La asesora jurídica de Mondragón Corporación Cooperativa (MCC) recomendó las aportaciones financieras subordinadas “siempre que no otorguen un derecho de rescate anticipado a sus titulares”

El escándalo de las aportaciones financieras subordinadas de Fagor y Eroski  
Toda la información sobre este tema

EIG. Redacción. Bilbao.
Zorione Arregi, desde 2003 responsable de la Asesoría Jurídica del grupo Mondragón Corporación Corporativa (MCC), elaboró en enero de 2004 un documento de trabajo, al que ha tenido acceso Euskadi Información Global, en el que bajo el título de “La financiación de las cooperativas en el marco legal español: especial referencia al artículo 57.5 de la ley 4/1993, de 24 de junio, de cooperativas de Euskadi” abogaba por el empleo de las aportaciones financieras subordinadas como elemento de financiación de estas empresas, "porque además de formar parte del capital social (de la cooperativa) pueden garantizar el carácter de Recurso Propio en base a las Normas Internacionales de Contabilidad siempre que, entre otras cuestiones, no se otorgue un derecho de rescate anticipado a sus titulares”. Esta afirmación contradice radicalmente la forma en la que Caja Laboral, perteneciente a MCC, ofreció a sus clientes la compra de aportaciones financieras subordinadas de Fagor y Eroski, cooperativas también de MCC, ya que, en muchos casos, y según declaraciones de varios compradores, se les invitó a adquirir este producto prácticamente como si fuera un depósito a plazo, recalcando que "podía ser vendido en cualquier momento" e insistiendo en que el capital inicial siempre quedaba a salvo. Nada de esto era cierto y las consecuencias han sido extremadamente graves: numerosos pequeños ahorradores vascos, y de otros lugares de España, han perdido cientos de millones de euros con las "preferentes" de Fagor y Eroski.    
En su trabajo, Arregi recordaba que las cooperativas, como empresas que son, requieren obtener los recursos financieros necesarios para conseguir sus fines. “En principio, la cooperativa cuenta como fuente de financiación con su propio capital social constituido por las aportaciones de los socios. Es un capital que tiene una función fundamentalmente instrumental y no organizativa, no atribuye derechos sociales, y tiene más carácter de deuda que de cifra de garantía”.
Zorione recordaba en su análisis que el capital social cooperativo es “inestable”, en el sentido de que está sujeto a constante variación como consecuencia de los reembolsos que hay que hacer a los socios en cada baja, “y no están teniendo éxito las fórmulas de las aportaciones voluntarias, las de socios colaboradores”. “Todo ello hace que la cooperativa no tenga fiabilidad financiera, fundamentalmente por el carácter variable de su capital. Por este motivo, en 2000 se modificó la ley 4/1993 de Cooperativas de Euskadi, incorporando al artículo 57, que regula el capital social, un párrafo número 5 con el siguiente texto”:

Se consideran financiaciones subordinadas las recibidas por las cooperativas que, a efectos de prelación de créditos, se sitúen detrás de todos los acreedores comunes.
Independientemente de su denominación o formalización jurídica, tendrá la consideración de capital social cualquier aportación financiera subordinada contratada por la cooperativa con socios o terceros cuyo vencimiento no tenga lugar hasta la aprobación de la liquidación de la misma, sin que le sea de aplicación, salvo pacto en contrario, lo dispuesto en los artículos 59 a 63 de esta ley. Dichas aportaciones o participaciones podrán ser reembolsables o adquiridas en cartera mediante mecanismos financieros de garantía equivalentes a los establecidos para las participaciones o acciones en las sociedades de capital, incluyendo las opciones previstas en la segunda directiva 77/91, o en los términos que reglamentariamente se establezcan.
Estas aportaciones, cuya retribución podrá ser fija, variable o participativa, se representarán por medio de títulos o anotaciones en cuenta, que podrán tener la consideración de valores mobiliarios si así se prevé en el acuerdo de emisión, en cuyo caso su régimen jurídico se ajustará a la normativa aplicable a estos activos financieros.
Estas aportaciones en ningún caso atribuirán derechos de voto en la Asamblea General ni de participación en el órgano de administración.
La emisión o contratación de estas aportaciones deberá ser ofrecida, en cuantía no inferior al 50 por ciento, a los socios y trabajadores asalariados de la cooperativa antes de ofrecerse a terceros. Tal oferta tendrá publicidad equivalente a la establecida en la cooperativa para la convocatoria de las Asambleas Generales.

“Como vemos”, explica Arregi en su análisis, “la nueva regulación extiende expresamente el concepto de capital abriendo nuevas posibilidades para aportaciones de características sensiblemente distintas de las tradicionales. A este nuevo capital le llamaremos Aportaciones Financieras Subordinadas”. 
Tras repasar cuestiones relacionadas con el reembolso, la transmisión y la retribución del capital, Zorione Arregi se detiene a analizar un tema que, en su opinión, es “alarmante” y que hace referencia al cuestionamiento del carácter de recurso propio del capital de las cooperativas planteado por las Normas Internacionales de Contabilidad, y fundamentalmente por la IAS 32, normativa que recoge que “es la esencia económica de un instrumento financiero, por encima de su forma legal, la que ha de guiar la clasificación que el emisor ha de darle en el balance general... algunos instrumentos financieros toman la forma de legal de instrumentos de capital pero son, en esencia, pasivos”.
A juicio de Zorione Arregi, es esta norma uno de los elementos que hace más interesante el uso de aportaciones financieras subordinadas por parte de las cooperativas. Según explica en el documento citado, de las afirmaciones anteriores, "incluyendo una referencia expresa a las cooperativas, se concluye que, en base a las IAS 32, el Capital de las Cooperativas no es recurso propio, ya que el derecho del socio al reembolso en caso de baja no es compatible con el carácter de Recurso Propio. No obstante, sí es compatible que la cooperativa pueda reeembolsar, pero no lo es que esté obligada a ello. En este contexto, adquiren, si cabe, mayor relevancia las Aportaciones Financieras Subordinadas del artículo 57.5. de la Ley 4/1993 de Cooperativas de Euskadi, con vencimiento en la liquidación de la cooperativa porque además de formar parte del Capital Social pueden garantizar el carácter de Recurso Propio en base a las Normas Internacionales de Contabilidad siempre que, entre otras cuestiones, no se otorgue un derecho de rescate anticipado a sus titulares”.
Documento relevante: “La financiación de las cooperativas en el marco legal español: especial referencia al artículo 57.5 de la ley 4/1993, de 24 de junio, de cooperativas de Euskadi”

I Parte de este artículo: Numerosos pequeños ahorradores vascos pierden cientos de millones de euros con las "preferentes" de Fagor y Eroski

12 comentarios:

  1. Yo tengo aportaciones de Fagor. Compré 12.000 euros: hoy no me dan nada, "salvo que la cosa mejore". Me dijeron que mi dinero estaba seguro. Me han engañado. Y no puedo hacer nada. Que les den

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no sé si a la hora de vender o no las aportaciones se transmitieron correctamente las características de esas emisiones, pero yo, que al final no compré, tengo que asegurar que tuve toda la información desde el principio y era correcta (en Caja Laboral no pregunté, sino directamente en Eroski). Además, algún conocido mío que si compró (y además es trabajador de Eroski) me ha reconocido que sí sabía las características, es más, al cabo de un par de años de la primera vendió una parte de las mismas.
    Eso sí, mientras ha estado cobrando el 8% de interés del capital que tenía no ha habido ninguna queja (ahora no sé si está en el 4,5%).

    ResponderEliminar
  3. Eroski y caja laboral igual a LADRONES!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bien lo hicieron! Mucha gente adquirió las aportaciones Eroski y Fagor sin saber lo que estas cooperativas, con el asesoramiento de Zorione Arregi, estaban tramando: hacerse con un gran capital y sólo pagar intereses hasta..., bueno nunca han tenido ni tienen plazo de devolución.
    Eroski y Fagor eluden toda responsabilidad en el asunto, pero si mandaron vender esas aportaciones a otras entidades, les tenían que haber explicado bien en que consistían y todos los inconvenientes de esta inversión, porque yo no me creo que todas las entidades comercializadoras querían engañar a sus clientes, más bien pienso que el engaño venía ya en el producto en si y para venderlo tenían que ocultar información o adornar el producto de forma que realmente la gente no supo realmente lo que compraba. ¿ Cuántos volverían a comprar las aportaciones si se hubiese conocido todas la verdad, por ejemplo las recomendaciones de la brillante economista Zorione ?
    La historia demuestra que a la larga todo se paga, algún día te llegará tu turno Zorione.

    ResponderEliminar
  5. Yo también compré. Y a mí, en la sucursal de Pasajes, me aseguraron que mi dinero estaba garantizado "como siempre", me dijeron. ¿Nadie va a hacer nada contra esta gentuza?

    ResponderEliminar
  6. Me han dicho que se está formando una plataforma de afectados. ¿Alguien me puede dar algún dato más?

    ResponderEliminar
  7. Hola, también son una afectada por las aportaciones de Eroski, y en Vitoria-Gasteiz estamos tratando de montar una plataforma de afectados. Os dejo el teléfono de contacto: 653745280 (Ricardo).

    ResponderEliminar
  8. estos estafadores de guante blanco estan especulando con nuestro dinero ,,estan jugando con el dinero de pequeños ahorradores ,luchemos por lo que tanto nos a costado ahorrar ,,vamos a intentar hacer una union de dagnificados por estos estafadores y luchemos por lo que es nuestro ,, os dejo un tfn de contacto 653745280,,vasta ya de siverguenzas ¡¡

    ResponderEliminar
  9. Brevemente, la historia de las aportaciones se fraguó de la siguiente manera:
    1º.- El gobierno de Ibarretxe modificó la Ley de las cooperativas de Euskadi en el año 2000. Enlace a dicha ley:
    http://www.euskadi.net/cgi-bin_k54/ver_c?CMD=VERDOC&BASE=B03A&DOCN=000027858&CONF=bopv_c.cnf
    Leer el artículo 8. Este artículo daba cobertura legal para emitir las aportaciones, tal como Eroski y Fagor lo hicieron después.
    2º.- Aprovechándose de dicha ley, Eroski y Fagor emitieron sus tristemente famosas aportaciones en sucesivos años.
    3º.- Como Eroski y Fagor no podían venderlas, encargaron de su venta a otras entidades, sobre todo a Caja Laboral.
    4º.- Como es un producto complicado de entender, se produjeron muchas confusiones. Muchos empleados de las entidades comercializadoras asesoraron muy mal a sus clientes diciendo cosas que, aunque en ese momento eran verdad, no había una garantía que así fueran siempre. La duda está en si lo hicieron con conocimiento de causa o si ellos mismos no conocían a fondo el producto y repetían lo que alguien les había dicho que tenían que decir para vender el producto.
    5º.- Durante años no hubo problemas porque siempre había alguien que compraba las aportaciones del que quería vender.
    6º.- Con la crisis, llegó un momento que nadie quería comprar dicho producto abonando el 100% del valor del mismo. El porcentaje del valor de las aportaciones fue bajando muchísimo.
    En este punto estamos actualmente.
    ¿ Quién es el culpable de la situación?:
    a) El que aprobó la Ley.
    b) Los que se aprovecharon de ella.
    c) Los que no informaron correctamente a sus clientes a la hora de venderles el producto.
    d) Los clientes que se fiaron de los gestores de dichas entidades sin informarse por si mismos
    e) La crisis.
    Cada uno tendrá una idea sobre quién es el culpable, pero las victimas han sido los pequeños ahorradores que se han encontrado con un panorama que ni en sus peores sueños podían imaginar.

    ResponderEliminar
  10. Creo que tendriamos que cempezar ya a colgar a mas de 1no se a que esperamos

    ResponderEliminar
  11. Quizá lo único que pueda dar resultado es fletar unos autobuses desde Bilbao, Donosti y Vitoria con los afectados que quieran acudir y hacer una concentración en Elorrio ante la sede de Eroski con las correspondientes pancartas e invitando a todos los medios de comunicación, para que Eroski deje de comprar el capital de Caprabo y devuelvan el dinero a los que lo deseen.

    ResponderEliminar
  12. A mi me dijeron que en 5 años fagor devolvía el dinero, pregunte al 5º año y me dijeron que fagor no lo compraba que tenia que haber un comprador y hasta ahora esperando al señor comprador. Caja Laboral estafadores

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...