“Es intolerable que el máximo representante de Guipúzcoa actúe como un vulgar piquetero de las instituciones que representa y que gobierne cuestionando permanentemente todo lo que permite el desarrollo y el bienestar de los ciudadanos”

"El Diputado piquetero"
Autor: Raúl González Zorrilla

Martín Garitano


El diputado general de Guipúzcoa, el bildutarra Martin Garitano, formó parte destacada hace unos días de una manifestación celebrada en San Sebastián para pedir “la paralización de todas las grandes infraestructuras”. Ciertamente, la participación del ex periodista filoetarra en un acto de estas características no llama demasiado la atención cuando, desde la institución que dirige, y en apenas unos meses, se ha detenido de un plumazo el desarrollo de todos los proyectos estratégicos claves para el desarrollo del territorio más pequeño del País Vasco. “En Guipúzcoa, hay un freno a todo”, ha dicho Eduardo Zubiaurre, presidente de Adegi, la patronal, y no le falta razón porque, desde que Bildu, con Martin Garitano a la cabeza, llegó al poder, se han interrumpido las siguientes iniciativas de desarrollo: la intermodalidad ferroviaria Renfe, Feve, Euskotren y TAV hasta el centro de Donostia; el metro para San Sebastián y su comarca; la ampliación o modernización del aeropuerto de Fuenterrabía; la regeneración de la bahía de Pasajes; las intervenciones en diferentes carreteras (desdoblamiento de Echegárate, variantes de Zarauz o Andoain, vial Urretxu-Bergara, etc); la construcción de la incineradora de Zubieta, o el desarrollo urbanístico de Audutz Akular.
Martin Garitano y sus secuaces se dedican a descuartizar el futuro de nuestros hijos alimentándose de una extraña bazofia intelectual que mezcla proterrorismo militante, ecofascismo, totalitarismo identitario, integrismo ideológico, fanatismo político, acientificismo, maquinismo e irracinonalidad, y que, en el fondo, lo que demuestra es un odio visceral a nuestro sistema de libertades y a los valores éticos que conforman las sociedades occidentales. Y lo hacen sometiendo al territorio guipuzcoano a un proceso catastrófico de licuefacción de las leyes y de los organismos de representación que ataca directamente a lo que, en las regiones democráticamente más avanzadas del mundo, es la esencia más elemental de la convivencia: la presunción de la convivencia colectiva, la predecibilidad de los comportamientos sociales y la perdurabilidad de las instituciones.
Un territorio sólido e integrado, en el que los organismos de poder democrático mantienen su firmeza, en el que los códigos se cumplen y en el que los principales actores que gestionan la vida pública actúan según se espera de ellos, proporciona a los ciudadanos plena garantía en la protección de sus derechos, máxima confianza en sus construcciones políticas y una elevada seguridad individual levantada sobre la más absoluta previsibilidad del funcionamiento del sistema de convivencia.
Y es que la superioridad de nuestro diseño convivencial se asienta, fundamentalmente, en el hecho de que los hombres y las mujeres que lo conforman, cuando salen todos los días de su casa, saben que su quehacer cotidiano va a estar amparado sobre un puñado de certezas elementales como, por ejemplo, que los delincuentes han de ser detenidos y puestos a disposición de las fuerzas de seguridad, que la violencia nunca ha de legitimarse como un método de participación social, que un mismo idioma ha de servir para comunicarse en el territorio común del Estado, que el derecho a una educación pública en condiciones no puede depender de los caprichos legislativos de cada autonomía o que la construcción de las grandes infraestructuras no puede estar sujeta al albur de las decisiones de un puñado indecente de grupúsculos radicales y extremistas. Que, en definitiva, el diputado general no puede lanzar vítores a los etarras, que no es posible que el máximo representante de un territorio actúe como un vulgar y obsceno piquetero de las instituciones que representa y que no se puede pretender gobernar nada cuestionando grosera y permanentemente todo aquello que permite que sus ciudadanos se desarrollen, civilizadamente, como tales.
Los gobiernos de Bildu, con el Ejecutivo de Martín Garitano en primer lugar, han superado los recelos más pesimistas de los demócratas de este país y están sumiendo los territorios que controlan en un desierto de tierras movedizas, aberrantes y caóticas. Martin Garitano y su corte de filoetarras con despacho público, al intentar plegar su agenda a las demandas incongruentes de los terroristas, de los amigos de los terroristas, de los independentistas más ariscos, de la eco-izquierda más obtusa y de los sectores sociales más radicales y populistas, ha roto unilateral, irresponsable e indecentemente con todos los principios sobre los que se ha asentado la modernidad y el progreso occidental a lo largo de los últimos siglos y nos está abocando a padecer una realidad hedionda en la que los delincuentes son alabados como líderes del futuro, en la que los demócratas son expulsados al gueto misterioso de la derecha extrema y en la que, en el colmo de las vilezas, las víctimas del terrorismo son consideradas como peligrosos elementos de intolerancia y crispación.

Conferencia de Raúl González Zorrilla: "Bildu. Dos años bajo la infamia"



9 comentarios:

  1. En Gipuzkoa existen tres grandes proyectos en marcha, que, al menos, pueden ser criticados en muchos aspectos. Si oponerse a ellos es síntoma de vuelta a las cavernas, habrá que recordar el debate en torno a la central nuclear de Lemóniza hace 30 años.
    Quienes vaticinaban la vuelta a las cavernas, ¿Por qué no promueven hoy la puesta en marcha de Lemóniz? - 960Mw conectados a 20 km. de una conurbación (Gran Bilbao) de 1.5 millones de habtantes?

    Volviendo a los macroproyectos cuestionados:

    1.- TAV: ¿Es razonable que la mayor inversión en ferrocarril desde que se hizo la linea Irún-Madrid en 1869, solo sirva para enlazar capitales? Es sabido que entre Donostia y Bilbao existe un contínuo de pueblos y comarcas, muy poblados, con grandes empresas, Universidades, etc... Todo ese flujo humano que no va exactamente desde Bilbao a SS,o viceversa, se ve olvidado por el gran TAV.
    ¿POr tanto, un progreso que no recapacita sobre la realidad urbana y social del territorio es aceptable, sin más, sin cuestiunar?
    ¿Que ganan los ciudadanos de Zarautz, Berbara, Renteria o Eibar con el TAV? A que contribuye el TAV para los desplazamientos con la zona del Alto Deba, (Fagor,etc..) y la conexión con Vitoria o SS?

    2.- Puerto exterior:
    - No hay mayor provicianismo que reclamar el puerto para ser como los de Bilbao. ¿Es sostenible crear un macropuerto en Pasjes si a 80 km está el de Bilbao y a 40 km está el de Bayona?
    Imagino que una naviera internacional se reiría de la saturarción de puertos que se hacen la competencia entre si.
    Desde luego, el simil más cercano que se me ocurre, es el de los aeropuertos: ¿Quienes trinan por el desplifarro de aeropuertos como el de Castellón, Ciudad Real etc, son piqueteros de Buildu tambien?

    3.- Incineradora:

    Mientras la lupa no se ponga en intentar no generar tanta basura, y se centre solo en como eliminar la exponencialmente creciente cantidad de basuras que generamos... mal enfocados vamos.

    Por tanto, director y responsables de este medio, mejor harían en promover el debate serio sobre la sostenibilidad de nuestro pequeño mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, de Lemóniz, lo único que recuerdo son los aberrantes crímenes que la banda terrorista ETA cometió en su nombre. Otros parece que no recuerdan estas cosas. Cosas de este país de gentuza que se pasea por la calle con pistolas que, según la izquierda abertzale, no van a utilizar.

      Eliminar
  2. Anonimo, esto lo arreglaba vd poniendo una linea de asnos y asnas que llevaran a la gente de un lado para otro. ¿De donde salen gentes así?

    Pretender un TAV que pare en cada pueblo es una sandez cósmica, es como preguntarse porque un avion que fuera de vitoria a londres no iba a parar en San sebastian pongamos.

    Lo del puerto lo desconozco la verdad; pero no creo se pueda comparar un puerto industrial (o lo que queda de el), con lo que entiendo será uno de caracter más turístico y deportivo.

    Incineradora, energia nuclear... siguen los reaccionarios con posiciones que hasta los ecologistas han abandonando en buena parte desde los años 70.

    ResponderEliminar
  3. Querido Ogro:

    A parte de preguntarse: ¿De donde salen gentes así? Ni un solo argumento serio. Repase su texto,por favor. Yo al menos doy los mios.

    Y muy mal informado: El puerto exterio de Psajes (meta ese contenido en google) y verá que de puerto deportivo nada. Mire, por favor, tu luego opine con criterio. Opine, no sea faltón.

    Los del TAV: ¿O sea que integrar los movimientos humanos de un territorio denso en población y centros de trabajo, es volver a los asnos? En cualquier caso, he aportado unas razones. Al menos no insulte

    Insisto en la pregunta sobre Lemoniz: ¿Alguien aboga por poner hoy en marcha esa central nuclear?

    Veo que cuando alguien razona, o, al menos aporta sus razones, los palmeros de este blog se descolovcan

    Informese de la cosas. Es sano. Si no, puede que quedar como un prepotente idológico sin razones que lo sustenten.

    ResponderEliminar
  4. Hola Harry:
    Efectivamente: crimenes aberrantes, los de los ingenieros Ryan y Pascual. ¿Acaso recuerdas sus nombres, Harry?

    Pero la pregunta era: ¿Sería aceptable hoy una central nuclear de ese tamaño a 20km de una conurbación de 1.5 millón de habitantes?

    Es que una cosa no quita la otra.

    POr desgracia, el debate nuclear no solo se queda en nuestra tierra. Intenta mirar un poco más allá.

    ResponderEliminar
  5. Surge Herrira una nueva plataforma para presionar al Gobierno español (democrática hasta aquí la criatura) y exigirle “la vuelta a casa” de los presos y huidos de la banda terrorista, como condición ineludible, dicen, para alcanzar una solución al “conflicto vasco”. La vuelta a casa la tenían y tienen los presos, acogiéndose a los beneficios penitenciarios; la banda lo ha impedido, y el conflicto que vive el País Vasco, lo crearon y lo siguen manteniendo ETA, los etarras comprendidos y apoyados, y nadie más.
    El conflicto lo ocasionaron y mantienen quienes quisieron imponer su proyecto (de independencia, respetable) mediante el terror, anulando la libertad y la pluralidad. No hay conflicto entre España y Euskadi como nacionalistas democráticos y radicales quieren hacer ver y creer. El conflicto se ha dado entre vascos, tratando unos de imponer sus aspiraciones, eliminando a otros que pensaban diferente.
    Dicen los representantes de Herrira que quieren participar “en el proceso democrático”. Que comiencen por acatar las normas establecidas; que exijan la desaparición de ETA, que dejen de chantajear, de viztimizarse y de engañar a buenismos, por dejar de asesinar. Para avanzar en el proceso de pacificación, dicen los herriranos, se debe de facilitar la vuelta a casa de los presos y huidos “políticos vascos”. Herrira, Al Pueblo, debe de decirle la verdad. Que no hay políticos vascos presos ni huidos, que quienes están en la cárcel, lo están por haber cometido delitos y que todos los políticos están en sus casas, menos los asesinados y los exiliados.
    Es evidente que las reivindicaciones de los representantes de Herrira no van encaminadas tanto a abordar la vuelta a casa de los presos, como a justificar sus atrocidades, reclamar la impunidad, pasar página y esperar a las elecciones. De momento los nuevos conversos, siguen con su estrategia sibilina. Exigir y condicionar, no es democrático.

    ResponderEliminar
  6. Estupenda redacción y estupendos acolitos:

    Soy el mismo de antes: un anónimo ciudadano, que solo se representa a sí mismo:

    Ya se ve que en cuanto un comentario sale del habitual carril de la brocha gorda (muchos adjetivo y pocos datos)y aporta opiniones (personales, claro) pero apopyadas en datos y criterios, nadie rebate con datos o ideas.

    Parece que debatir con datos sobre desarrollo sostenible, integración y movilidad comarcal, alternativas enérgeticas, prioridades presupuestarias en época de crisis, etc... no es vuestro fuerte. Ojo, debates muy avanzados en cualquier sociedad occidental desarrollada.

    Desde luego, es más fácil quedarse en lugares comunes y tirar de brocha gorda.

    Por ejemplo: "la construcción de las grandes infraestructuras no puede estar sujeta al albur de las decisiones de un puñado indecente de grupúsculos radicales y extremistas"
    Con pontifiaciones así, no hay quien debata en serio, ni quien se atreva a aportar matices, sin sentirse ya insultado, despretigiado y ninguneado previamente por el periodista.

    Un respetuoso saludo

    ResponderEliminar
  7. Bueno, entre tanto experto yo en mi ignorancia me pregunto ¿Son necesarias tantas infraestructuras en una comunidad tan pequeña como la del país vasco? ¿No sería mas razonable modernizar las que ya existen en lugar de invertir un dinero que no tenemos? ¿No piensa nadie que estas obras megalómanas solo benefician a las empresas concesionarias y a los políticos repartiéndose el pastel de las cuentas públicas? ...
    El becerro de oro se ha quedado como una vaca famélica del cuerno de áfrica con tanto dispendio que lo pagamos los ciudadanos de a pié.

    ResponderEliminar
  8. pantxineta garagorri14 de marzo de 2012, 11:25

    Bilbao progresa y Guipúzcoa empeora...de verdad que me alegro: los guipuchis tienen lo que votan y por lo tanto merecen...

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...