1/12/2012

El PP vasco se resquebraja y comienza a buscar posibles alternativas a Antonio Basagoiti

Actualización (07-05-2013) Antonio Basagoiti confirma que abandonará la presidencia del PP vasco y trabajará en una empresa privada
El brindis que no se olvida

EIG. Redacción. Bilbao.
Los pobres resultados electorales obtenidos en los últimos comicios autonómicos, con una pérdida de casi 20.000 votos con respecto a 2009; las tensiones constantes que en una parte no desdeñable del partido ha provocado el giro vasquista dado por la actual ejecutiva; las críticas profundas recibidas por la organización desde las principales asociaciones de víctimas del terrorismo, y el cada vez menor interés mostrado por el Gobierno de Mariano Rajoy hacia lo que sucede en Euskadi, han aumentando al máximo las tensiones en el interior del Partido Popular vasco y, de hecho, según ha podido saber Euskadi Información Global de fuentes de la máxima solvencia, son varios los dirigentes de esta formación que hablan ya sin tapujos de la necesidad, a corto plazo, de reemplazar a Antonio Basagoiti.

Nombres como los de Iñaki Oyarzábal, actual secretario general del partido en Euskadi o Arantza Quiroga, ex presidenta del Parlamento de Vitoria y actual portavoz de los populares en esta cámara, son algunos de los que se barajan para sustituir al actual presidente. Entre los dirigentes del PP en el País Vasco no ha pasado desapercibida la profunda desafección con el partido que se está produciendo en personas y grupos sociales que siempre habían sido próximos a la formación. De hecho, esta tendencia también se puede cuantificar, ya que durante los últimos meses han sido varias decenas de afiliados los que se han dado de baja como militantes populares en el País Vasco.
En el fondo, lo que se está dirimiendo en el PP vasco son dos posturas ideológicas que, aunque coincidentes en algunas cuestiones, cada vez resultan más divergentes en aspectos relacionados, sobre todo, con la forma de enfrentar los últimos estertores de la banda terrorista, con la postura a tomar frente a EH Bildu, el brazo político de ETA que todavía no ha condenado ninguno de los atentados de los criminales, y, por ejemplo, en relación al futuro de los presos etarras. En este sentido, en el sector del PP vasco más próximo a las tesis de la ex presidenta del partido, Maria San Gil, no se olvidan las charlas “amistosas” que dirigentes de su partido como Borja Semper, Ramón Gómez o Iñaki Oyarzábal han mantenido con destacados miembros de EH Bildu como Martin Garitano, diputado general de Guipúzcoa, o Juan Karlos Izagirre, alcalde de San Sebastián. Rogelio Alonso, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Rey Juan Carlos I, resumía excepcionalmente bien los motivos de este malestar en un artículo publicado en “El Correo” el pasado 17 de octubre. “(…) A menudo socialistas y populares tratan a los representantes de ETA como si fueran verdaderos demócratas amparándose en que la legalidad así lo exige. Relativizan así las exigencias propias de una democracia que debe penalizar a quienes carecen de la necesaria legitimidad para participar en plenitud de derechos mientras siguen sin deslegitimar el terrorismo... Un ejemplo revela los peligros de tan injusta integración. El 12 de junio, Martín Garitano asistió a los premios en memoria de Joxe Mari Korta. Las imágenes del evento mostraban a sonrientes dirigentes del Partido Popular departiendo amigablemente con Garitano, bridándole las condiciones de demócrata de las que carece quien no tiene la dignidad de condenar el asesinato del emrpesario vasco, ni de los compañeros de partido de aquellos, ni del resto de las victimas de ETA... Con ese complaciente trato y tan macabra presencia explotada por Bildu se escenificaba un empate moral que ahora los electores validan: da lo mismo asesinar que haber sido asesinado”.




- Publicidad -


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...