Carles Vilarrubí, presidente de la empresa guipuzcoana Oxer Sport, fue mentor de Iñaki Urdangarín y compartió varios accionariados y consejos de administración con él

Auto del juez José Castro: Urdangarín mintió en su declaración ante el magistrado Leer documento íntegro

Carles Vilarrubí, presidente de Oxer Sport

Carles Vilarrubí, presidente de la empresa guipuzcoana Oxer Sport, dedicada a la organización, producción y dirección de eventos deportivos, fue uno de los primeros asesores y tutores de los proyectos empresariales de Iñaki Urdangarín, actualmente imputado en un caso de apropiación indebida de fondos públicos que investigan el juez José Castro y la Fiscalía Anticorrupción como una pieza separada del caso “Palma Arena” y cuya trama recibió el nombre policial de “Operación Babel”.
Oxer Sport está domiciliada en la calle Joaquín Gamón, 2, 1ºA de Irún.
Carles Vilarrubí, que actualmente es también vicepresidente del FC Barcelona y que, a pesar de los reiterados escándalos que rodean a Urdangarín, apoyó incondicionalmente el mantenimiento como patrono del yerno del Rey en la directiva del equipo dirigido por Sandro Rosell, no solo apadrinó los primeros proyectos empresariales del Duque de Palma sino que también compartió accionariado y consejos de administración con quien en aquellos momentos, en los primeros años de la pasada década, solamente era un deportista triunfador y un joven ambicioso dispuesto a arrollar en el mundo de los negocios.
El hoy máximo representante y destacado accionistas de la irunesa Oxer Sport, introdujo a Iñaki Urdangarín en el consejo de Administración de MotorPress Ibérica, una de las principales editoras nacionales de revistas deportivas de la que el marido de la infanta también fue socio. MotorPress Ibérica era, a su vez, una sociedad accionista de la compañía Octagon Esedos, también especializada en la organización y en el diseño de grandes acontecimientos deportivos. Esta circunstancia permitió que Carles Vilarrubí e Iñaki Urdangarín accedieran también a los órganos de dirección de esta empresa, cuyo máximo responsable, Joan Cuscó, era, a su vez, íntimo amigo de quien más tarde sería miembro de la familia real.
De hecho, la relación entre Joan Cuscó y el Duque de Palma era tan estrecha en aquellos momentos que en una de las primeras sociedades impulsadas por el balonmanista de Astigarraga, denominada Namaste 97, Cuscó figuraba como el único accionista ajeno al entorno familiar de Urdangarín. Namaste 97, además de a Joan Cuscó, solamente tenía como accionistas al propio Urdangarín, a la infanta Cristina, y a los dos hijos del matrimonio, Pablo y Juan, que por aquel entonces tenían cuatro y cinco años, respectivamente.
Se da la circunstancia de que Carles Vilarrubí e Iñaki Urdangarin coincidieron en el consejo de administración de MotorPress Ibérica con el consejero delegado de esta compañía, José Luis Samaranch Sáenz de Buruaga (sobrino del que fuera presidente del Comité Olímpico Internacional y presidente de La Caixa, Juan Antonio Samaranch) que, a su vez, también era consejero de Octagon Esedos.
De esta forma, Octagon Esedos y MotorPress Ibérica unieron a Vilarrubí, Urdangarín, Cuscó y Samaranch Sáenz de Buruaga en una intensa red de negocios relacionados con el “asesoramiento empresarial” y la “organización de eventos deportivos” que se extendió largamente en el tiempo. De hecho, Urdangarín solamente abandonó su puesto como consejero de MotorPress Ibérica, por el que cobraba 300.000 euros anuales, en 2009, apenas unos meses antes de marcharse a Washington por orden del Rey. Según los datos que manejan los investigadores de la “Operación Babel”, en 2006, dos empresas propiedad de Iñaki Urdangarín y de la princesa Cristina, el Instituto Noos y Aizoon, registraron pagos anuales de 243.000 euros procedentes de MotorPress. Es decir, que Urdangarín se transfería dinero a sí mismo delante de Carles Vilarrubí que, en aquel tiempo, todavía era consejero de esta compañía y que hoy continúa ejerciendo, desde el País Vasco, como empresario poderoso en el mundo del diseño de grandes competiciones deportivas a través de la sociedad guipuzcoana Oxer Sport.
La conexión vasca de Iñaki Urdangarín (II)
Álvaro Arrieta, consejero delegado de Oxer Sport y marido de Arantza Quiroga, presidenta del Parlamento vasco, también coincidió con Iñaki Urdangarín y Carles Vilarrubí en Octagon Esedos

La conexión vasca de Iñaki Urdangarín (III)
La empresa irunesa Oxer Sport, Octogon Esedos y el Instituto Noos, que han compartido socios y directivos a los largo de los últimos años, organizaron varios de los principales y millonarios eventos deportivos impulsados por el Gobierno valenciano de Francisco Camps

La conexión vasca de Iñaki Urdangarín (IV)
Alfredo de Miguel, ligado a la trama de espionaje a favor del PNV en Álava, investigó a Álvaro Arrieta, consejero delegado de la firma irunesa Oxer Sport y socio de Carles Vilarrubí, mentor de Iñaki Urdangarín en sus primeros pasos empresariales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...