“Se entenderá que hay pronóstico de reinserción social cuando el penado haya colaborado activamente con las autoridades para impedir la producción de otros delitos o para atenuar los efectos de su delito"

El artículo 90.1.C del Código Penal tiene la clave

Rodolfo Ares

Los promotores de la recuperación social de etarras a través de la denominada “vía Nanclares”, del Ministro del Interior al Lehendakari, pasando por auténticos “hooligans” de esta iniciativa como Rodolfo Ares, Jesús Loza, Maixabel Lasa o Txema Urkijo, ocultan permanentemente a la opinión pública que, en la legislación española, y en la mayor parte de la normativa penal europea, la reinserción de los presos condenados por delitos terroristas exige siempre que los detenidos, previamente a la obtención de beneficios penitenciarios, colaboren activamente con la Justicia y las fuerzas de seguridad en la resolución de los delitos en los que hayan tomado parte o de los que puedan tener información por su pertenencia a una determinada organización criminal.
Hasta el momento, y tal y como hábilmente ha denunciado Consuelo Ordóñez tras su reunión con el etarra Valentín Lasarte, uno de los terroristas que participó en el asesinato de Gregorio Ordóñez, los escasos criminales acogidos a la “vía Nanclares” solamente han tenido que mostrar un indefinido, y generalmente vacuo, arrepentimiento, para alcanzar los beneficios asociados a la misma.En este sentido, el Gobierno de Patxi López, el Comisionado para la Convivencia y la Dirección de Atención a las Víctimas se equivocan al despreciar, de un modo tan mostrenco como ignorante, la “delación” como algo nefasto porque, según afirman, “no se puede obligar a los terroristas a ser unos chivatos” y, además, mienten con el cinismo propio de los iluminados, de los fanáticos o de los arrivistas cuando afirman que en el ordenamiento jurídico español no existe esta exigencia legal.
De hecho, fue el Gobierno de Felipe González quien, en mayo de 1988, impulsó la modificación del Código Penal acentuando “el premio a la delación” a los efectos de “la extinción de la pena y la obtención de la libertad condicional”. Y el Código Penal español, actualizado en 2009, es taxativo en esta cuestión en su artículo 90.1.c: “Asimismo, en el caso de personas condenadas por delitos de terrorismo de la sección segunda del capítulo V del título XXII del libro II de este Código, o por delitos cometidos en el seno de organizaciones criminales, se entenderá que hay pronóstico de reinserción social cuando el penado muestre signos inequívocos de haber abandonado los fines y los medios de la actividad terrorista y además haya colaborado activamente con las autoridades, bien para impedir la producción de otros delitos por parte de la banda armada, organización o grupo terrorista, bien para atenuar los efectos de su delito, bien para la identificación, captura y procesamiento de responsables de delitos terroristas, para obtener pruebas o para impedir la actuación o el desarrollo de las organizaciones o asociaciones a las que haya pertenecido o con las que haya colaborado, lo que podrá acreditarse mediante una declaración expresa de repudio de sus actividades delictivas y de abandono de la violencia y una petición expresa de perdón a las víctimas de su delito, así como por los informes técnicos que acrediten que el preso está realmente desvinculado de la organización terrorista y del entorno y actividades de asociaciones y colectivos ilegales que la rodean y su colaboración con las autoridades.”
¿Cuántos etarras sujetos a la denominada “vía Nanclares” han cumplido con esta exigencia?

2 comentarios:

  1. Aqui el sistema falla por completo. Mientras se pretende las víctimas callen, los orates politicos y los polichinelas judiciales se encargan de pasarse la legislacion por el orto; a saber, PREVARICACION.

    ¡Y nadie hace nada! ¡ todos callados!.
    Ergo todos cómplices.

    ResponderEliminar
  2. Como sois......(ironía)

    Se ve que no habéis leido a un periodista de El País, al que igual hasta hacen sitio en el pasquín proetarra. Dicho peridista afirma que exigir colaboración con la justicia como condición necesaria para acogerse a medidad de reinserción es humillante para los terroristas encarcelados.

    No será que quienes promueven vías como esa de Nanclares son plenamente conscientes de que la inmensa mayoría de los terroristas no son reinsertables y buscan simplemente subterfugios para excarcelarlos lo antes posible porque creen que así, con impunidad, van a acabar antes con la banda terrorista eta. Los batasunos, sin reparos, aseguran que eta no desaparecerá mientras haya presos, lo que no significa que sin presos desapareciera. Si alguien traga, eso que llevan por delante........

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...