Gorka Maneiro: “Solamente los muy acomplejados como el lehendakari pueden dar la razón a quienes participaron en ese insulto a la democracia que fue la manifestación a favor de los presos"

Atentado terrorista de ETA

EIG. Redacción. San Sebastián.
Gorka Maneiro, portavoz de Unión Progreso y Democracia, ha afirmado que “hablar de generosidad o de beneficios penitenciarios es un disparate” y que el Gobierno de España no puede dejarse chantajear por el mundo que rodea a ETA ni escuchar sus mentiras orquestadas, aunque sean repetidas mil veces: el acercamiento de los presos a cárceles vascas no es un derecho, según reiteradas sentencias judiciales porque no es lo mismo un criterio orientativo que un mandato. No hay tales derechos y mucho menos colectivos”.
Tras la manifestación del pasado sábado, el dirigente de UPyD ha dicho que “el acercamiento o cualquier beneficio penitenciario deberán ser solicitados de manera individual y no es un derecho de los presos sino una gracia de la Administración penitenciaria para los reclusos que cumplan determinados requisitos, requisitos establecidos en el Código Penal: haber cumplido tres cuartas partes de su condena, haber satisfecho la responsabilidad civil de sus delitos, colaborar activamente con las autoridades, declaración expresa de repudio de sus actividades delictivas y petición expresa de perdón a sus víctimas”.
Y ha añadido: “Nada de lo que piden como derecho les corresponde. Haber cumplido tres cuartas partes de la condena es un requisito más para acceder a beneficios, no una garantía de excarcelación, como tanto han insistido ETA y aledaños”.
Tras estas consideraciones, Gorka Maneiro ha dicho que “la manifestación como tal fue un insulto a la democracia y un insulto a los ciudadanos. Sólo los muy acomplejados pueden darles la razón, como estamos viendo en la figura del lehendakari. No son ‘presos políticos’ sino presos juzgados y encarcelados por delitos perfectamente tipificados en el Código Penal. Y no trataron de defender sus supuestos derechos en cuanto presos, sino en cuanto presos de ETA. A día de hoy ETA no ha anunciado su disolución, no ha entregado las armas, no ha reconocido el daño causado y no ha mostrado ninguna intención de colaborar con la Justicia”.
El parlamentario de UPyD ha agregado que “por tanto, hablar de generosidad o de beneficios penitenciarios es un disparate. ETA y su mundo pretenden que los demócratas hablemos de lo que sólo a ellos les interesa. Los acólitos de los terroristas pretenden marcar la agenda de la política vasca y española. Debemos actuar de manera inteligente para lograr que la derrota operativa de la banda terrorista no se convierta en su triunfo político”.
“Para esto los demócratas debemos tomar las decisiones adecuadas. Es una responsabilidad de los demócratas. Debemos hablar de lo que a nosotros nos interesa. Lo importante para nosotros no es caer en los debates que plantea el nacionalismo radical sino tener la fortaleza suficiente para defender el Estado de Derecho, la libertad y la tolerancia. Nuestra tarea es hacer que ETA se disuelva incondicionalmente y para siempre, que entregue las armas, que reconozca el daño causado y que colabore con la Justicia, al objeto de aclarar los crímenes que siguen sin estar resueltos”, ha declarado.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con Maneiro. Añadiría que este lehendakari, cobardón y ridículo, tiene un apoyo del PP igualmente ridículo, ese trepa de nombre Basagoiti con unas convicciones tan fuertes como castillo de naipes

    ResponderEliminar
  2. También yo y aprecio que muchos cientos de ciudadanos, hubiéramos ido a la Movilización Popular de apoyo a los presos políticos, pero no acudimos porque no están presos por política, sino que están en la cárcel por haber cometido asesinatos, por haberlo intentado o por dar cobertura a los asesinos. No fui a pedir beneficios penitenciarios para los presos porque ellos por el marcaje de ETA, los han venido rechazando, porque quieren amnistía total y porque con la amnistía, lo que pretenden es la impunidad y tergiversar la verdad y la realidad. No acudí a la manifestación porque los presos, no son nuestros salvadores, nuestros gudaris, ni nuestros héroes; son, fueron fanáticos. No fui porque no era de recibo éticamente, políticamente, ni socialmente; no fui porque la flexibilización de la política penitenciaria, como dijo Maribí Ugartiburu, “sería un paso más” para pedir más y más; no fui porque no es al Gobierno a quien hay que presionar, sino a quienes siguen atrincherados, no reconocen el mal acusado ni piden perdón.
    En sus panfletos de convocatoria a la movilización, decían que la liberación de los presos “es un deseo ampliamente compartido en Euskadi”. Cierto, pero no aclaraban que a ese deseo, la inmensa mayoría de los ciudadanos vascos anteponemos el deseo de que los presos y quienes les acompañaron, recapaciten; que reconozcan los execrables actos cometidos y que se acojan a los beneficios penitenciarios. Cierto, la voluntad de la sociedad vasca es que los encarcelados, vayan volviendo a casa, reconociendo antes, su equivocación, el sufrimiento causado, exigiendo la desaparición de ETA, pidiendo perdón, que los huidos cooperen con la justicia, que se aclaren los asesinatos sin resolver y que ofrezcan resarcimiento a las víctimas.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...