El independentismo vasco filoetarra quiere convertir el partido entre el Athletic de Bilbao y el Hapoel Kiryat en un acto de exaltación palestina contra Israel, el único país democrático de Oriente Próximo

Pancarta exhibida en San Mamés
El independentismo vasco proetarra, representado en San Mamés por la agrupación Herri Norte Taldea, quiere convertir el partido que juega el Athletic de Bilbao contra el Hapoel Kiryat en un acto de exaltación del radicalismo palestino contra Israel, único país democrático de Oriente Próximo.
Herri Norte Taldea, siempre sumisa al ideario político de corte totalitario de la autodenominada “izquierda abertzale”, ya ha advertido que el tema de la reivindicación palestina “es de la máxima sensibilidad para nosotros” y ha rechazado cualquier posibilidad de silenciar su apoyo a “la causa” palestina. De hecho, ya se ha convocado a las puertas del campo de juego una concentración con el lema “¿Israel? Ez, eskerrik asko. Boikot”. El acto ha sido autorizado por el Departamento de Interior porque “no interfiere en el movimiento de los autobuses de los equipos”. La Ertzaintza ha diseñado un operativo especial de protección a los jugadores judíos que, de hecho, han recorrido ya diferentes calles de la capital vizcaína escoltados por varios miembros de la policía autonómica.

Análisis: "Izquierda abertzale" e Islamismo: objetivos compartidos

Hay que recordar que más allá de las complejas, variables e intensas relaciones que ETA, a lo largo de su historia, ha cultivado con diferentes organizaciones terroristas de corte islamista, el independentismo vasco proetarra siempre ha mantenido una mirada de cercanía identitaria con los palestinos, como si éstos fueran el auténtico “pueblo vasco” de Priente Próximo, "oprimido, represaliado, despreciado y abandonado". A su vez, el radicalismo islamista representado fundamentalmente, aunque no en exclusiva, por Hamas, ha encontrado en el País Vasco un ejemplo perfecto de cómo en el mundo occidental también hay otros “pueblos humillados” y otras “naciones sin estado” que luchan, tanto “militar” como políticamente, por su liberación.
Pero, por encima de esta convergencia de intereses estratégicos e inmediatos, hay tres elementos ideológicos básicos que hacen converger las estrategias y los objetivos del fanatismo filoproetarra con el totalitarismo ideológico islamista: odio ciego hacia las democracias liberales; apelación hacia el irracionalismo (político, cultural, económico o religioso) como elemento de cohesión grupal; aborrecimiento de las libertades individuales; y legitimación sin fisuras de la utilización de la violencia terrorista como medio para alcanzar el gran “objetivo final”.
Durante los últimos años, la creciente llegada al País Vasco, como al resto de España, de un importante número de inmigrantes islámicos, ha facilitado los encuentros entre proetarras e islamistas. En este punto, es importante destacar que la mayor parte de la población musulmana instalada en Euskadi (30.000 personas, aproximadamente) se ha aclimatado de una forma modélica, pacífica y ejemplar a las costumbres occidentales, pero la pequeña proporción de musulmanes islamistas que ha llegado a esta comunidad no ha perdido tiempo para entablar relaciones con los siempre demasiados vascos proetarras que viven entre nosotros.
Las fuerzas de seguridad tienen constancia de cómo durante los últimos meses se han celebrado varias reuniones entre jóvenes de distintas organizaciones árabes extremistas y de la autodenominada “izquierda abertzale” para poner en marcha lo que han definido como “una organización internacional única que sirva de punto de encuentro del movimiento juvenil palestino”. En el lanzamiento de esta iniciativa (en la imagen) estuvieron presentes, entre otros, Miren Legorburu y Alasne Olaizola, dos destacadas líderes de la autodenominada “izquierda abertzale” que firmaron la muy esclarecedora declaración final del encuentro: “Palestina y Euskadi son dos pueblos hermanos luchando por su libertad”.
Esta alianza del entorno proetarra con los grupos violentos internacionales que quieren acabar con Israel, que no hay que olvidar que es el gran bastión de las democracias occidentales en Oriente Próximo, se ve reforzado, además, por las constantes muestras de apoyo que desde el mundo nacionalista vasco y desde ámbitos de izquierda de Euskadi se lanzan hacia el islamismo radical. Para muestra, un botón. Todos los sindicatos independentistas vascos, a los que se ha sumado Comisiones Obreras, hicieron público hace unos meses un manifiesto en el que mostraban su adhesión a las diferentes campañas que se han puesto en marcha para boicotear a Israel y se comprometían a “no colaborar con la política de 'apartheid' en Palestina y la ocupación ilegal en sus territorios". Del terrorismo de Hamas, de la falta de libertades en los países árabes, de la proliferación del integrismo islamista, de los ataques humillantes a extensos sectores de la población en estas regiones (mujeres, homosexuales, etc.), no tocaba hablar entonces. Ni nunca.

1 comentario:

  1. Cuànto te han pagado los sionistas para escribir estas chorradas?

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...