"El plan de Patxi López responde casi milimétricamente a la agenda pactada en 2005 por los representantes de Rodríguez Zapatero con la banda terrorista ETA"

"La agenda de ETA"
Autor: Raúl González Zorrilla


Con la propuesta realizada por el lehendakari Patxi López para gestionar, según sus propias palabras, el "final del terrorismo de ETA", los cómplices políticos de los terroristas y el mundo nacionalista vasco que durante décadas ha jaleado, comprendido, entendido, justificado y, en ocasiones, alentado, todas y cada una de las barbaridades de los asesinos, ven culminado el proceso que les lleva casi definitivamente a su redención.
Tanto es así que, de hecho, el plan de Patxi López responde casi milimétricamente a la agenda pactada por representantes socialistas con los enviados de la banda terrorista ETA durante las infames negociaciones políticas que el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero mantuvo con los asesinos, especialmente entre los años 2004 y 2006.
En aquellos contactos éticamente indecentes en los que el PSOE arrastró al Estado español a los pies de los caballos terroristas de ETA, los portavoces de José Luis Rodríguez Zapatero, encabezados por Jesús Eguiguren, tal y como éste ha reconocido recientemente, ofrecieron a los etarras prebendas como las que siguen: formación de una mesa de diálogo extraparlamentaria en la que partidos políticos y agentes sociales vascos tejerían el futuro de Euskadi; progresivo acercamiento primero, y excarcelación después, de los presos de la banda terrorista ETA; legalización de Batasuna. ¿Les suena? Curiosamente, seis años después, estas mismas dádivas son las que el PSOE, a través del PSE en Ajuria Enea, entrega a los cómplices de los terroristas y al secesionismo vasco que siempre se ha posicionado más cerca de los verdugos que de las víctimas de éstos: creación de un espacio fuera del Parlamento vasco donde intervengan los grupos políticos y otras "personalidades relevantes" para hablar del porvenir que se abre en Euskadi tras "el final de la violencia"; ventajas penitenciarias para los reclusos de la banda terrorista y para los asesinos "huidos" en el extranjero, y, por supuesto, el regreso de Batasuna a la legalidad.
Con esta propuesta purulenta que apesta a apuros de final de legislatura, Patxi López ha terminado la misión abyecta que en su día se propuso José Luis Rodríguez Zapatero y que con tanto ímpetu impulsaron algunos secuaces de éste como Alfredo Pérez Rubalcaba o María Teresa Fernàndez de la Vega: asentar las bases de un nuevo tiempo en el que la desaparición del terrorismo se levante sobre una obscena reinserción político social de los cómplices de los terroristas, sobre la humillación de las víctimas y sobre la conversión de la justicia, la legalidad y el estado de derecho en un vulgar y molesto papel mojado.
Artículos complementarios
Un Gobierno vasco baldío

El legado de José Luis Rodríguez Zapatero

1 comentario:

  1. ETA desgraciadamente no ha perdido la guerra ni las últimas batallas. Demasiados tontorrones, ellos sabrán porqué, contraviniendo los principios, alientan batallas con disfrazados que guardan arsenales y mantienen las pistolas. ETA incomprensiblemente, está ganando su guerra y por lo que se aprecia, enterrando la memoria y la dignidad de asesinados y víctimas sin que se esclarezca la verdad y sin que se haga justicia.
    Sigue ganando batallas porque después de haber pasado 50 años asesinado y sembrando el terror, a pesar de que sus seguidores siguen su hoja de ruta, con ruedas de prensa y discursos totalitarios, sin exigir la disolución de ETA, sin reconocer ni cooperar con la Justicia, declarando ilegítimos al Gobierno y Parlamento vascos y exigiendo a los gobiernos español y francés, se pretende crear una ponencia parlamentaria “sin exclusiones” para “la redemocratización del entorno radical y para avanzar hacia la disolución incondicional de ETA”.
    ¿ Cómo entender que se pretenda crear un foro para “avanzar en la disolución de ETA con quienes la configuraron, no condenan los asesinatos, ni están dispuestos a cooperar para esclarecerlos?. ¿Cómo entender la petición por parte de algunos medidas de reinserción y beneficios penitenciarios para los presos de ETA sin condicionar antes que exijan la desaparición de la banda, el reconocimiento del sufrimiento causado y la cooperación con la Justicia para esclarecer todos los asesinatos? ¿Cómo entender que se cree un foro para hacer un relato real y verdadero de lo ocurrido con radicales que pretenden justificar sus fechorías, persiguen la impunidad y que al menos colaboraron para establecer el terror?
    Para la democratización del entorno radical y para la disolución de la banda falta que el Lehendakari, los políticos vascos y el Ministro del Interior exijan el cumplimiento de la Ley y dejen de abrir vías y montar ponencias partidistas y electorales que den oxígeno a los radicales.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...