La Diputación de Guipúzcoa (Bildu) concede un 20% más de subvenciones a investigar lo sucedido durante la “Dictadura Franquista” que a trabajar por la actual defensa de los derechos humanos


Para la actual Diputación de Guipúzcoa, liderada por Bildu, es más importante investigar lo sucedido hace varias décadas durante la “Dictadura Franquista” que trabajar en favor de la defensa de los derechos humanos en el año 2012. Así se desprende, al menos, de las ayudas económicas que la entidad foral, presidida por Martin Garitano, acaba de anunciar, por un lado, para “contribuir a la consecución de la normalización, la reconciliación y la paz basada en el respeto de los derechos humanos de todas las personas” y, por otra parte, para “recuperar, conocer la verdad y reconocer los hechos acaecidos en Gipuzkoa o a personas de este Territorio Histórico durante la sublevación militar, la Guerra Civil y la Dictadura Franquista”. El primer decreto está dotado con 165.000 euros, mientras que la segunda propuesta lleva asociada un fondo económico de 200.000 euros.

Las bases reguladoras del programa de concesión de ayudas para la realización de proyectos que tengan por objeto recuperar, conocer la verdad y reconocer los hechos acaecidos en Gipuzkoa o a personas de este Territorio Histórico durante la sublevación militar, la Guerra Civil y la Dictadura Franquista son muy explícitas e indican que, en este periodo histórico, “fueron muchas las víctimas de graves vulneraciones de derechos humanos que el derecho internacional prohibía y condenaba, como tortura, ejecuciones extrajudiciales, ataques contra población civil, persecución política, religiosa o racial, encarcelamientos arbitrarios, trabajos forzados y otros actos definidos como crímenes contra la humanidad. Estas vulneraciones, a día de hoy, no han tenido reparación global ni han sido consideradas en su conjunto por el Estado. La legislación adoptada en los últimos años, tampoco ha respondido adecuadamente a las Directrices Internacionales sobre los derechos humanos.”
Por el contrario, el anuncio foral que certifica concesión de ayudas económicas a las entidades, tanto públicas como privadas, que presenten líneas de actuación para trabajar a favor de los derechos humanos, es mucho más difuso e indeterminado y explica que “dado que en la actualidad vivimos una nueva época llena de esperanza e ilusión, deseamos trabajar en vías de su consolidación y avance. Y es que contribuiremos a ello en tanto ayudemos a conformar una sociedad cada vez mas conocedora y respetuosa con los derechos humanos, como premisa fundamental para mejorar la convivencia y la consecución de la paz. Por todo ello, resulta imprescindible impulsar políticas que ayuden en la defensa, el respeto y la garantía del cumplimiento de los derechos humanos.”
Ni una palabra de ETA, ni de las víctimas de los terroristas, ni de las cinco décadas durante las cuales miles de ciudadanos vascos han estado sumidos en la oscuridad de la amenaza, de la extorsión, del totalitarismo ideológico y del chantaje de los criminales.

1 comentario:

  1. ¿Entrará ahí el estudio de las persecuciones de republicanos y nacionalistas? En total, en 1961 se cifró en nada menos que 1913 asesinatos, más de 6 % de la población (Fuente Diario Vasco 18-07-61, incluye desglose de localidades). ¿Nos explicarán algunas curiosidades sobre la represión, como que el Ayuntamiento de San Sebastián depuró a 7 funcionarios por cuestiones políticas y sorprendentemente los depurados cobraban un subsidio anual. (Diario Vasco, sección hace 25 años 28-10-61). Esperemos que alguno de los que reciban la subvención también analice la tibieza con la que fueron tratados los miembros del "Ejército vasco" del PNV.

    Esto de la memoria es una gigantesca estafa, porque no parten de la realidad: en todas partes cocieron habas y en todas a calderadas.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...