"Piensen por qué más de dos millones de niños nacidos de padres de fuera de Cataluña, ahora ya adolescentes y adultos, permanecen callados ante el desprecio de su cultura original, o aborrecen a España directamente"

La situación en Cataluña
Rebeldes del Swing
Antonio Robles (*)
Ahora que se acerca un nuevo aquelarre por la secesión con la disculpa de otro 11 de septiembre, sería interesante ver una película que desvele por analogías tantos comportamientos totalitarios que se producen hoy en Cataluña y pasan desapercibidos o confundidos con un canto a la libertad nacional.
La escuela, los medios públicos de comunicación, los lugares comunes y un sinfín de populismos insufribles, como el déficit fiscal con España, están creando una atmósfera de creencias introducidas a través de la manipulación de los sentimientos, que ha fanatizado a miles de personas.
La presión del grupo está haciendo estragos. No es que abunden los malvados, es que los buenos han renunciado a parecerlo. Callan, aturdidos por el ruido de las evidencias. Su silencio ha envalentonado los más bajos instintos; y azuzados por el egoísmo fiscal, repiten argumentos reaccionarios con la seguridad de que nadie les afeará la fechoría.
Todos están en el aquelarre haciendo lo mismo. No hay cámaras, parecen pensar, ya es posible robar sin que nadie se entere. Falta de grandeza, flaqueza moral, un asco de naturaleza humana. Son ya tres décadas de adoctrinamiento. Y se nota el olor a cloaca.
En Cataluña ya no rige la máxima de la ilustración: atrévete a pensar, sino el de “España nos roba”. Un gran pensamiento. Triste legado.
Cuando el odio llega, ya es demasiado tarde. En las postrimerías de la Alemania de los años 30, los chicos swing se negaban a unirse a la organización juvenil nazi. Preferían la música y el baile swing, una modalidad de jazz que se estaba convirtiendo en un antídoto contra los rebaños nazis.
Les invito a ver esta película de libertad, fanatismo y rebeldía. "Rebeldes del swing" es una película ambientada en los años 30 en la Alemania nacionalsocialista. Vean el progreso de destrucción de la personalidad de los adolescentes alemanes por los nazis. Piensen por qué en Cataluña más de dos millones de niños, nacidos de padres de fuera de Cataluña ahora ya adolescentes y adultos, permanecen callados ante el desprecio de su cultura original, o aborrecen a España directamente. Eso no es natural, eso se construye. La película nos da alguna pista de cómo se consigue.
No hace falta explicar nada. Sólo hay que abrir los ojos y mirar alrededor. Quizás esté rodada en nuestros días, muy cerca de nosotros sin habernos dado cuenta.

(*) Antonio Robles es profesor y ex diputado en el Parlamento de Cataluña. Este artículo ha sido publicado originalmente en "La Voz de Barcelona"

Información complementaria

‘The New York Times’ ve el chantaje del nacionalismo catalán como referente del separatismo quebequés

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...