Eroski mintió a sus socios y a miles de pequeños inversores al afirmar públicamente que sus aportaciones financieras subordinadas tenían asegurada su liquidez

El escándalo de las aportaciones financieras subordinadas de Fagor y Eroski  
Constan Dacosta, ex presidente de Eroski

En julio de 2002, a través de su revista corporativa, el Grupo Eroski informaba a sus socios del lanzamiento de sus aportaciones financieras subordinadas, y explicaba lo siguiente: “Estas aportaciones son un producto financiero con liquidez, por cotizarse en el mercado AIAF de renta fija”. Y la misma publicación, en las seis páginas promocionales que dedicó a este tema, añadía que la seguridad que se aportaba al inversor con este producto financiero estribaba en “la solidez y seriedad demostradas por la cooperativa durante más de 30 años consiguiendo históricamente beneficios empresariales”. Según ha podido saber Euskadi Información Global, todos los contenidos de la revista Eroski, presentada entonces como “el periódico de los socios”, eran tutorizados por los máximos responsables de la empresa. Y era absolutamente imposible que éstos no supieran que la cotización de las aportaciones en el mercado AIAF (en el que ya ni siquiera cotizan) no garantizaba de ningún modo la liquidez de éstas. De hecho, los expertos consultados por esta web coinciden en señalar que éste es un mercado especialmente oscuro, opaco y lleno de recovecos legales.

De cualquier modo, y no satisfechos con mentir sobre la seguridad de sus aportaciones, el entonces presidente de la compañía, Constan Dacosta, en la misma publicación y preguntado por las razones que debían llevar a una familia a invertir en este producto financiero, insistía: “Creemos que rentabilidad, solvencia y liquidez son tres razones para que quienes dispongan de ahorros se decidan a invertir. Y nuestras aportaciones ofrecen estas tres ventajas. Eroski goza de una imagen de seriedad y buen hacer en la sociedad y presenta un historial de beneficios crecientes. Esta solidez es la base de nuestra solvencia como empresa, que trasladamos a estas aportaciones”.
Hoy, las aportaciones financieras subordinadas emitidas por Eroski y Fagor, dos de las principales cooperativas de Mondragon Corporación Cooperativa (MCC), han llevado a la ruina a miles de ahorradores vascos, y de otras comunidades españoles, que se encuentran actualmente intentando recuperar, infructuosamente, el dinero que habían invertido en estos productos financieros. Durante los últimos años, Caja Laboral, también perteneciente a MCC, y otras entidades financieras, han comercializado este producto garantizando en todo momento a los compradores la posibilidad de recuperar el capital invertido en el mismo, pero la realidad es muy diferente: se trata de un producto financiero de alto riesgo, se contrata a perpetuidad y no puede ser reembolsado, salvo que así los dispongan, voluntariamente, Eroski y Fagor.


- Publicidad -



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...