones realizadas por los municipios de más de 5.000 habitantes (37,1 millones -20%-) y de los presupuestos de euskera de las diputaciones forales (20 millones -10,6%-).
Estos datos, que se recogen en el informe "Indicadores de situación y evolución del euskera" elaborado por el Departamento de Cultura, se complementan con las conclusiones que hace unos meses presentaba el informe “Euskera: uso, actitudes, políticas”, realizado por el Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno Vasco. En este trabajo se ponía de manifiesto hasta qué punto el vascuence es un idioma artificialmente mantenido en base a los presupuestos públicos y cómo su vigencia se sustentaba sobre dos efectivas estrategias impositivas: la obligatoriedad, en la mayor parte de los casos sin alternativa, de que los niños vascos desarrollen sus estudios íntegramente en euskera y la conversión de este idioma en el gran filtro que da acceso a los principales ámbitos de poder de la comunidad autónoma. De hecho, así lo entendía en el informe citado la población vasca que, en su mayor parte, un 85%, se mostraba consciente de que, hoy en día, en Euskadi, saber euskera proporciona más oportunidades de progreso y desarrollo, aunque menos de la mitad de los ciudadanos consideraba que conocer este idioma proporciona “un mayor prestigio social”.
Informaciones, estudios y artículos complementarios
“Euskera: uso, actitudes, políticas”

Algunas cosas que nadie le contará sobre el vascuence y la "cultura vasca"

Los medios de comunicación en euskera exigen a las instituciones que garanticen la continuidad de su negocio ruinoso con el dinero de todos los vascos

La gran mentira del euskera

"Indicadores de situación y evolución del euskera"

El 73% de los ciudadanos de la comunidad autónoma tiene el español como lengua materna, pero ningún niño vasco puede estudiar íntegramente en esta lengua en la escuela pública

1 comentario:

  1. El euskera se mantiene solo la pila de dinero, salvaje e indecente, que en el se invierte; pero no se puede olvidar la otra pata del banco, la imposición mas salvaje mediante una ingenieria social feroz.

    Especialmente grave el tema educatorio, donde incluso en el modelo mixto (euskera-castellano), casi todo se da en euskera, quitando un par de asignaturas.

    Esto no es una "normalizacion", sino una parte de esa ingenieria social que esta sociedad acomodaticia, lanar y servil se traga como si un pincho de tortilla se tratara.

    Y todos los que andamos defendiendo estas posiciones, nos hemos enfrentado a los euskotalibanes, y sabemos perfectamente a que grado de absoluto fantasimo llegan. Para ellos el euskera no es cultura, es un artefacto sentimental y por tanto imposible de cuantificar, a tal grado de trepanación han llegado.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...