"La izquierda española ha plegado su agenda a los extremistas más necios, a los antiglobalizadores más zánganos, a los ecotalibanes más irracionales y a los independentistas más ariscos"

"Lo que queda de la izquierda"
 
Si algo están demostrando las movilizaciones "contra los recortes" que se están produciendo estos días es que una parte importante de la sociedad española se encuentra ideológicamente secuestrada por un movimiento totalitario pretendidamente de izquierdas que alienta comportamientos aberrantes y guerracivilistas propios de siglos pasados.

Parlamentarios piqueteros, presuntos policías que defienden a quienes coartan la libertad de los demás, sindicalistas violentos que insultan a personas sensatas, portavoces obreros que se quejan de vivir en un “estado autoritario” mientras se toman unas cañas y, en fin, periodistas incendiarios y actores de pacotilla que acaban haciendo el más intenso de los ridículos siempre agazapados bajo las banderas que llenan sus pesebres. Esta izquierda sectaria y excluyente que en Euskadi llama a la huelga general, barriobajera y populista hasta límites difícilmente tolerables, padece, además, una pasión desbordante por abrazar al filoterrorismo, por jugar a la pose radical, por hacer manitas con los antisistema y por seducir a todo tipo de talibanes doctrinales.
Casi una década de “zapaterismo” ignorante, pretencioso y económicamente bien engrasado, ha dado luz a un paisaje ético tan desértico como inmenso y tan desolador como desesperante, en el que el término diálogo se santifica como una panacea casi mística, en el que se identifica como “fascista” a todo aquel que se atreve a disentir del pensamiento único presuntamente progresista y en el que las más inmensas necedades morales e intelectuales, a fuerza de repetirse incesantemente en los medios de comunicación tan áfonos como afines, acaban convirtiéndose en pretendidas verdades colectivas.
El movimiento político-sociológico-sindical de corte "izquierdista" que atenaza el avance renqueante de este país es insustancial, violento y reaccionario, y lejos de adaptarse a las necesidades y esperanzas de los nuevos tiempos, sigue empeñado en amoldar su agenda a los extremistas más necios, a los antiglobalizadores más zánganos, a los ecotalibanes más irracionales y a los independentistas más ariscos. Y con estos mimbres, y frente a la ceguera de algunos, la impasividad de bastantes y la impotencia de muchos, está arrastrando a la sociedad española a padecer una realidad purulenta en la que los peores de cada casa son propuestos como líderes del futuro, en la que los ciudadanos simplemente demócratas son expulsados al rincón de los apestados y en la que, en el colmo de las vilezas, las personas siemplemente decentes son consideradas como peligrosos apologetas de la extrema derecha, del capital y de los poderes del Estado.

Sobre cómo Mariano Rajoy ha perdido una oportunidad histórica de convertirse en el gran líder reformista que la España del siglo XXI necesita

4 comentarios:

  1. Magnífico artículo. ¡Cómo se agradecen las denuncias de que "el rey va desnudo", aunque pocos lo vean!...

    En Cataluña también tenemos alguna mente preclara -pocas, muy pocas- que denuncian este problema: Arcadi Espada hoy en El Mundo en su correo catalán "Ausencia de incidentes", que podemos leer gracias a e-pésimo .

    salud.

    ResponderEliminar
  2. Si el terrorismo sabiniano en particular y el secesionismo en general son ahora un riesgo real es fundamentelmente por el irracional y anti natura apoyo que la izquierda les ha ofrecido.
    No voy a negar que en determinados campos, no sustanciales, el mundo de ETA tenga aspectos izquierdistas, pero ello no pasa de ser un barniz. Como señaló acertadamente John Sullivan en su historia sobre ETA, ese izquierdismo es poco menos que una anecdota. Fundamentalmente son sabinianos y eso en material nazional-patriótica y en cultura e idioma (lo fundamental para ellos) supone hablar de fuerzas esencialmente de extrema-derecha y fascistas. En estos campos Otegui tiene más que ver con Le Pen o con Umberto Bossi, que con cualquier político tradicional de la izquierda europea.

    Cautiva y derrotada, la izquierda española, ha entregado sin resistencia y hasta con júbilo sus últimos principios éticos a los secesionistas. Esto se ha acabado.

    ResponderEliminar
  3. Sr. González Zorrilla: Mi más sincera enhorabuena

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...