Una red asiática de tráfico de inmigrantes ilegales convierte a San Sebastián en una de sus principales escalas en España

Una red desmantelada recientemente por la Policía y la Guardia Civil ha utilizado durante los últimos años a San Sebastián como escala principal en una ruta de tráfico ilegal de inmigrantes asiáticos.
Diez pakistaníes detenidos en la estación de autobuses donostiarra hace unos días, confesaron que habían viajado desde su país a Gran Bretaña, primero, y a Francia, después, encerrados en un contenedor de fruta. Tras los arrestos de San Sebastián, los dos cuerpos policiales desmantelaron una red de traficantes de seres humanos integrada por catorce personas.
Agentes de la Brigada de Extranjería de San Sebastián y de la Guardia Civil de Intxaurrondo se desplegaron el pasado día 12 de marzo en la estación de tren de la capital guipuzcoana y en la estación de autobuses de Amara. Esperaban la llegada de un grupo de inmigrantes ilegales que venían de Francia transportados por miembros de la red.A las ocho de la mañana los localizaron en Amara. Habían viajado desde París en una furgoneta durante toda la noche. Al llegar a Donostia, un miembro de la red compró billetes de autobús para cada uno de los inmigrantes y los repartió. El destino final del viaje era Barcelona, pero terminó en San Sebastián con la intervención conjunta de policías y guardias civiles, que arrestaron a los diez miembros del grupo y los llevaron a la comisaría.

Según informa la agencia de noticias Vasco Press, en dependencias policiales varios de los detenidos comenzaron a contar su historia. Formaban parte de un grupo de quince personas que habían pagado tres mil euros cada uno a una red que los debía trasladar hasta Barcelona. Los quince fueron introducidos en un contenedor. La mitad del habitáculo contenía fruta para disimular y la otra mitad había sido habilitada para ocultar a los emigrantes.
El viaje dentro del contenedor duró un mes. La primera escala fue Gran Bretaña. Cinco emigrantes decidieron que no completaban el trayecto y se quedaron allá. El resto volvió a ser introducido en otro contenedor en el que viajaron, por el túnel del Canal de la Mancha, hasta Pas de Calais. Ahí los sacaron y los introdujeron en una furgoneta que los llevó hasta París. Otra furgoneta los recogió en la capital francesa y viajó durante toda la noche hasta llegar a San Sebastián a primera hora de la mañana del día 12.
La capital guipuzcoana era la última escala del viaje antes del destino final. Los emigrantes llevaban todos su pasaporte, pero ninguno de ellos portaba dinero. Al parecer, se lo quedaban los miembros de la red, según fuentes policiales.
La trama, según pudieron averiguar los cuerpos de seguridad durante la operación, llevaba varios años funcionando e introduciendo emigrantes pakistaníes, aunque también otros procedentes de Nepal o India. Las tarifas que les cobraban a cada uno de ellos llegaba en ocasiones a los diez mil euros por persona, aunque el grupo de San Sebastián había pagado tres mil.
La investigación se inició el pasado mes de octubre cuando una patrulla policial interceptó en la localidad leridana de Les una furgoneta en la que viajaban nueve personas. Dos de ellas eran miembros de la red que transportaban al resto desde Francia. A medida que avanzaron las pesquisas se identificó a los cabecillas del grupo y a buena parte de sus integrantes. La trama transportaba a los emigrantes en contenedores o en camiones TIR. Pero no eran esas sus únicas actividades: además traficaban con pasaportes o visados falsos, realizaban empadronamientos fraudulentos y hasta organizaban matrimonios de conveniencia.
La Guardia Civil y la Policía averiguaron también que la red había creado empresas ficticias para realizar contratos de trabajo que permitían solicitar permisos de residencia e, incluso, prestaciones irregulares por desempleo. Varios de los sospechosos recibían prestaciones de la Seguridad Social pese a que nunca habían trabajado en España. Otros cobraban el paro mientras residían en terceros países.
Las detenciones de San Sebastián fueron el detonante de la operación contra la red. Las FSE detuvieron en Cataluña a catorce personas y registraron siete domicilios y una empresa. Algunas viviendas habían sido convertidas en pisos patera donde se alojaban asiáticos que habían llegado desde Inglaterra semanas antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...